Según el informe del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría, elaborado en 2016, el porcentaje de lactancia materna exclusiva a los 6 meses se situaba en torno al 28,5% en el año 2012, una tasa que queda lejos de lo deseable según las recomendaciones de organismos como la OMS o UNICEF.

Conciliación y la lactancia materna

Y lo cierto es que no es porque las madres no quieran amamantar –se estima que casi el 90% de mujeres embarazadas en España quiere dar el pecho– sino por las trabas que se encuentran en el camino: a la ausencia de políticas sociales y laborales que faciliten la crianza se une la falta de apoyo y una atención mejorable por parte de los profesionales sanitarios que entran en contacto con la madre y con su hijo.

La verdad es que he de reconocer como pediatra y madre que amamantó a sus dos hijos hasta el año de vida a pesar de trabajar a pleno rendimiento desde la semana 16 en el que se me acabó la baja maternal, que no puedo más que empatizar completamente con la desazón de todas estas madres que acuden a la consulta y muchas de ellas, con lágrimas en los ojos, me dicen que tiran la toalla… ¡Qué impotencia!

Deporte

Lucía Galán

Lucia Galan experto

El síndrome de la muerte súbita del lactante es uno de los temas que más miedo causa en los padres o futuros padres. Si bien la incidencia en nuestro país es muy bajo, hay que tener en cuenta diferentes aspectos como medidas de prevención.
Leer más

Además, he de deciros que la situación mundial no se aleja demasiado de la nuestra, aunque la mayoría de las madres inician la lactancia materna nada más nacer sus hijos, a lo largo de los meses sucesivos, las tasas van cayendo en picado.

Los datos publicados por UNICEF en 2016 indican que, globalmente, sólo un 43% de los niños reciben lactancia materna exclusiva a los 6 meses de vida.

Según el informe, las tasas más altas de lactancia materna en la primera hora después del parto se registran en África Oriental y Meridional (65%), mientras que las más bajas se encuentran en Asia Oriental y el Pacífico (32%). Casi 9 de cada 10 bebés nacidos en Burundi, Sri Lanka y Vanuatu toman leche materna en la primera hora de vida, frente a solo 2 de cada 10 bebés nacidos en Azerbaiyán, el Chad y Montenegro. Curioso ¿verdad?

Estudios sobre la lactancia materna

En mi viaje a Níger con UNICEF yo misma comprobé cómo las tasas de lactancia materna eran bajas debido a múltiples factores entre ellos el difícil acceso a la asistencia sanitaria y a la desinformación de muchas de las madres.

Los estudios demuestran que dar el pecho en la primera hora de vida en estas circunstancias es VITAL. De hecho, los recién nacidos que comenzaron la lactancia materna pasada esa primera hora, es decir entre 2 y 23 horas después del nacimiento, tuvieron un 33% más de posibilidades de morir que los que comenzaron a recibir leche materna en la primera hora de vida. Es más, para los recién nacidos que comenzaron a amamantar un día o más después del nacimiento, el peligro aumentó más del doble.

¡GUÍA GRATUITA!: Consejos para introducir cada alimento al bebé

Si analizamos los datos de nuestro país, en España no hay un sistema oficial de monitorización y seguimiento de la lactancia adecuado. Los datos con los que contamos proceden fundamentalmente de encuestas realizadas por profesionales sanitarios a nivel local, lo que no permite una correcta valoración nacional ni un seguimiento a medio y largo plazo.

Por otro lado, en España, el porcentaje de Lactancia Materna exclusiva a los 6 meses en el año 2012 se situaba en torno al 28.5% cifras similares a las globales europeas pero lejanas a las recomendaciones de la OMS-UNICEF.

Así que me uno a la petición y esfuerzos de UNICEF, de la OMS, y de todos los Comités Científicos que velan por la infancia que debemos mejorar estas cifras.

En España tenemos varios frentes:

  • Por un lado, debemos tener un sistema oficial y universal de registro y seguimiento de lactancia materna.
  • Mejorar la atención, el asesoramiento y los cuidados de las “recién mamás” por parte de los profesionales sanitarios aportando toda la ayuda que las familias necesitan.
  • Mejorar la formación en lactancia materna tanto en la misma facultad de Medicina y Enfermería, como en el periodo de residencia y por supuesto a lo largo de la vida profesional de los sanitarios. La ciencia avanza y no siempre el profesional avanza con ella, encontrándonos en ocasiones con consejos obsoletos y desactualizados que lo único que consiguen es desmotivar, desinformar y aumentar las tasas de abandono con un sentimiento de culpa que las madres difícilmente olvidan. Ante todo, respeto hacia las familias.
  • Y por último apoyo por parte de las empresas, instituciones y organismos para facilitar y respetar la lactancia materna de las mujeres que se incorporan de nuevo a su puesto de trabajo empezando por alargar la baja maternal hasta los 6 meses para garantizar una lactancia materna exclusiva y no tener que incorporarnos al cuarto mes y estar en nuestro lugar de trabajo escondiéndonos para sacarnos leche cada tres horas en un intento desesperado de que no se nos retire la leche.

¿Qué me decís? ¿Lo intentamos?

Lactancia materna

Otros artículos de Lucía mi pediatra