Cómo afecta el confinamiento en casa a los niños

Las estrictas medidas de confinamiento afectan de un modo particular a niños y adolescentes.

Como afecta el confinamiento a los niños

Es importante que los adultos comprendan las peculiaridades psicológicas de los menores para poder dar una respuesta empática a sus necesidades. Las medidas de confinamiento ayudan a mantener el virus fuera de nuestros hogares, pero ¿cómo podemos manejar el malestar que queda dentro?

Cómo afecta el confinamiento a niños según su edad y grado de madurez

Según la edad y el grado de madurez del niño, hay un nivel de comprensión de la situación y una gestión diferente de las emociones. En líneas generales, hasta los 5 años hay menos consciencia de lo que significa el confinamiento, por lo que establecer rutinas será clave para que el niño se sienta seguro y estructurado. A partir de los 6 años hay más comprensión de la situación y eso puede generar diferentes respuestas emocionales. También hay que tener en cuenta la personalidad del niño, que puede ser un factor importante en la adaptación a esta nueva forma de vida. Para los adolescentes tampoco es una situación fácil, a pesar de que puedan entender perfectamente lo que significa. Es habitual que manifiesten enfado, tristeza, preocupación, se aíslen…

Los niños aprenden por imitación, así que, si comemos sano en casa dando ejemplo, ellos también lo harán.

Saber más >

¿Qué explicaciones dar a los niños durante el confinamiento?

Es importante no exponer a los menores a información constante de los medios de comunicación, en lo que ya se empieza a denominar “infodemia” (sobreabundancia informativa). Los niños necesitan entender, pero hay imágenes que pueden resultar muy agresivas y crearles más inseguridad. Explícale a tu hijo todo lo que necesita saber adaptado a su nivel madurativo:

  • Ofrece información veraz sobre el Coronavirus y sus consecuencias. ¿Recuerdas cuando tuviste la gripe aquella vez? Háblale de los principales síntomas (tos, falta de aire y fiebre), de cómo se transmite la enfermedad, de su peligrosidad (se contagia con facilidad y por eso nos tenemos que proteger), de a quién ataca principalmente… Corrige información errónea o malinterpretada.
  • Potencia su sensación de control a partir de la prevención: la importancia de la higiene y por qué no hay que tener miedo a las vacunas.
  • Explícale por qué es importante el confinamiento. Gracias a que estamos en casa hay muchas menos personas que se ponen malitas.
  • Fomenta su sentido crítico ante algunas repercusiones de la pandemia. Por ejemplo, ante el aumento del racismo hacia las personas orientales: ¿a ti qué te parece?

GUÍA GRATUITA: hábitos saludables para los más pequeños. ¡Clic aquí!

¿Como manejarlo?

  • No esperes que te pregunte: explora qué es lo que sabe y si tiene dudas o miedos relacionados con el virus. Dale respuestas sencillas con un lenguaje adaptado a su edad y sus conocimientos. Siempre desde la calma, sin catastrofismo.
  • Transmite seguridad: explícale que la mayoría de las personas que se infectan se curan, que hay muchos profesionales sanitarios para cuidarnos y buscar una vacuna, que quedándonos en casa estamos protegidos, que los adultos nos aseguramos de que estén bien en todo lo que necesite, que un día u otro esta situación se acabará…
  • Hablad frecuentemente sobre el tema, pero sin saturar de información. Haz que sienta que puede mencionarlo cuando lo necesite. Haz dibujos para darle explicaciones.
  • No escondas tus emociones negativas: puedes expresarlas siempre y cuando expliques lo que sientes y por qué, de una forma adaptada para la edad del niño. Esto facilitará que tus hijos también verbalicen sus emociones. Evita tanto catastrofizar como el positivismo vacío. Tenemos derecho a sentirnos mal.
  • Acompaña emocionalmente a tus hijos cuando expresen sentimientos negativos (llorando, enfadándose…). No bloquees estas actitudes (“no llores”), valídalas como algo normal y ayúdale a manejarlas.
  • Crea rutinas: ayudará a estructurar el día y generar seguridad. El día tiene que tiempo organizado para: deberes escolares, higiene, jugar…
  • Facilita el contacto con el exterior: organiza videollamadas con otros miembros de la familia o amigos.
  • Potencia la amabilidad, el cariño y el buen humor: recuerda que el confinamiento puede ser una oportunidad para reforzar los lazos familiares.
  • Entrena la resiliencia, es decir, la capacidad de adaptarnos a las situaciones adversas. Lo importarte no es caerse, sino saber levantarse.

Articulo  preparado para Ud. por el equipo de especialistas de la Línea Médica Pediátrica DKV (976 991 199)

Comentarios


También te puede gustar...

Dulces caseros
Dulces caseros, alternativa a la repostería industrial
Salud mental durante el embarazo
Salud mental durante el embarazo
Alternativa ecologica al tampon y compresa
Alternativa ecológica a los tampones y compresas