{

Aceite de almendras dulces para la piel

El aceite de almendras dulces es un producto natural que se obtiene del prensado en frío del fruto del almendro dulce (Amygdalus comunis L. Var. Dulcis), que tiene su origen en las regiones de Asia Central, donde es cultivado desde hace miles de años.

aceite de almendras

Actualmente, cuando se habla de aceite de almendras, nos referimos al obtenido de la variedad dulce (árbol de flores generalmente blancas), probablemente para evitar la posible toxicidad de los heterósidos cianógenos presentes en la variedad amarga (árboles de flores rosas), aunque también el aceite de almendras amargas tiene sus propiedades.

La almendra

Las almendras son conocidas por su gran valor nutritivo debido a su composición en un 95% de ácidos grasos, principalmente en el aceite encontramos la siguiente distribución:

  • 69,33% en ácidos grasos monoinsaturados, que destaca el ácido oleico.
  • 21,21% en ácidos polinsaturados, destacando el linoleico y araquidónico.
  • 9,18% en ácidos grasos saturados, entre ellos el ácido palmítico.

La visita al endocrino se realiza en el momento en el que vemos un cambio significativo en nuestro metabolismo, ya sea un cambio brusco en nuestro peso sin cambios aparentes en nuestra alimentación, cambios en nuestro pelo o piel, alteraciones de nuestra regla o en pacientes con diabetes.

Saber más >

También tiene otros componentes con actividades cosméticas beneficiosas como:

  • Tocoferoles: el alfa-tocoferol o Vitamina E (0-30mg/ 100mg).
  • Minerales: potasio, fósforo, magnesio y calcio.
  • Vitamina A.
  • Vitaminas B: B1, B2, B3 y B6.
  • Sustancias químicas con capacidad antioxidante como: taninos, fitoesteroles, ácidos fenólicos…

Esta formidable composición y combinación de nutrientes favorece la regulación y renovación de la fase grasa del manto cutáneo en todo tipo de pieles, especialmente las más sensibles tanto como tratamiento facial como corporal.

Cómo obtener el aceite

Como ocurre con todos los aceites, existen dos maneras principales de extraerlos: mediante prensado en frío o mediante refinamiento. La primera mantiene intactas todas las propiedades y componentes autóctonos del aceite, mientras que la segunda abarata el coste, pero pierde intensidad organoléptica y propiedades beneficiosas. Obviamente siempre se apostará por un aceite extraído por prensado en frío y a poder ser ecológico. No suele tener un precio muy costoso.

El aceite es de color ligeramente dorado y de aroma suave y dulce. Tiene utilidad tanto para la salud como en aplicaciones cosméticas de belleza o estéticas siendo el elixir de los más cotizados por las mujeres. Se puede emplear para hacer masajes o como uso externo en piel y cabello, como gran aliado para prevenir el envejecimiento prematuro y la aparición de manchas en la piel. Es un producto esencial en la elaboración de cremas cosméticas como también muy utilizado en remedios naturales siendo una buena base de maceración de plantas y así obtener aceites específicos como aceite de caléndula, manzanilla, árnica, etc.

Qué beneficios tiene el aceite de almendras para la piel

Al aceite de almendras para la piel se le atribuye las siguientes propiedades bien conocidas:

  • Emoliente y nutritiva. Por su combinación de ácidos grasos suaviza, nutre y reestructura la piel, sobre todo las secas y la piel más castigada.
  • Cuando una piel está inflamada, con eritema o picor, lo que mejor le puede venir es un aceite calmante, nutritivo y nada tóxico ni sensibilizante.
  • Regenera, enriquece y nutre el manto lipídico, por lo que ayuda a prevenir que la piel pierda más agua y que esté más flexible.
  • Ejerce una acción protectora local.
  • La actividad antioxidante de este aceite no es la más conocida, pero hay que puntualizar que puede ser consecuencia de la acción sinérgica de sus componentes que sí han demostrado científicamente actividad antioxidante.
  • Como todos los aceites, es capaz de arrastrar toda la suciedad liposoluble que encuentre a su paso.
  • Puede utilizarse como preparación base de remedios que precisen mezclar otros aceites concentrados como en la aromaterapia (con aceites esenciales) o bien maceración de plantas medicinales o para masajes.

Usos a nivel tópico y domésticos

  • Como hidratante facial y corporal. Aplicar una o dos gotas de aceite después de lavar la cara o en el cuerpo mojado o húmedo, para que la piel esté mucho más hidratada, suave y lisa. Recuerda que antes de maquillarse conviene dejar que el aceite penetre y se seque. 
  • Como contorno de ojos en arrugas, ojeras y bolsas por su gran propiedad regenerativa. Lo ideal es poner unas gotas en el rostro y cuello todas las noches. Al ser natural, puede aplicarse de manera temprana, cuando recién se forman las líneas de expresión.
  • Como desmaquillante. Sirve para retirar el maquillaje a la vez que nutrimos la piel. Basta con poner unas gotas en un poco en algodón y pasarlo por la cara. En el caso de las pestañas, también es capaz de retirar el maquillaje waterproof.
  • Como exfoliante, mezclando media taza de azúcar con una cucharada de aceite de almendras se logra una buena “crema” exfoliante. Aplicar la mezcla en el rostro (mejor durante la ducha) con movimientos circulares, suaves y evitando el contorno de ojos. Dejar unos 15 minutos y luego enjuagar con abundante agua, verás como la piel resulta mucho más suave.
  • Como calmante cutáneo. Hay muchos problemas dérmicos que se asocian a la sequedad y a la inflamación cutánea, y que por ende encontrarán solución con este aceite como: eccemas, pruritos, psoriasis, dermatitis… También podrían entrar afecciones cutáneas como: quemaduras y heridas leves. Aplicar directamente en la zona afectada.
  • Para las estrías del embarazo o bien en personas con sobrepeso que estén llevando a cabo una dieta de adelgazamiento. Si se utiliza de forma diaria la piel se vuelve más elástica y lubricada e impide significativamente la aparición de estrías.
  • Para los bebés, tanto para hacerles masajes relajantes como mantener su piel bien hidratada. Incluso se utiliza para eliminar la costra láctea que aparece en los lactantes durante los primeros años de vida.

Este aceite de almendras para la piel es compatible con todo tipo de pieles, es de los más neutros que se conoce y nada tóxico y con escasa probabilidad de causar reacciones o sensibilizaciones por lo tanto puede ser utilizado por toda la familia tanto en adultos, niños y bebés como hemos comentado.

Cuidado de la piel en verano

Comentarios


También te puede gustar...

Miniatura
Por qué debemos hacer sentadillas
claves para educar a los hijos
Cómo educar a los hijos
acudir al endocrino
¿Cuándo acudir al endocrino?