Pediatra ¿cuál escoger?

Esmeralda Moya nos cuenta su experiencia como mamá primeriza. El pediatra es fundamental que sea de confianza.

Miniatura

¡Buenos días!

Recuerdo las primeras noches de mi hijo. Aquellos días dormía 2 horas seguidas, y gracias. En mi cabeza solo aparecían preguntas a mi mente que no me dejaban dormir. . Preocupaciones de madre primeriza: , el agobio por querer hacerlo todo perfecto, que todo el mundo estuviera contento y no molestar a nadie.

Pasaba más tiempo en el pediatra que en otro lugar del mundo. Parece que cuando tienes niños todo te genera más dudas. Por ejemplo, cuando sales de viaje y tienes algún incidente: cómo actuar, cómo llevar a cabo las pautas cuando se pone malo, cuándo aparece la febrícula los primeros días, etc.

Y es que, cuando sales del hospital, todo es nuevo. No sabes por dónde empezar y no sabes cuándo tienes que realizar las primeras visitas. Comienza una nueva etapa en la que el bebé es el auténtico protagonista de tu vida.

Elección del pediatra

Lo que me generaba más dudas era saber si iba a acertar con el pediatra.

En mi caso, fue sencillo. Había tres pediatras que me gustaban, así que comencé a preguntar a varias amigas que además jugaban con ventaja y experiencia, ya que tenían hijos mayores que el mío. A partir de sus vivencias, comparé, concerté citas con varios profesionales, y así pude resolver todas las dudas que tenía, ya que además me dieron mucha confianza para enfrentarme a futuros problemas.

Llevé a mi hijo a una primera revisión con el médico elegido para ver cómo nos desenvolvíamos en la consulta. La primera toma de contacto fue buenísima. Desde ese momento, es el pediatra de mi peque. Ya llevamos tres años juntos, seguimos muy contentos y no he tenido la necesidad de cambiar.

Miniatura

Me gusta cuidar de la salud de mi pequeño hasta el más mínimo detalle, y tenerlo todo bajo control, porque es en los primeros años cuando el seguimiento por parte de un pediatra tiene que ser mayor. Disponer de un servicio de pediatría 24 horas. Recuerdo una de las ocasiones en las que estaba fuera no podía esperar, ni volver, llamé a un pediatra y me resolvieron el problema sanitario con eficacia, por eso, es importante la contratación de una mutua donde te aseguras tener una buena cobertura sanitaria, y por eso, confío ciegamente en DKV.

Hasta aquí mi aportación, familia. Espero que mi humilde experiencia os haya servido de algo, por lo menos, a no sentiros incomprendidos por preocuparos excesivamente cuando el pequeño hace que toda tu vida cambie.

Comentarios