Bruxismo o rechinar los dientes

¿Compartes cama con alguien que por la noche emite un molesto ruido al rechinar sus dientes? ¡Eso es bruxismo! Pero tampoco hay por qué alarmarse...

bruxismo

De una forma más académica, se define el bruxismo como un “movimiento mandibular voluntario o involuntario en la persona, no funcional, que se traduce en apretar y en el rechinamiento dentario habitual como resultado de contracciones rítmicas forzadas de los músculos masticatorios de cierre”.

¿Es muy frecuente el bruxismo?

Los datos sobre la prevalencia de esta afección en nuestra sociedad no son del todo conocidos, debido a que muchas personas no son conscientes de sufrir el trastorno, pero se estima que es tremendamente común, incluso hasta un 10-20% de la población podría padecerlo. No hay diferencias en cuanto a sexo o edad, ya que lo padecen por igual hombres y mujeres y en cualquier momento de la vida, aunque suele ser más frecuente su aparición en la etapa de la adolescencia o inicio de la vida adulta (<20 años). La remisión espontánea es factible, de hecho, tiende a ir desapareciendo con el paso de los años, de manera que, a los 40, en un tanto por ciento importante, la afección ha desaparecido.

Caries, sarro, llagas, gingitivis... ¿Te suenan? [Guía gratuita para prevenir  losproblemas dentales más comunes]

CURIOSIDAD... ¿Sabías que apretar los dientes es más frecuente en aquellos que usan dentaduras artificiales?

Tipos de bruxismo

Puede clasificarse en función de diversos aspectos, pero, de una forma sencilla, se suele diferenciar entre:

  • Bruxismo diurno: en este caso la actividad se manifiesta como el apretar consciente o inconsciente de los dientes y puede incluir otras como mordisquearse de forma nerviosa las uñas, los labios o la mucosa interna de las mejillas (carrillos). Este tipo de bruxismo es silencioso, y no implica la emisión de sonidos.
  • Bruxismo nocturno: en este caso la actividad de rechinamiento de dientes es inconsciente, caracterizado por patrones rítmicos y provocándose sonidos audibles que no se suelen producir en estado de vigilia (despierto). Esta variante es más difícil de diagnosticar, dado que la persona que lo padece no se da cuenta de su presencia y sólo puede ser evidenciado por un compañero de cama. Además de ello, es más difícil de controlar que el diurno.

Otra clasificación, también utilizada y muy aclaratoria, sería:

  • Bruxismo esencial: también conocido como “primario”, este tipo de bruxismo estaría relacionado con el sufrimiento de estrés emocional-ansiedad, junto con la existencia de problemas estructurales de oclusión dentaria. Se puede considerar que este tipo es leve ya que puede ser tratado exitosamente, total o parcialmente, llevando a cabo un tratamiento específico.
  • Bruxismo secundario: a diferencia del anterior, esta clase está producida por patologías irreversibles del Sistema Nervioso Central (SNC), tanto en niños como en adultos, por lo que es mucho más grave. Estos pacientes no suelen responder tan adecuadamente a los tratamientos aplicables que hoy día conoce la Medicina.

Signos y síntomas

El padecimiento de bruxismo puede llevar asociado, entre otros, la aparición de:

  • Desgaste dental permanente (el roce repetitivo de las superficies oclusales de los dientes superiores contra las de los inferiores hace que éstas se aplanen y el diente se reduzca).
  • Cefaleas (dolores de cabeza) crónicas.
  • Dolores mandibulares persistentes o mayor sensibilidad dental.
  • Cervicalgias (dolores a nivel de cuello) habituales.
  • Otalgias (dolores de oído) recurrentes.
  • Fatiga muscular.
  • Favorecimiento de aparición de caries en la dentadura infantil.
  • Problemas de relación sentimental con la pareja, debido al malestar causado en el compañero de cama, a la hora de dormir.

Tratamiento del bruxismo

Existe una amplia variedad de métodos terapéuticos. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Aplicación de férulas oclusales/férulas de descarga o de “Michigan”: estas dos opciones son los tratamientos más ampliamente usados y extendidos hasta la fecha.
  • Ajustes oclusales.
  • Restauraciones dentales.
  • Ortodoncias.
  • Técnicas de psicoterapia...

500€ es lo que nos gastamos de media en tratamientos dentales.  ¿Tienes ya contratado tu seguro dental? Solicita información sin compromiso :)

  

 

Artículo de Gemma Cardona

Médico de Familia

Médico consultor de Advance Medical.

Más sobre Gemma >

 

Comentarios