Uso de las células madre del cordón umbilical

La utilidad de las células madre hematopoyéticas procedentes de la sangre del cordón umbilical son más que una realidad. Estas se aplican desde hace más de 30 años tanto en tratamientos autólogos como alogénicos.

Criopreservación de las células madre

El primer paciente que recibió un trasplante fue Matthew Farrow, que en 1988 tenía 5 años y padecía Anemia de Fanconi, una grave enfermedad de la sangre. Matt recibió las células madre de su hermana recién nacida a la que previamente se había verificado no portaba esta misma enfermedad y el trasplante se llevó a cabo por la prestigiosa doctora Eliane Gluckman, que a día de hoy ya ha realizado cerca de 2.000 trasplantes de médula ósea y de sangre del cordón umbilical.

Matt precisaba de un trasplante hematopoyético urgente, y para ello se realizó un procedimiento desarrollado específicamente para el tratamiento de pacientes con Anemia Fanconi. El trasplante fue exitoso sin enfermedad injerto contra huésped y el paciente, que a día de hoy se encuentra libre de enfermedad, con la reconstitución hematológica completa e inmunológica del donante.

Otras aplicaciones actuales de las células madre de cordón, se realizan para tratar enfermedades oncológicas, fallos medulares, inmunodeficiencias, enfermedades autoinmunes o hemoglobinopatías.

Y continuamente se realizan publicaciones de ensayos clínicos en diversas fases, para tratar enfermedades como la Diabetes, el Parkinson, el Alzheimer o el infarto cerebral… entre muchas otras.

Un ensayo clínico que está a punto de iniciar la fase 3 para evaluar formalmente su eficacia, y que queremos destacar, es la elaborada por la Universidad de Duke (EEUU) y liderada por la Doctora Kurtzberg, pionera en demostrar el potencial terapéutico de la sangre del cordón umbilical.

Este ensayo clínico abierto para tratar a niños con problemas neurológicos que comenzó en 2017, cuenta con el permiso de la Food and Drug Administration (FDA) para ofrecer el trasplante de sangre del cordón umbilical en afecciones como el trastorno del espectro autista y la parálisis cerebral.

El resultado satisfactorio de este estudio permitiría a los niños que tienen estas enfermedades neurológicas recibir terapia con su propia sangre del cordón umbilical o de un hermano conservada en bancos familiares.

Según un informe de ASDEU (Asociación Europea del Autismo) 1 de cada 100 niños* padece un Trastorno del Espectro Autista (TEA) en Europa. Y aunque algunas personas con TEA pueden vivir de manera independiente, hay otras con discapacidades graves que necesitan atención y apoyo durante toda su vida. Por ello este ensayo clínico es tan importante y podría beneficiar a miles de niños en todo el mundo. Los primeros datos, reportados por las familias que participan en el ensayo al año de recibir las primeras transfusiones de células madre del cordón, son muy positivos notando mejoras motoras, cognitivas y expresivas en sus hijos.

Sin duda informarse de la utilidad de estas células madre y su recogida, es una oportunidad única que se presenta en el nacimiento del bebé. Para ello DKV Club Salud y Bienestar ofrece el servicio de preservación de células madre del cordón a sus asegurados a través de Bio-Cord.

Para ampliar más información sobre este servicio, así como las condiciones especiales por ser asegurado puedes contactar en www.bio-cord.es | 91 179 40 62

Comentarios


También te puede gustar...

Lucía mi pediatra: La adolescencia no se sufre, se vive, se siente y se aprende
Deporte al aire libre
Hacer deporte al aire libre
Mascarillas quirúrgicas y de tela