Otoplastia: ¿Qué es y en qué casos se utiliza?

Si no te sientes cómodo con el aspecto de tus orejas, no sufras más. Hay un solución para todo. La otoplastia te ayuda a solucionar el problema que te preocupa.

Miniatura

Otoplastia ¿Qué es y cuándo se realiza?

Son varios los motivos por los cuales puedes asistir al especialista para corregir malformaciones o deformaciones de las orejas (pliegues antiestéticos, orejas pequeñas, orejas grandes, lóbulos rasgados…), pero el más habitual es la deformidad de orejas en asa o de soplillo. La otoplastia te ayudará a corregir esta malformación.

La edad ideal para realizar una otoplastia es a los 5-6 años. Esto es debido a que todavía no se han terminado de desarrollar las orejas. A pesar de esta recomendación, lo más frecuente es que se asista a las consultas cuando la malformación suele generar un problema en la escuela. La otoplastia es normal que se realice a partir de los 20 años.

Otoplastia sin cirugía

Se han diseñado distintos dispositivos para aproximar los pabellones auriculares a la cabeza intentando evitar la otoplastia, pero no solucionan el problema de manera definitiva. En el caso de la otoplastia existe una técnica con incisión y otra sin:

  • Sin incisiones: Se realizan unos puntos de sutura en lugares determinados de la oreja bajo anestesia local sin necesidad de ninguna incisión. Son técnicas que a menudo precisan de un retoque posterior o de otra técnica más definitiva.
  • Con incisiones: Se realiza una incisión en un lugar estratégico detrás del pabellón auricular para hacer la oreja lo menos visible posible.

Es una cirugía relativamente sencilla que no requiere ingreso hospitalario. Se realiza con anestesia local y de forma ambulatoria. Si el paciente es demasiado pequeño, se requerirá anestesia general, y un ingreso de 24 horas para que se elimine los efectos de ésta.

Los métodos quirúrgicos tienen un bajo riesgo de complicación en manos del especialista adecuado. Se debe realizar de forma meticulosa con una buena coagulación de los vasos y con el uso de antibióticos para minimizar los riesgos.

En alguna ocasión puntual, es necesaria una nueva intervención si se ha soltado algún punto de sutura o no se ha realizado con la técnica adecuada.

Postoperatorio de la otoplastia

La otoplastia no suele doler. Los primeros días y se recomienda tomar medicación para el dolor. Se debe llevar un vendaje o una banda ortopédica durante unos días que luego será sustituida por una cinta de pelo.

Dr. Sergio Morral