Sarro dental

El sarro, además de ser una amenaza para nuestra salud dental, también constituye un problema estético. Es recomendable una limpieza dental una vez al año.

Miniatura

¿Qué es el sarro dental?

Llamamos sarro a la placa bacteriana que se endurece sobre nuestras encías, sobre todo en la parte interior de la boca, causado por el depósito de minerales sobre la placa bacteriana. Lo más común es la formación de sarro en el borde de las encías. EL sarro se adhiere a la superficie de la placa bacteriana y puede derivar en afecciones más graves como caries y enfermedades de las encías como gingivitis o problemas digestivos.

El sarro, además de ser una amenaza para nuestra salud dental, también constituye un problema estético. Al ser poroso, absorbe las manchas con facilidad, por lo que una bebida o comida con colorante (como el café o el chocolate) dejará rastro en la base de sus dientes. Por lo tanto, es de especial importancia evitar la formación de sarro.

¡Descárgate esta guía gratuita si quieres saber la técnica correcta para un  buen cepillado dental! 

¿Cómo prevenir la formación de sarro?

A diferencia de la placa bacteriana, el sarro es una formación de minerales visible si se localiza por encima de las encías. Para saber si tenemos sarro dental es observar si la base de nuestras piezas dentales es de color amarillento, tirando a marrón. 

Para minimizar la formación de sarro es imprescindible cepillarse los dientes correctamente un mínimo de 2 veces al día, haciendo especial hincapié entre los dientes y en las encías. Existen pastas dentales especiales para controlar la formación de sarro, y es necesario además complementar la limpieza diaria con hilo dental y enjuage una vez al día.

Una vez el sarro se ha depositado en nuestra boca, la única forma de retirarlo es acudiendo al dentista, que lo hará mediante una limpieza en profundidad con una técnica de raspado radicular.

Caries, sarro, llagas, gingitivis... ¿Te suenan? [Guía gratuita para prevenir  losproblemas dentales más comunes]

Cómo eliminar el sarro dental de forma 'casera'

Aparte de mantener una limpieza diaria, hay alimentos o productos del día a día que pueden ayudarnos a deshacernos del sarro dental cuando es incipiente. Si bien sigue siendo necesaria una visita al dentista una vez al año para realizarse una limpieza completa donde el profesional eliminará el sarro.

Las semillas de sésamo son un alimento ideal para desprender la suciedad acumulada en los dientes. Para ello, coge un puñado de semillas y mastícalas durante un par de minutos, Sin tragarlas, usa el cepillo de dientes y frota en cada pieza dental como en una limpieza diaria. Para finalizar, enjuaga la boca con agua y escupe las semillas que queden en tu boca.

Las fresas se utilizan como remedio natural para blanquear los dientes. Para ello, debes morderlas con los dientes, no las cortes con cuchillo. Aparte de esta fruta, existen otras que también podrían ayudarte a tener las encías sanas y a evitar la acumulación de alimentos entre los dientes: la manzana, mejor con piel, y el melón.

De vez en cuando, también puedes optar por un 'cepillado' con fresas. Únicamente necesitas cortar dos fresas en láminas y frotar los trozos de las fresas sobre las piezas dentales. Al terminar, enjuagas la boca con agua tibia. Es un procedimiento natural y que no daña el esmalte dental.

Y por último, el perejil también puede ser tu aliado. Esta hierba aromática tiene la capacidad de desprender el sarro acumulado detrás de los dientes. Para ello, lava y pica bien un puñado de perejil fresco. Mézclalo con una cucharada de agua del tiempo y coloca la 'pasta' sobre los dientes durante unos minutos. Enjuaga la boca con agua tibia para eliminar el perejil de la boca.

¿Cuándo acudir al dentista? 

Cuando la cantidad de sarro es considerable, la única solución es acudir al dentista para realizarnos una limpieza dental profunda y eliminar así todo el sarro que con la limpieza diaria es imposible. Es recomendable hacerse una limpieza dental una vez al año, pero será el profesional médico quien te recomiende repetirla cada 6-8 meses si tienes facilidad para acumular sarro en tus dientes.

El sarro no es un problema estético, sino que favorece la aparición de enfermedades periodontales, por lo que es imprescindible acudir a tu dentista una vez al año y eliminar el sarro por completo. La acumulación de sarro por mucho tiempo puede desencadenar en pérdidas de piezas dentales.

Visitar al dentista con regularidad es la manera más segura y eficaz para garantizar una salud dental adecuada y evitar así enfermedades dentales que conlleven un tratamientos agresivos y el consumo de antibióticos.

Si quieres aprender más sobre salud bucal y cuidado dental puedes leer los siguientes posts:

Comentarios