Consumo de azúcar ¿cómo afecta a la piel?

Los perjuicios del consumo de azúcar también afectan a tu piel. Inflamación, acné, arrugas,… son algunos de sus efectos negativos.

Miniatura

La alimentación guarda una estrecha relación con la salud de nuestra piel y el consumo de azúcar es uno de sus principales enemigos. En exceso, la ingesta de azúcares implica una serie de efectos negativos que van del acné a la inflamación, pasando por la aparición de arrugas.

  1. Mayor riesgo de sufrir acné
  2. Más cantidad de arrugas
  3. Piel con más erupciones

Mayor riesgo de sufrir acné por el consumo de azúcar

“No comas chocolate que te saldrán granos”. ¿A quién no le han dicho alguna vez esta frase? Contrariamente a muchas de las frases que oímos de nuestras madres, en este caso no se trata de ningún mito urbano sino que la vinculación entre el consumo de azúcar y el acné está más que probada. Los azúcares estimulan la actividad de las glándulas sebáceas provocando la presencia de granitos en nuestra piel.

Además, el consumo excesivo de azúcar también está asociado a la inflamación de la piel, una de las causas que pueden provocar el acné. Una dieta baja en azúcares es, por tanto, un elemento clave para aquellas personas con una piel con una tendencia acnéica.

A mayor consumo de azúcar, más arrugas

Varios estudios han demostrado la relación entre un alto consumo de azúcar y niveles bajos de vitamina C en nuestro organismo. Entre otras propiedades, esta vitamina es antioxidante y previene el envejecimiento prematuro de la piel retrasando la aparición de arrugas. En pocas palabras: si consumimos excesivo azúcar es mucho más fácil que nos salgan arrugas.

Por otra parte, la vitamina C también juega un papel fundamental en la producción de colágeno, un elemento básico en la renovación celular de nuestra piel. Si sufrimos un déficit de esta vitamina, nuestra piel tendrá un aspecto más apagado y seco, y será más susceptible al daño solar.

Una piel con más erupciones por consumo de azúcar

Cuando en nuestro organismo se produce un pico de azúcar se desencadena un proceso en nuestro interior que deriva en inflamación. Al consumir demasiado azúcar, se desencadena una reacción ácida -ya que los alimentos ácidos causan inflamación- y ésta termina afectando nuestros órganos y, entre ellos el más extenso de todos, la piel.

La inflamación puede traducirse de diversos modos en nuestra piel: enrojecimiento, picor y erupciones.