Lo cierto es que atragantarse con un cuerpo extraño sigue siendo un problema pediátrico relativamente frecuente, con graves consecuencias si no se trata a tiempo y en el que la medida preventiva más eficaz es informar a los padres de aquellos alimentos que no deben dar a sus hijos y que deben permanecer fuera de su alcance.

A continuación te ofrecemos unos datos para ser conscientes del alcance de atragantarse en la edad infantil:

  • Los atragantamientos suponen la segunda causa de muerte doméstica en niños entre 1 y 3 años.
  • Ocurren fundamentalmente en menores de 5 años, sobre todo menores de 3 años debido a una inmadurez en la deglución y a una ausencia de dentición adecuada.
  • Es más frecuente atragantarse en niños que en niñas.
  • Generalmente se producen en el propio domicilio y acompañados de algún familiar.
Deporte

Lucía Galán

Lucia Galan experto

Si mis papás lo hacen, yo también: el ejemplo educa
Leer más

¿Qué alimentos eliminar para evitar atragantarse?

  • Frutos secos, ni enteros ni en trocitos en menores de 5 años, solamente podrían tomarlos molidos: palomitas, almendras, nueces, pipas, maíz… Cuidado con los panes de semillas enteras.
  • Caramelos duros, Lacasitos, conguitos, etc: preferiblemente hasta los 5 años, no probarlos. Además, desde el punto de vista nutricional, son alimentos a evitar por el alto porcentaje en azúcar que tienen y por ser causantes de caries en la infancia.
  • Manzana cruda, zanahoria cruda, uvas enteras y nada que el niño no pueda aplastar con lengua y paladar en menores de un año.
  • Ojo con las salchichas tipo Frankfurt, representan una de las principales causas de asfixia en Estados Unidos: son blandas, de consistencia gomosa, se suelen cortar en rodajas y una vez impactan en tráquea, es decir en vía aérea, hacen efecto tapón.

Recomendaciones para los padres

  • Cortar los alimentos a lo largo y no en rodajas: salchichas, uvas, etc…
  • Mientras se come no se juega, no se corre, no se hace ejercicio. No es buena costumbre darles la merienda en el parque mientras corremos detrás de ellos.
  • Educar a los niños a comer sentados, comer despacio y a masticar.
  • No hacer reír o llorar a los niños pequeños mientras estén comiendo.
  • No ofrecerles a los niños pequeños chocolatinas que tengan en su interior juguetes con piezas pequeñas.
  • Y por supuesto, vigilar a los niños mientras comen. 

Accidentes domesticos

Así que, sin obsesionarte con este tema, disfruta de las comidas junto a tu hijo y recuerda que más vale prevenir que curar.

Hasta la próxima.

Artículos de Lucía mi pediatra