La importancia de la lectura para niños

En ocasiones, las largas jornadas escolares y las actividades extraescolares dejan poco margen para la lectura…

La importancia de la lectura para niños es algo, hoy en día, indiscutible.  ¿Cómo podemos motivar a nuestros hijos a leer desde la más tierna infancia? 

La lectura para niños y su desarrollo

Leer es uno de los hábitos más importantes que debemos fomentar en los niños, para su desarrollo intelectual y personal. La lectura es un placer y así es como se lo deberíamos transmitir a los más pequeños.

El gusto por la lectura se cultiva desde los primeros cuentos que leemos a los más pequeños, descubriéndoles un mundo de fantasía, emociones y conocimiento.

La lectura y los libros son un pilar fundamental en el desarrollo cognitivo y emocional de los niños, proporcionando no sólo momentos entrañables y placenteros, sino que también son una fuente de conocimiento, cultura y descubrimiento.

Desde que conocimos la repercusión y efectos del coronavirus, mucho se ha hablado de cómo influye en personas mayores y personas en riesgo por enfermedades previas. Pero, ¿cómo influye el coronavirus en niños?

Saber más >

Qué beneficios aporta la lectura para niños

Fomentar este hábito desde edades tempranas favorece el rendimiento académico, facilita la producción o expresión literaria, mejora la comprensión de un texto y es una fuente excepcional en la adquisición de conocimientos.

Como no, no nos podemos olvidar de todas las emociones que los libros nos transmiten, de los viajes a mundos de fantasía, alimentando la imaginación de los más pequeños.

La lectura puede ser de gran ayuda para trabajar la atención y ayudar a que nuestros hijos estén enfocados, aprendan vocabulario, estructuren el pensamiento y tengan recursos para sobrellevar situaciones tan dispares como ir al baño solitos o a superar la muerte de un ser querido. Temáticas hay muchísimas y un libro o un cuento nos puede acompañar en todas las etapas de la infancia.

A nivel académico leer es una herramienta imprescindible para motivar el interés en diferentes áreas del aprendizaje (historia, naturaleza, ciencia…), para mejorar la ortografía, la producción escrita, la expresión oral y un recurso interesante para ser más creativos. Si un niño se adentra en las aventuras que un libro le proporciona, aumenta, sin duda, los niveles de atención, de memoria y concentración, adquiriendo la capacidad de escuchar y entender.
 


APROVECHAR LA TECNOLOGÍA

El problema de la digitalización de nuestro entorno dificulta en ocasiones que los libros sean la primera opción para algunas familias. Por otro lado, es también un recurso para la lectura digital, en el caso de que queramos aprovechar la tecnología para fomentar la lectura.


Cómo podemos fomentar la lectura para niños  

  • Leer a los niños desde temprana edad. Desde bebés podemos leer a nuestros hijos todo lo que nos parezca adecuado. Incluso, podemos narrar los libros con imágenes y hacer que el bebé participe señalando los personajes o pasando las páginas en la medida que avance en su desarrollo.    
  • No asumir la lectura a trabajo escolar, sino vincularla como una actividad placentera para llenar el tiempo libre.   
  • Facilitar temáticas que le gusten al niño, no la que nos gustarían a nosotros exclusivamente. No forzar, todo llegará con el tiempo siempre y cuando la lectura para niños haya sido integrada como una actividad placentera.    
  • No encasillarlos en un género literario, sino ofrecer variedad (cómic, narrativa, ciencia, autobiografías, poesía…) para que el niño pueda conocerlos y escoger el que más le guste para poder estimular el interés por la lectura.    
  • Dar ejemplo en casa: los niños leen con más probabilidad si ven a sus progenitores leer. Los niños aprenden por imitación. 
  • Regalar libros en los cumpleaños o festejos. Un libro es un tesoro.  
  • Establecer un momento de lectura compartida en la familia: leer juntos cada uno su libro o leer en voz alta un libro para todos. Muchas familias optan por el cuento antes de dormir, algo que favorece la relajación y el vínculo entre padres e hijos.    
  • A lo anterior le podemos añadir un plus si tenemos espacio suficiente: crear un ambiente en casa que propicie la lectura. Adaptar un pequeño rincón de la sala de juegos, de la habitación del niño o del comedor, que invite a la lectura, con libros accesibles y bien colocados, luz adecuada y unos cojines o sillón, puede ser una magnífica idea para recrear un ambiente ideal para la leer.  
  • Presentar la lectura para niños como algo divertido e interesante, no como una obligación.   
  • Animar al niño a prestar atención en la hora de la lectura del cuento, hacerle preguntas, inventar finales distintos, reflexionar sobre lo que nos enseña, etc.   
  • Podemos complementar la lectura con una actividad: hacer un dibujo, representar la historia con marionetas o muñecos o hacer con plastilina los personajes del cuento.

Comentarios


También te puede gustar...

Medidas de prevención de Coronavirus
Medidas de prevención del coronavirus en casa
Personas mayores que viven solos
Recomendaciones para el confinamiento de las personas mayores que viven solas
Como afecta el confinamiento a los niños
Cómo afecta el confinamiento en casa a los niños