Pese a que la sensación de entumecimiento o de hormigueo en la cara no es necesariamente preocupante, sí que puede alarmar a las personas que la experimentan por primera vez. Hay diversas causas que pueden provocar parestesia facial y, aunque muchas de ellas no son peligrosas a corto ni a largo plazo, otras sí requieren tratamiento u observación médica.

Es muy común que esta sensación venga causada por la presión sostenida sobre un nervio. En brazos y piernas, suele deberse a una postura mantenida durante demasiado tiempo, y la sensación se describe como que el miembro “se ha dormido”. Pero, en el caso del hormigueo en la cara, puede deberse a otros factores. A continuación se explican las 10 causas más frecuentes del hormigueo en la cara y cómo actuar ante cada una de ellas.

Posibles causas del hormigueo en la cara

A continuación incluimos una lista no exhaustiva de las diez causas más comunes de la sensación de hormigueo en la cara. Es importante tener en cuenta que esta información es general, y conviene consultar cada caso específico con profesionales de la salud antes de iniciar cualquier tratamiento o descartar posibilidades.

Deficiencia de vitamina B12

La cantidad de vitamina B12 que necesita nuestro organismo es mínima, pero una ausencia de la misma puede tener efectos muy graves. Una de las causas más frecuentes del hormigueo en la cara es precisamente la carencia de esta vitamina. Otros síntomas relacionados con la falta de B12 son la debilidad y los mareos.

Afortunadamente, tanto la identificación de este problema como su solución son rápidos y sencillos: basta con un análisis de sangre para descubrir los niveles de vitamina B12 y una ingesta adecuada de suplementos para solventarla.

Pese a que es frecuente que esta deficiencia venga de la alimentación, hay varios medicamentos que pueden afectar a los niveles de B12, por lo que conviene realizar analíticas independientemente de la dieta habitual.

Estrés

La ansiedad y el estrés pueden ocasionar una gran variedad de síntomas que pueden resultar muy preocupantes si se desconoce el origen. El cansancio y los niveles elevados de ansiedad pueden provocar una respuesta nerviosa en muchas zonas del cuerpo, entre ellas la cara, y se puede manifestar a través de un hormigueo. Estas sensaciones suelen ir acompañadas de otros síntomas como perder o ganar peso con demasiada rapidez, un aumento en la tensión, insomnio o irritaciones en la piel. Aunque los síntomas provocados por el estrés pueden paliarse si se elimina o reduce la fuente de dicho estrés, los casos graves requieren intervención u observación médica.

Niveles bajos de sodio, potasio y calcio

Igual que sucede con la vitamina B12, unos niveles bajos de cualquiera de estos tres minerales esenciales para el organismo pueden provocar hormigueo en la cara. Esta sensación suele aparecer junto con calambres, debilidad muscular y espasmos. Como se ha indicado antes, es fácil identificar estas deficiencias mediante una analítica general y solucionarlas mediante suplementos.

Esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple causa daños e incluso la destrucción total de la capa externa de los nervios, posiblemente debido a una reacción autoinmunitaria. Esto provoca sensaciones anormales, como el hormigueo en la cara y en distintas zonas del cuerpo.

Por lo general, las personas afectadas tienen periodos largos de buena salud con episodios de empeoramiento, aunque los casos más graves pueden hacer que el paciente quede incapacitado. Se suele identificar mediante resonancias magnéticas y observación, y su tratamiento se centra en reducir el ataque inmunológico y en controlar los síntomas.

Parálisis facial

Es una de las causas más comunes del hormigueo en la cara en niños, y es un síntoma que debe vigilarse si aparece. La parálisis facial puede identificarse por el desplazamiento anómalo de la comisura de la boca y la imposibilidad de realizar movimientos como cerrar el ojo afectado. Sus posibles consecuencias dependen del origen de la parálisis. En cualquier caso, debe controlarse para evitar posibles daños en el ojo por sequedad o sobreexposición y comprobar que las capacidades para masticar o tragar no se han visto afectadas.

Al tener un origen tan variable, la parálisis facial requiere una observación por parte de un equipo médico multidisciplinar para determinar si son necesarios tratamientos adicionales. En cualquier caso, la mayoría tiene buen pronóstico si se realiza la atención adecuada.

Migraña

Los dolores de cabeza intensos pueden ir acompañados de otros síntomas como náuseas, visión borrosa, fotosensibilidad y dolor ocular, hiperacusia y hormigueo en la cara. El tratamiento habitual de la migraña debería aliviar este síntoma junto con los demás. Conviene observar y tratar la migraña, ya que cada episodio puede sensibilizar al paciente y aumentar la frecuencia de las crisis.

Hipotiroidismo

La glándula tiroides regula, entre otras funciones, la temperatura y la frecuencia cardiaca. Si se ven afectadas las hormonas tiroideas, se pueden dar casos de hipotiroidismo, con síntomas muy variados entre los que se encuentran el hormigueo en la cara, el cansancio, el desánimo y el aumento de peso. Se diagnostica mediante una analítica de tiroides, aunque requiere observación a largo plazo.

Epilepsia

La epilepsia es una enfermedad del sistema nervioso que puede causar ataques repentinos que ocasionan, entre otros síntomas, convulsiones y pérdida de conocimiento. Una de sus manifestaciones es el hormigueo en la cara, también causado por la actividad anómala de los nervios.

Alcohol y drogas

Entre los efectos de algunas drogas y del alcohol se encuentra el hormigueo en la cara, que, en casos de adicción, se puede llegar a manifestar incluso cuando no se está bajo sus efectos.

Efectos secundarios de medicamentos

Entre los efectos secundarios de algunos medicamentos, (esta información puede consultarse en el prospecto o con los profesionales de la salud que los han recetado), está el hormigueo en la cara. Según la gravedad, puede resultar necesario modificar la dosis o incluso cambiar de medicación.

Accidente cerebrovascular

Cuando el flujo de sangre que llega a una parte del cerebro es insuficiente, este puede llegar a detenerse y no recibir oxígeno durante unos segundos. Esto tiene consecuencias que pueden llegar a ser muy graves. Aunque, en ocasiones, estos episodios son relativamente breves, es imposible conocer la gravedad, por lo que es imprescindible acudir al servicio de urgencias si se detectan síntomas como la confusión o la incapacidad de hablar, visión alterada, dificultades para andar y pérdida de equilibrio. Este tipo de episodio también puede ocasionar síntomas como el hormigueo en la cara y otras partes del cuerpo, o el mareo.

¿Hay que preocuparse al notar hormigueo en la cara?

El hormigueo en la cara es un síntoma neurológico que no debe pasarse por alto y que conviene consultar con profesionales de la salud, y así hacer un diagnóstico temprano de sus posibles causas. Conviene prestar especial atención si aparece de forma súbita o rápida o si viene acompañado de síntomas como la debilidad, mareos, dificultades respiratorias o pérdidas completas de sensibilidad o reflejos.