{

Lucía mi pediatra: niños vegetarianos

En los últimos años hemos sido testigos de un auge en el número de pacientes que acuden a consulta interesados en la alimentación vegetariana o incluso vegana como estilo de vida tanto en ellos como en sus hijos.

Niños vegetarianos

Es por ello que este tema ha supuesto un reto para la mayoría de los profesionales sanitarios que, lejos de juzgar a nuestros pacientes, lo que pretendemos es respetar sus preferencias y asesorarles con sensibilidad y rigor con el único objetivo de garantizar un adecuado y rico aporte nutricional a a los niños vegetarianos.

  1. ¿Es peligroso que mi hijo sea vegetariano?
  2. ¿No hay que suplementarle con vitaminas?
  3. ¿Y no se puede quedar más bajito o tener un bajo peso toda la vida?
  4. O sea que ya sea un bebé de 9 meses como un chaval de 13 años, ambos podrían ser vegetarianos ¿no?
  5. ¿Y qué proteínas deben consumir sí o sí los niños vegetarianos para evitar estos déficits?
  6. Otros artículos de Lucía mi pediatra

Respondemos a las dudas más comunes de madres con niños vegetarianos

¿Es peligroso que mi hijo sea vegetariano?

Me preguntó una madre indecisa cuya pareja estaba decidida a dejar de darle carne y pescado a su hijo. Si la dieta está bien planificada no solamente no es peligroso, sino que los estudios demuestran que es más saludable presentando estos pacientes menor riesgo de enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes méllitus y teniendo menor riesgo de padecer algunos tipos de cáncer, como puede ser el cáncer de colon.

Entre los accesorios para la lactancia están los collares mordedores, que no sólo son bonitos en su diseño, sino que pueden ayudar a nuestro bebé en su desarrollo psicomotor y aliviar algunas molestias.

Saber más >

Pero… ¿no hay que suplementarle con vitaminas? – preguntó.

Sí. Todas las dietas vegetarianas y veganas han de suplementarse con vitamina B12, eso sí debéis saberlo y eso sí es muy importante.

¿Y no se puede quedar más bajito o tener un bajo peso toda la vida?

Una dieta vegetariana bien planificada y suplementada con vitamina B12 no pone en riesgo la talla final de tu hijo. Sí que se ha visto que las personas vegetarianas tienen un menor índice de masa corporal, pero esto actualmente no es una desventaja precisamente. Ten en cuenta que casi el 40% de los niños de España tienen sobrepeso y/o obesidad.

Es más, la gente habitualmente se echa las manos a la cabeza cuando escuchan que eres vegetariana y sin embargo no se sorprenden que niños de 11 meses tomen galletas, natillas, zumos envasados y postres lácteos azucarados todos los días cuando esto sí está relacionado estrechamente con riesgo de obesidad, hipertensión arterial, riesgo cardiovascular, diabetes y caries dental. La madre asentía mientras poco a poco se iba relajando. Aún así su incesante movimiento de cejas me chivaba que aun tenía unas cuentas dudas por resolver.

O sea que ya sea un bebé de 9 meses como un chaval de 13 años, ambos podrían ser vegetarianos ¿no?

En el momento en el que dejan de comer proteína animal como la carne o el pescado ya lo son. Ahora bien, los padres y cuidadores han de saber que esas proteínas que van a dejar de tomar las han de sustituir por otras además de suplementarles con Vitamina B12.

De hecho, la Academia Americana de Nutrición y Dietética publicó en su último documento de consenso que “las dietas vegetarianas apropiadamente planificadas, incluyendo las dietas veganas, son saludables, nutricionalmente adecuadas y pueden resultar beneficiosas en la prevención y el tratamiento de algunas enfermedades y que las dietas vegetarianas son adecuadas para todas las etapas de la vida, incluyendo embarazo, lactancia, infancia, adolescencia, vida adulta y vejez, así como para los atletas”

¿Y qué proteínas deben consumir sí o sí los niños vegetarianos para evitar estos déficits?

Bien, no se trata de excluir alimentos y ya está. Se trata de sustituir unos por otros. Las legumbres, por ejemplo, serán el perfecto sustituto de la carne y el pescado en la dieta vegetariana de un niño: son ricas en proteínas, hierro y zinc; además aportan calcio y magnesio. Son además una buena fuente de fibra, hidratos de carbono complejos y de sustancias antioxidantes.

Lo ideal es tomar las legumbres junto a verduras y frutas, se digieren mejor y sus nutrientes también se absorben mejor.

Los frutos secos y las semillas son alimentos especialmente nutritivos y ricos y podemos dárselas a los niños desde los 6 meses molidas en sus distintas comidas. Representan una excelente fuente de proteína, grasas de buena calidad (mono y poliinsaturadas), vitaminas B y E, hierro, calcio, zinc, selenio y fibra.

Y por último no te olvides de la fuente de cereal que si es integral mejor. Entre las fuentes de cereales nos encontramos con el trigo, la avena, el mijo, la quinoa, el maíz, el arroz… etc.

Por lo tanto- añadí- la dieta vegetariana debe basarse en legumbres, fruta, verduras, frutos secos, cereales y semillas a diario.

  • ¡Y la vitamina B12!- apuntilló la madre.
  • ¡Y la vitamina B12! Le dije sonriendo y asintiendo con la cabeza.

Una vez terminamos la conversación le animé a seguir preguntando todas las dudas que tuviese al respecto y a consultar incluso con una dietista nutricionista infantil para que no se quedara con ningún fleco suelto. Tengo la inmensa suerte de trabajar junto a una nutricionista fantástica y es un auténtico regalo aprender de ella cada día.

¡Juntos sumamos!

Hasta pronto.

Frutas y verduras

Otros artículos de Lucía mi pediatra

Comentarios


También te puede gustar...

Miniatura
¿Es saludable comer sushi?
aceite de higado de tiburon
Aceite de hígado de tiburón y articulaciones
Melatonina
El papel de la melatonina