Mareos y vómitos en viajes con niños ¿cómo evitarlos?

Los viajes son experiencias fantásticas para conocer nuevos lugares y pasar tiempo entre familia y amigos. En ocasiones, pueden ser una pesadilla para muchos niños

Miniatura

Algunos niños se marean en los trayectos en automóvil o autocar. Pero… ¿podemos viajar y olvidarnos de los mareos?

Mareos ¿por qué ocurren y cuándo empiezan?

El mareo se produce por una serie de estímulos contradictorios que recibe nuestro cerebro. ¿Cómo es posible que me desplace a tanta velocidad estando quieto en mi asiento? Esta percepción contraria de movimiento y quietud puede desencadenar, en algunas personas síntomas de cinetosis o mareo durante el viaje.

Hay una estimulación excesiva del sistema vestibular del oído medio (donde está el órgano del equilibrio) y esto provoca el vómito.

En los niños, es a partir de los dos años cuando empiezan los típicos mareos en el coche o autocar. Muchos niños se marean igual en una carretera recta como llena de curvas. Otros, no les importan las distancias y vomitan hasta en trayectos cortos.

También es frecuente que, durante la adolescencia, mejore muchísimo la situación y dejen de marearse y vomitar durante los viajes. En algunos casos, sin embargo, la cinetosis puede durar hasta la vida adulta.

Síntomas de los mareos

Lo primero que suele ocurrir es que el niño palidece, la piel y los labios se ponen blancos como el papel, empieza a sudar frío (si tocamos su piel lo podemos comprobar) y empiezan las náuseas. Ese es el momento de parar y bajar al niño para que tome un poco de aire fresco y vomite fuera del automóvil o echar mano de una bolsa de plástico para controlar el desastre que se avecina.

Otras señales de mareo, en algunos niños, son el exceso de salivación y los bostezos que no indican sueño sino mareo cinético.

Prevención de los mareos y los vómitos

Para evitar los mareos y los vómitos, podemos tener en cuenta las siguientes actuaciones:

  • Evitar la conducción brusca: el conductor debe de ser consciente de que una conducción suave puede mejorar la situación.
  • Elegir el mejor asiento: durante los viajes, los mejores asientos para evitar el mareo son los delanteros, el problema es que este consejo sólo nos serviría para adolescentes y adultos, ya que los niños no pueden ir como copiloto. En cambio, al elegir sitio en el avión, es mejor sentarse al lado de las alas; en tren, evitar lo asientos a contramarcha; en autobús, preferiremos los asientos de las primeras filas y, en barco, mejor viajar en la cubierta.
  • Evitar viajar mirando a un punto fijo: para eso es mejor no leer, jugar con tabletas, móviles o ver una película. Si el niño mantiene la mirada fija en un punto, tiene mayores probabilidades de marearse.
  • Jugar, charlar y cantar: la distracción suele ser una buena aliada a la hora de evitar mareos. Jugar juntos o algo que los mantenga entretenidos es una buena estrategia.
  • Comer lo justo: ni ir en ayunas ni con el estómago llenísimo. Para viajar lo ideal en haber tomado algo ligero y evitar una gran ingesta de líquido antes de salir. Durante el viaje, mejor hacer tentempiés ligeros que una gran comilona.
  • Realizar descansos durante el viaje: al viajar con niños que se marean lo ideal es ir haciendo paradas cada poco para estirar las piernas y tomar un poco de aire fresco.
  • La temperatura del coche adecuada: el calor siempre empeora las cosas, por lo que mantener el ambiente fresco es de gran ayuda.
  • Hay fármacos que te pueden ayudar: habla con tu pediatra la posibilidad de tratar los mareos cinéticos con antihistamínicos específicos a partir de los dos años de vida. Si optas por esta opción hay que administrar el fármaco unos 30 minutos antes de iniciar el viaje y repetir la toma cada seis u ocho horas.
  • Un niño dormido no se marea: una muy buena estrategia para viajes medios o largos es hacerlos cuando el niño tenga sueño. Al dormirse, el cerebro no recibe los estímulos que producen la cinetosis y podemos tener un viaje más tranquilo.

Dra. Esther Martínez García - Especialista en Pediatría - Médico consultor de Advance Medical


Es fundamental que los niños tengan una buena salud para tener una vida plena. Nuestro blog ofrece contenidos sobre problemas de salud y cuidados para los más pequeños. Los últimos posts publicados son los siguientes: