Día Mundial Contra el Tabaco. ¿Quiénes fuman más, los hombres o las mujeres?

Las mujeres representan el 64% de las personas fumadoras en España. Aunque el porcentaje de mujeres fumadoras es superior al de los hombres, ellas abandonan la adicción al tabaco antes.

Miniatura

Hoy se celebra el Día Mundial contra el tabaco. El consumo de tabaco es una de las principales causas de enfermedades. Vamos a presentar cuándo se inicia y finaliza el consumo de tabaco, las consecuencias para la salud y cómo dejarlo.

  1. Primer y último cigarrillo
  2. ¿Qué efectos tiene en mujeres?
  3. ¿Cómo dejarlo?

Tabaco: Primer y último cigarrillo

Según la media global entre los fumadores de todas las edades, las mujeres representan el 64% de las personas fumadoras en España frente al 36% de hombres, según datos proporcionados por la app Quiero cuidarme de DKV. La edad comprendida entre los 18 y los 24 años registra la mayor tasa de consumo de tabaco en la vida de un fumador, concentrando a más del 25% de los consumidores totales. Este periodo iniciático es cuando ambos sexos fuman más, especialmente las mujeres, que representan el 74% de los fumadores primerizos.

Esta tendencia entre hombres y mujeres aumenta a lo largo de toda la juventud. Hasta los 35 años, el porcentaje de mujeres fumadoras es muy superior al de los hombres. En total, entre los fumadores de 25 a 35 años, sólo el 22% son hombres frente al 78% de mujeres.

Es a partir de los 36 años cuando el número de consumidores, tanto hombres como mujeres, empieza a reducirse, disminuyendo gradualmente a lo largo de los años venideros con el progresivo abandono de la adicción.  Los fumadores de entre 36 a 45 años, representan el 18% de los consumidores de tabaco; los de 46 a 55 años el 13%; los de 56 a 65 años el 5%.

A medida que avanza la edad, el porcentaje entre mujeres y hombres fumadores se equilibra sorprendentemente, igualando paulatinamente la gran diferencia establecida durante la juventud, hasta que finalmente, superados los 56 años, hay más hombres fumadores que mujeres, registrando estos un porcentaje del 52% y ellas sólo el 48% respectivamente.

Este fenómeno no se debe a que haya más hombres que inicien el consumo de tabaco a edades tardías. Las cifras revelan que, con los años, la balanza entre fumadores de ambos sexos se iguala debido a que las mujeres abandonan más la adicción al tabaco que los hombres, que persisten en su consumo durante más años.

El abandono de la adicción al tabaco -iniciado en la juventud- a los 30 años de edad evita en un 90 % el riesgo de morir por causas relacionadas con el tabaco, mientras que si se deja a los 50 años lo reduce solamente a la mitad. Más de un 60% de los fumadores han intentado dejarlo en algún momento u otro, pero exige por parte del fumador un gran compromiso. Por eso, el contar con el apoyo tanto familiar como social y de los profesionales de la salud puede resultar de gran ayuda para que el fumador pueda afrontar el reto.

¿Qué efectos tiene el tabaco en mujeres?

El tabaco en sí es perjudicial para ambos sexos, pero estos son los efectos para la salud de la mujer: Cáncer de cuello uterino, retraso de la menarquia (primera menstruación), adelanto de la menopausia, aumento de la infertilidad, incremento de embarazos ectópicos (fuera del útero) y de abortos espontáneos. Y durante el embarazo, en una mujer fumadora aumentan los riesgos de que el feto sufra numerosas complicaciones

Cómo dejar de fumar

Como indican las estadísticas extraídas de la app de DKV Quiero cuidarme, muchos fumadores, tanto hombres como mujeres, abandonan su adicción al tabaco en algún punto de su vida.

Una vez se ha tomado la decisión de abandonar el cigarrillo, es conveniente establecer una planificación. Para empezar, se fija el día en el que el fumador quiere dejarlo. Que sea en dos o tres semanas, de manera que pueda poner todo a punto para llegar al día elegido en las mejores condiciones. Ceñirse a una programación ayuda a estar mentalizado para afrontar la abstinencia con éxito.

Para prepararse para el día elegido, es importante:

  • Saber cuál es el motivo que ha llevado al fumador a tomar la decisión de dejar el tabaco: salud, económico, social, estético... Analizar las motivaciones que han impulsado este paso ayuda a no recaer.
  • Ser consciente de los hábitos de consumo y del grado de adicción a la nicotina.
  • Aprender técnicas de autocontrol.
  • Si es posible, reducir progresivamente el número de cigarrillos que se fuman cada día.

Etiquetas: Tabaco