Rinoplastia, la cirugía que cambia el aspecto de tu nariz

La rinoplastia la realizan los cirujanos plásticos. Con este procedimiento quirúrgico, podemos producir cambios en el aspecto, estructura y función de la nariz.

Miniatura

La anatomía nasal va mucho más allá de su ubicación central en la cara, ya que es una cavidad profunda y amplia con una gran cantidad de interconexiones con aparatos y sistemas. Existen varias alternativas a tener en cuenta para una rinoplastia dependiendo de la estructura interna de las fosas, si hay desviación en el tabique nasal, la proyección respecto a la frente y el mentón... También se debe tener en cuenta que la rinoplastia puede realizarse en conjunto con otras cirugías.

La rinoplastia puede reducir y aumentar el tamaño de la nariz, cambiar la forma de la punta, estrechar la anchura de las alas nasales, o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. Esta operación puede ayudar a corregir defectos de nacimiento, lesiones nasales, y algunos problemas respiratorios. que pueden dificultar la respiración en el deporte

¿En qué consiste la rinoplastia?

No existe un tipo universal de rinoplastia que cubra las necesidades de cada paciente, la operación se diseña para cada caso. Las incisiones se suelen hacer por dentro de la nariz, o disimuladas en lugares poco visibles si se realiza una rinoplastia abierta.

En ocasiones la rinoplastia se practica a la vez que la cirugía nasal interna para arreglar las desviaciones del tabique nasal y mejorar la respiración. Esta solución se denomina septoplastia y consiste en la corrección de las alteraciones de la vía aérea nasal.

Postoperatorio de la rinoplastia

La nariz es uno de los rasgos faciales más característicos debido a su posición central en la estructura ósea de la cara, lo que determina la belleza facial de cada persona. El paciente puede apreciar un cambio de su forma nasal en el momento de retirar la férula nasal a los 7 días. Sin embargo, el resultado definitivo se realiza de manera progresiva y se alcanza plenamente sobre los 2 o 3 meses.

La recuperación y postoperatorio suelen ser rápidos y, la mayoría de pacientes, puede realizar sus tareas diarias uno o dos días después de la rinoplastia. Pasados unos 10 días de la operación y tras un reposo adecuado, el paciente podrá reincorporarse a su vida laboral.

Dr. JULIO PUIG

Médico Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora