Lucía mi pediatra: errores en la alimentación complementaria

Existen mucha confusión sobre la alimentación complementaria de los más pequeños de la casa. Te ofrecemos unas pautas para cuidar la alimentación de tus hijos.

A continuación te enumeramos los principales errores que cometemos los padres en la alimentación complementaria de nuestros pequeños.

Introducción precoz de la alimentación complementaria:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la lactancia materna es el mejor alimento que le podemos dar a nuestros hijos desde el nacimiento hasta los 6 meses de forma exclusiva y hasta los 2 años o más junto con alimentación complementaria. Esto quiere decir que no hay ninguna necesidad de empezar antes con las papillas. Ninguna. Es más, los niños alimentados con fórmula artificial tampoco tienen necesidad de empezar con alimentos antes de los 6 meses.

El orden de introducción de los alimentos:

Estaréis acostumbrados a haber recibido hojas en el pediatra donde se recomienda empezar primero con pollo, luego con ternera, posteriormente con cordero, en torno a los 9 meses el pescado, a los 10 el huevo y a los 11 las legumbres ¿verdad? Lo que nos dice la evidencia científica hasta la fecha es que a partir de los 6 meses los niños pueden comer prácticamente de todo sin importar el orden de introducción. Lo que ocurre es que para detectar una eventual alergia hacemos una introducción escalonada por grupos de alimentos. Pero el orden de la carne, pescado o legumbres no es importante. Así que, si hemos hecho lentejas, el bebé tiene 7 meses y queremos añadir una cucharada en su puré, no hay ningún problema.

¡GUÍA GRATUITA!: Consejos para introducir cada alimento al bebé

Fresas, kiwi, melocotón:

Hasta hace unos años, estas frutas al ser más alergénicas que las demás, se introducían al final del año o incluso pasados los 12 primeros meses. Hoy en día hay consenso en que todas las frutas las pueden tomar desde los 6 meses, pero para detectar una posible reacción alérgica, le daremos un poco de fresa 2-3 días, posteriormente un poco de melocotón, 2-3 días y así sucesivamente y no todas a la vez

Los dientes y la masticación:

Los bebés, aunque no tengan dientes pueden y de hecho, mastican. La masticación se entrena y para ello a partir de los 7 meses podemos y debemos empezar a ofrecerles a los niños pequeñas cantidades de alimentos que puedan gestionar, como plátano chafadito, pan con un poco de aceite… Los bebés mastican los alimentos con las encías y aplastan los alimentos con la lengua y el paladar.

Frutos secos:

Los bebés pueden tomar frutos secos desde los 6 meses pero DEBEN ESTAR MOLIDOS.

Alimentos prohibidos durante los primeros 5 años:

  1. Frutos secos enteros o en trocitos.
  2. Caramelos duros.
  3. Palomitas.
  4. Uvas enteras.

Sal:

Los bebés menores de un año no deben tomar sal en las comidas.

Miel:

Los niños menores de un año no deben tomar miel por riesgo de una enfermedad grave llamada botulismo.

Desayunos y galletas:

Las galletas están consideradas como bollería industrial. Llevan altas proporciones de azúcar (hasta un 30%) y grasas trans tan perjudiciales por aumentar el riesgo cardiovascular y fomentar el sobrepeso. Los niños no necesitan galletas para desayunar, mucho mejor ponerles una tostadita de pan integral con aceite, un poco de fruta troceada y su tazón de leche.

La fruta no engorda:

Debemos tomar 5 raciones al día de fruta por lo que aprovecha cualquier oportunidad para darle fruta (en el almuerzo del cole, en el desayuno, de postre a la comida, a la merienda, a la cena). El yogur sí es un alimento prescindible, la fruta no.

Biberones de leche y cenas:

A partir de los 12 meses la leche ya no es un imprescindible en su dieta. Con que tome 350 ml al día es suficiente. Por la noche ya no vale darle un bibe y ya está, conviene incluirle en la cena familiar, sentarle y que cene lo mismo que el resto de la familia.

¡Descárgate esta guía gratuita para conocer el calendario de la dentición infantil!

Mercurio en los alimentos:

Los niños menores de 3 años y las mujeres embarazadas no deben tomar atún rojo, emperador, ni lucio por presentar importantes cantidades de mercurio.

No obligues a tu hijo a comer:

Conseguirás el efecto contrario, que rechace la comida, que no quiera si quiera sentarse a la mesa. Paciencia, paciencia y paciencia con el niño que come poco. Celebra sus pequeños logros, aunque sean muy pequeños.

Alimentos integrales ¿son más sanos?:

Definitivamente sí. Es mejor darles pan integral o pasta integral que harinas blancas. ¿Desde cuándo? Desde los 6 meses pueden tomar cereal integral, no hay problema.

Zumos de frutas:

La fruta se mastica, se come, no se bebe. La Academia Americana de pediatría publicó recientemente sus recomendaciones al respecto donde considera que los niños menores de un año no deben beber nada de zumo de fruta aunque sean zumos naturales recién exprimidos, los niños entre 1-6 años no deben consumir más de medio vaso y los más mayores de 7 años no deben beber más de un vaso al día. Lo verdaderamente interesante de la fruta está en la fibra, y si hacemos un zumo, dejamos la fibra aparte, además se liberarán los azúcares que se encuentran en la fruta y actuarán en nuestro cuerpo como azúcares libres, provocando un pico de glucemia en sangre que no es saludable. Además, masticar una fruta tiene un gran poder saciante que no lo tiene un zumo.

Y para terminar recuerda: TÚ ELIJES LA CALIDAD Y ÉL LA CANTIDAD.

Nosotros, los padres, elegimos lo que entra en casa, la alimentación de nuestros hijos depende de lo que nosotros compramos, ahí es donde radica unos verdaderos buenos hábitos de vida saludable, es decir, el contenido de nuestra despensa, y no tanto las excepciones que todos hacemos cuando salimos fuera.

Cristina Agud

Árticulo de Dra. Lucía Galán

Pediatra

Lucía Galán, más conocida como 'Lucía Mi Pediatra', es licenciada en Medicina y especializada en Pediatría y áreas específicas. Pediatra de vocación, puso en marcha un blog, “Lucía, mi pediatra”, en el que recoge consejos sobre crianza, experiencias profesionales, personales y noticias de actualidad pediátrica.

Más sobre Lucía >

Facebook Twitter

Comentarios