Decálogo de la fiebre infantil

La fiebre es un síntoma que asusta muchísimo a los padres. En realidad, es un indicador de que nuestro organismo está siendo atacado por un agente infeccioso y un mecanismo para defendernos contra él.

Miniatura

En este decálogo de la fiebre infantil te explicamos los puntos más importantes a tener en cuenta:

1.- La fiebre no es una enfermedad, tan sólo un mecanismo de defensa de nuestro cuerpo contra virus y bacterias.

2.- La fiebre, aunque puede asustar y causar malestar en el niño no causa daño cerebral ni la muerte.

3.- Hidratar muy bien al niño con fiebre es fundamental. Es conveniente ofrecerle líquidos: agua, zumos, batidos o sopas.

4.- Debemos mantener al niño confortable: ni muy abrigado ni que pase frío.

5.- Un 4% de los niños pueden tener convulsiones febriles pero los fármacos para la fiebre no las evitan. No podemos justificar el uso indiscriminado de antitérmicos con este fin.

6.- No se aconseja la aplicación de friegas de alcohol, duchas o baños fríos o el uso de paños húmedos para el tratamiento de la fiebre.

7.- La gravedad de una infección no viene determinada por la temperatura ni por la buena respuesta a los antitérmicos.

8.- Tras la vacunación o se aconseja dar paracetamol o ibuprofeno para prevenir las reacciones locales o bien la fiebre post-vacuna.

9.- La fiebre se debe tratar sólo cuando se acompaña de malestar general o dolor. Se aconseja el uso de un único antitérmico (ibuprofeno o paracetamol), pero siempre dosificarlo según el peso del niño y no según la edad.

10. En una infección los padres deben estar muy atentos a los signos de alarma o gravedad que necesitan ser valorados de inmediato en un servicio de urgencias:

  • Aparición de manchas rojas en la piel.
  • Decaimiento, llanto excesivo o irritabilidad que no calma.
  • Rigidez de cuello.
  • Convulsión.
  • Pérdida de conocimiento.
  • Dificultad para respirar.
  • Vómitos y/o diarrea muy abundantes.
  • Signos de deshidratación: lengua seca, boca sin saliva u ojos hundidos.
  • Orina escasa o no orina en más de 12 horas.
  • Los bebés menores de tres meses con fiebre deben ser siempre valorados con urgencia.

Dra. Esther Martínez García - Especialista en Pediatría - Médico colaborador de Advance Medical