Combatir el sobrepeso tras el verano

Según los datos de la app Quiero cuidarme de DKV, el IMC de los españoles es superior al recomendado, con una media de 26.98 para los hombres y 25.55 para las mujeres

Miniatura

Los datos obtenidos por “Quiero cuidarme” de DKV, la app de salud más descargada de España, constatan que los españoles han vuelto de sus vacaciones con un IMC superior al recomendado y están en niveles de sobrepeso, con una media de 26.98 de IMC para los hombres y 25.55 para las mujeres. Para combatir y minimizar estos efectos, es importante planificar la vuelta a la rutina, adaptando progresivamente nuestro cuerpo a un ritmo de vida estable y sano.

En el caso de los adultos, la OMS indica que este debería estar entre los 18’5 y los 24’9 para considerarse un peso normal y estable. A partir de 25, se considera sobrepeso, y a partir de 30, obesidad. Conseguir un índice de masa corporal acorde a nuestra edad, altura y constitución es vital para mantener un estilo de vida saludable y volver a la rutina minimizando el posible síndrome postvacacional.

La falta de sueño, el cansancio generalizado, la irritabilidad, la falta de apetito o de concentración, entre otros, son algunos de los efectos de reincorporarse al trabajo que puede notar el trabajador. Estos se pueden ver empeorados si se han abandonado los buenos hábitos alimenticios, la práctica deportiva o se han alterado las horas de sueño y descanso, de manera que se haya propiciado un desajuste en el organismo.

Establecer rutinas de ejercicio físico contra el sobrepeso

Según los datos recogidos por la app de DKV “Quiero cuidarme”, sólo el 30% de los españoles afirma llevar un ritmo de ejercicio saludable o muy saludable, siendo los jóvenes de entre 18 y 20 años los más deportistas. Del porcentaje restante, hasta un 40% dice no practicar nada de ejercicio durante la semana. Los jóvenes de entre 18 a 25 años son los que realizan más actividad física, y los adultos de entre 46 y 55 años, los que menos.

Retomar o iniciar el hábito de realizar deporte, ya sea en casa, en la calle o en el gimnasio, es la mejor manera e relajar el cuerpo y la mente y evitar algunos de los síntomas propios del síndrome postvacacional, como la irritabilidad, la fatiga y el cansancio. Durante la primera semana en la que las personas se reincorporan al trabajo o empiezan a ejercitarse, será necesario hacerlo de forma moderada para que el organismo se adapte al cambio. Por eso, en esta primera fase no se buscan cargas, ritmos e intensidades demasiados altas, ya que la progresión será un factor clave para poder conseguir con éxito el objetivo fijado.

Planificar las comidas para combatir el sobrepeso

Las cifras registradas en “Quiero cuidarme” indican que los usuarios aumentan progresivamente la calidad de su dieta a la largo de años, mejorando su alimentación en cada etapa de su vida. Si sólo el 22% de los jóvenes de 18 a 24 años afirma llevar una dieta muy saludable, los usuarios con edades comprendidas entre los 25 y 65 años incrementan esta cifra paulatinamente hasta alcanzar el porcentaje del 53%, en las personas mayores de 65 años.

Durante las vacaciones, muchos españoles han dejado de lado los buenos hábitos alimenticios que han practicado durante el resto del año, descuidando la dieta saludable y la programación de las comidas. Para reincorporarse a la vida laboral de la mejor forma posible, es recomendable olvidar las frituras y los productos procesados y volver a introducir los vegetales en la comida y en la cena, consumiendo un mínimo de cinco piezas de fruta o verdura al día.

Planificar los menús semanales y llevar una lista de la compra saludable cuando se acude al supermercado es el método más efectivo para conseguir una correcta alimentación.

Asegurar un buen descanso contra el sobrepeso

Casi el 34% de los españoles tiene problemas para dormir, valorando su descanso como poco o nada saludable, siendo las personas con edades comprendidas entre los 56 y 65 años a las que  más les cuesta conciliar el sueño. En cambio, los usuarios de “Quiero cuidarme” que valoran sus horas de sueño como las más saludables, son las personas de entre 35 y 45 años. Un 61% de ellas califican su descanso de “saludable” o “muy saludable”.

Sino se descansa suficiente, el organismo puede reaccionar negativamente, con nerviosismo, fatiga o falta de concentración, con una consecuente bajada de la productividad en el trabajo. Para no acentuar los síntomas potenciales del síndrome postvacacional, se recomienda adaptar progresivamente los horarios para asegurar las horas de descanso necesarias para afrontar la vuelta a la jornada laboral, durmiendo entre 7 u 8 horas.