¿Por qué aparecen los sabañones y cómo evitarlos?

El eritema pernio, comúnmente conocido como sabañones, suelen aparecer en las manos y los pies como consecuencia de la exposición a climas fríos y húmedos. Llevar ropa amplia y calzado impermeable y evitar cambios bruscos de temperatura puede ayudar a evitarlos.

Luis Pastor, jefe de la Unidad de Dermatología del Hospital Ruber Internacional, explica a Maldita Ciencia que los sabañones son una reacción inflamatoria causada por una exposición continua al frío moderado y a la humedad.

Los sabañones, según el experto, aparecen principalmente en los dedos de las manos y los pies, orejas, nariz y aquellas partes del cuerpo con abundancia de grasa corporal. Por ejemplo, glúteos, pantorrillas o la cara externa de brazos y muslos.

¿Cómo puedes distinguir si se trata de sabañones?

En el Instituto Catalán del Pie indican que “la sintomatología comienza con una sensación de quemazón y hormigueo dando paso a picor o prurito importante”.

Víctor Alfaro, director general de Podoactiva y podólogo del equipo de fútbol Real Madrid, cuenta a Maldita Ciencia que hay que fijarse en si se tienen placas enrojecidas y bien delimitadas en la piel de los pies; si se siente picor, dolor e hinchazón en esas zonas; si se producen cambios de color (de rojo a azul oscuro), y si aparecen ampollas.

Deporte

La sensación de hormigueo es una alteración de la sensibilidad localizada, normalmente más frecuente en brazos y piernas, que provoca una respuesta sensorial sin un estímulo previo. Dicho de otra forma, la piel de la zona afectada percibe contacto con algo que no está presente.
Leer más

Hay personas especialmente susceptibles a padecerlos debido a una predisposición genética o a que tienen dificultades para adaptarse al frío, según Pastor. “Son más frecuentes en niños y mujeres y en personas de bajo índice de masa corporal”, señala.

Entre los factores que incrementan el riesgo de tener sabañones, el Colegio Oficial de Podólogos de Castilla–La Mancha también menciona tener una mala circulación de la sangre, sufrir artritis reumatoide (enfermedad que lleva a la inflamación de las articulaciones y tejidos circundantes), vasculitis (inflamación de los vasos sanguíneos), crioglobulinemia (presencia de proteínas anormales en la sangre) o la enfermedad de Raynaud (un trastorno de los vasos sanguíneos).

Además, Maite García, presidenta del Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana, cuenta a Maldita Ciencia que las personas mayores deben ser especialmente cautelosas. “Debido al sedentarismo, la poca deambulación y la mala circulación tienen mayor probabilidad de padecerlos”, afirma.

Los sabañones son más frecuentes en invierno con las temperaturas bajas porque su principal causa es la exposición al frío, según indica Alfaro. Esta lesión “se produce por una inflamación dolorosa en los vasos sanguíneos cuando una zona que ha estado expuesta al frío extremo se somete a un calor muy fuerte”. “Es decir, si sometemos los pies o las manos a un calor intenso después de haber pasado mucho frío en estas zonas se produce esta inflamación dolorosa”, añade.

¡GUÍA GRATUITA!: ¿Qué tipo de protector solar necesito según mi piel?

¿Cómo evitar la aparición de sabañones?

Yolanda Roldán, supervisora de enfermería de la Clínica Dermatológica Internacional y miembro del Consejo General de Enfermería, indica a Maldita Ciencia que “se debe acudir al médico cuando haya dolor, escozor, picor y enrojecimiento”. “Mientras tanto, como remedio casero, por la noche, para dormir, se puede aplicar una crema untuosa en las manos y cubrir con guantes de algodón”, señala.

Pastor considera difícil que las personas que tienen los factores predisponentes descritos anteriormente puedan evitar los sabañones. No obstante, hay algunos consejos que pueden ser útiles tanto para ellos como para la población general. “Se aconseja usar ropa amplia que no comprima la circulación y retenga el calor corporal, evitar cambios bruscos de temperatura, utilizar guantes y huir del viento”, afirma.

Para prevenir la aparición de sabañones en los pies, desde Podoactiva aconsejan que los pacientes apuesten por un calzado impermeable, calcetines de algodón para evitar el frío, cremas específicas para mantener los pies sanos, realizar ejercicio físico para mejorar la circulación sanguínea y seguir una dieta rica en alimentos con vitamina A, C y D.

También “será muy importante no exponer las manos o pies directamente a fuentes de calor como la estufa o el radiador ya que los cambios bruscos desencadenan sabañones”. “Y antes de apostar por remedios naturales, ante la mínima señal, visita a un especialista”, concluyen.