Alergia durante el embarazo

La alergia se define como conjunto de alteraciones de carácter respiratorio, nervioso o eruptivo que se producen en el sistema inmunológico por una extremada sensibilidad del organismo a ciertas sustancias a las que ha sido expuesto, y que en condiciones normales no causan esas alteraciones.

Miniatura

Ser alérgico, en gran parte, es constitucional, ya que depende de una predisposición individual.

El estar embarazada no supone un riesgo para las alergias, pero tampoco una protección. En general, la embarazada no debe tomar ninguna precaución en cuanto a las alergias, sólo en el caso en que sea conocedora de alguna que ya hubiera aparecido previamente al embarazo. Los expertos indican que un tercio de las mujeres alérgicas mejoran durante la gestación, otro tercio empeoran y el tercio restante permanecen igual, sin que se conozcan las razones exactas de estas reacciones.

Síntomas de la alergia durante el embarazo

Las alergias en la mujer embarazada aparecerán de la misma forma que si no lo estuviera. Estas formas son la rinoconjuntivitis alérgica, dermatitis y asma alérgica, sobre todo, siendo los alérgenos los mismos que en la población general: polen, alimentos, medicinas, ácaros, epitelio de animales… En general, la época del año en que mas suelen aparecer las alergias es en primavera, cuando los alérgicos al polen peor lo pasan.

La piel y las vías respiratorias son las zonas de más fácil sensibilización, ya que son la primera zona de contacto. Según el órgano afectado hablaremos de dermatitis (piel), conjuntivitis (ojos), rinitis (nariz), asma (bronquios).

Sin riesgo para el bebé

Los alérgenos no tienen por qué afectar al feto, tampoco los síntomas que provocan. Además, se pueden tomar los tratamientos habituales de las situaciones alérgicas como son los antihistamínicos, entre ellos los más seguros son dexclorfeniramina, loratadina y cetirizina. De todas formas, antes de tomarlos se debe consultar siempre con el especialista.

Consejos para superar la alergia durante el embarazo

Para mejorar el malestar provocado por la alergia, se puede:

  • Evitar en lo posible el contacto con los alérgenos. 
  • No salir o ventilar las habitaciones a primera hora de la mañana o a última de la tarde.
  • Beber muchos líquidos a lo largo de todo el día.
  • Hacer lavados nasales con suero fisiológico para aliviar la rinitis, que puede ser muy molesta.
  • En caso de conjuntivitis o de dermatitis se pueden utilizar colirios y cremas o ungüentos tópicos respectivamente. Ambos son tratamientos tópicos que no afectan a la salud del bebé.

Dra. Isabel Giménez Blasco. Especialista en Ginecología y Obstetricia. Médico Colaborador de Advance Medical