Cuerdas vocales y enfermedades de la voz

El sistema vocal o sistema fonador se localiza en la laringe (parte del aparato respiratorio superior), donde se alojan las cuerdas vocales.

Miniatura

La función principal de las cuerdas vocales es la producción de la voz. Son dos (derecha e izquierda), unidas en su parte anterior por encima de las cuales hay unos repliegues similares que no participan en la articulación de la voz (falsas cuerdas vocales).

  1. Las cuerdas vocales y su relación con la voz
  2. Afecciones de las cuerdas vocales
  3. Enfermedades de las cuerdas vocales en cantantes
  4. Normas generales para el cuidado de las cuerdas vocales

Las cuerdas vocales y su relación con la voz

El tamaño de las cuerdas vocales varía en función del sexo, la estatura, el peso y la edad. Ello ayuda a diferenciar el tono de la voz: en los hombres, la voz se caracteriza por ser más gruesa y grave. En cambio, en las mujeres es más aguda y suave. En edad infantil, el tono de voz suele ser más agudo.

Las cuerdas vocales funcionan como unos pequeños músculos elásticos que, al abrirse dejan pasar el aire y permiten la respiración. Así, mientas respiramos las cuerdas vocales están situadas en posición abierta, prelateral, quedando una abertura central triangular (glotis). En la fonación, las cuerdas vocales se cierran, el aire choca contra ellas y se produce el sonido.

El sonido se produce básicamente de tres formas: mediante la vibración de las cuerdas vocales (sonidos vocales, semivocales y nasales), mediante mecanismos de interrupción (sonidos sordos) o mediante una combinación de ambos: de vibración y de interrupción (consonantes oclusivas).

Afecciones de las cuerdas vocales

La voz se puede ver afectada por múltiples factores, y el que más influye es el mal uso de la misma, por falta de formación sobre su utilización y sobre el cuidado correcto de la voz. Muchos de estos problemas se resuelven con medidas preventivas y de higiene vocal asociadas a técnicas de rehabilitación.

Los motivos de consulta más frecuentes son:

  • Nódulos de cuerdas vocales
    • Son pequeñas tumoraciones en las cuerdas vocales, generalmente simétricas y bilaterales, que se relacionan con un esfuerzo sostenido de la voz. Existe mayor riesgo en las personas que utilizan habitualmente la voz a diario (profesores, locutores de radio, cantantes, etc.) y es más frecuente en mujeres jóvenes.
    • Los factores que favorecen la aparición de nódulos, además de los profesionales, incluyen, irritantes ambientales (temperatura humedad, polvo, tiza), contaminación acústica, número de horas de uso de la voz, alcohol y tabaco, entre otros. La irritación laríngea favorecida por estos factores da lugar a un sobresfuerzo vocal relacionado con la aparición de nódulos vocales. El tratamiento se enfoca a una reeducación vocal por un profesional (terapia de la voz) y /o microcirugía del nódulo si así se requiere.
  • Disfonía/afonía
    • La disfonía es la pérdida de la calidad acústica del tono (ronquera). La afonía es la pérdida total de la voz. La disfonía puede tener un origen funcional mal uso de la voz) u orgánica (secundaria a una enfermedad). Entre las enfermedades que causan disfonía se incluyen los nódulos y lesiones en cuerdas vocales, infecciones e inflamación (laringitis catarral) y el cáncer de laringe. El tratamiento dependerá de la causa.

Enfermedades de las cuerdas vocales en cantantes

Los cantantes pueden sufrir los mismos problemas que cualquier paciente o consultar por síntomas asociadas al uso profesional de la voz. En este segundo caso es importante un buen enfoque profesional, incidiendo en la prevención, puesto que el cuidado y buen uso de la voz evitaría gran parte de estos problemas.

Los motivos de consulta entre estos profesionales son síntomas relacionados por un problema en el ejercicio del canto, es decir, incapacidad para alcanzar una nota aguda, timbre vocal diferente, ronquera, etc.

  • Nódulos vocales
    • Se manifiesta como percepción de aire en la voz, debido a un defecto de cierre glótico cuya máxima expresión es la aparición de nódulos vocales.
  • Edema de cuerdas vocales (secundario a tabaco o reflujo gastroesofágico)
    • Da lugar a un timbre vocal más oscuro. La presencia de reflujo produce una inflamación de las cuerdas vocales, el tratamiento médico del reflujo con inhibidores de la bomba de protones mejora el problema.
  • Disfonía/ronquera
    • Producida por una falta de vibración de cuerdas vocales, secundaria a una laringitis infecciosa o a lesiones en las cuerdas vocales (nódulos fibrosos, pólipos). En muchos de estos casos se precisa microcirugía.
  • Inflamación/ pólipos
    • Se manifiesta como una incapacidad para alcanzar las notas más agudas. Puede deberse a una mínima inflamación por sobrecarga vocal que solo requiere bajar la actividad. Si el paciente continúa cantando sin un reposo adecuado puede dar lugar a pequeños pólipos o irregularidades en las cuerdas vocales que pueden requerir cirugía.

Normas generales para el cuidado de las cuerdas vocales

Las cuerdas vocales debemos cuidarlas para mantenerlas en perfecto estado. Esto hace que tengamos que seguir una serie de consejos:

  • Acudir al especialista cuando el trastorno de la voz dure más de dos semanas o se repita con frecuencia.
  • Es importante mantener un periodo de descanso diario (entre 8-10 horas). No hablar por encima de nuestras posibilidades, es decir, no sobrepasar la capacidad de horas de hablar (cada persona tiene una resistencia al hablar).
  • Minimizar los factores de riesgo individuales como malos hábitos de uso de la voz (buscar formación en técnicas de uso de la voz), tabaco, alcohol, etc.
  • Evitar en los lugares de trabajo los factores agravantes relacionados con las condiciones ambientales, temperatura, humedad, calidad del aire, contaminación acústica, número de horas de trabajo, etc.
  • Evitar hablar con ruido ambiente, ya que obliga a hacerlo con un volumen alto.
  • Evitar los tóxicos: tabaco y
  • Evitar los alimentos muy fríos o muy calientes.
  • Beber suficiente agua para mantener las cuerdas vocales hidratadas (1,5-2 litros diarias)
  • Evitar el aclarado de garganta (“carraspera”) y la tos continua. Una de las causas más frecuentes de aclarar la garganta y de toser es el moco espeso adherido a las cuerdas (suele ocurrir por las mañanas en casos de reflujo). La manera más segura y eficiente de aclarar la garganta es usando una tos productiva con un elevado flujo de aire con poco sonido. Esto se puede lograr respirando lo más profundo posible, manteniendo la respiración por un momento, y produciendo una “A” silenciosa y forzada mientras se exhala el aire.
  • Dormir lo suficiente, algo especialmente importante en los cantantes, dado que la voz es muy sensible a la falta de sueño.
  • Practicar la respiración honda, aprender a utilizar la voz en el menor esfuerzo y tensión posibles. Hacer pequeñas pausas respiratorias durante el habla y mantener una fonación suave permite mantener una voz óptima.

Dra. Eva Ormaechea - Especialista en Medicina Intensiva - Médico consultor de Advance Medical