Cólico del lactante: Síntomas y causas

El tema de los gases en el bebé es una cuestión que preocupa mucho a los padres, y más a los primerizos.

Miniatura

El llanto inconsolable que se agudiza más por la tarde y que va acompañado de distensión abdominal, flexión de piernas, enrojecimiento de la piel y puños cerrados es un indicador claro de cólico del lactante.

  1. Síntomas
  2. Causas
  3. ¿Hasta cuándo lo tendrá?

Síntomas del cólico del lactante

Para los bebés, todo es nuevo, en especial las funciones de su organismo. Es por ello que muchas veces su sistema digestivo no está completamente maduro y es habitual que aparezcan cólicos y gases, todo ellos malestares muy comunes.

Los cólicos se originan producto de los gases, que se forman al tragar el aire en el momento de la lactancia materna o cuando la leche se mezcla con los jugos gástricos, que pueden fermentar en el estómago del bebé. La alergia a las proteínas de la leche de la vaca es otra causa habitual de origen del reflujo.

  • Hay que tratar de que expulse los gases después de cada toma. Para ello debemos colocar a nuestro bebé en posición vertical incorporándolo sobre nuestro hombro y darle pequeños golpecitos o masajes en la espalda, que ayudarán a su expulsión. De esta manera, evitaremos que estos gases se acumulen en el estómago. Si sabemos que nuestro bebé es propenso a sufrir gases, debemos provocar el eructo en mitad de la toma y otro al final de la misma.
  • Es importante disminuir la ansiedad del bebé en las tomas que causa que traguen mucho aire al hacerlo. Para ello hay que intentar no retrasarles la hora de comer. Si notáramos que el bebé está inquieto y empieza a hacer ruiditos y a chupar con energía el chupete, es posible que ya tenga hambre y deba comer.
  • Si alimentas a tu bebé con biberón, asegúrate de que la leche no esté ni muy fría ni demasiado caliente y de mantener el biberón en una posición elevada que evite la ingesta de aire. El tamaño del orificio de la tetina debe de ser el adecuado, ni demasiado grande, ya que haría que saliera demasiada leche y el bebé se pueda atragantar, ni demasiado pequeño, lo que obligaría al bebé a succionar más fuerte con lo que tragaría más aire. Las tetinas anticólicos nos ayudarán a que el bebé trague menos aire. Hay diferentes marcas comerciales.
  • Si estás dando el pecho:
    • Presta atención a tu alimentación si los cólicos son muy continuados. Trata de no ingerir cafeína ni chocolate, y si es posible eliminar durante un tiempo los lácteos como el queso, la leche, el yogur y el helado. Las nueces, el brócoli, la lechuga, la coliflor y la cebolla también deben desaparecer de tu alimentación. El bebé puede ser sensible a algo que contiene tu leche materna.
  • Es importante mantener las fosas nasales limpias para evitar que el bebé tenga dificultades para respirar que le provoquen que deba respirar por la boca mientras come. Para hacerlo se deben realizar lavados de suero fisiológico.
  • Es muy frecuente que con la expulsión del eructo, el bebé pueda tener regurgitaciones o pequeños vómitos de leche. Si esto no afecta a la ganancia de peso, ni vemos que le duela, no debe de preocuparnos más allá de ir bien “equipados” con baberos y mudas de recambio.
  • En ningún caso se recomienda dejar llorar mucho tiempo al bebé ya que con el lloro traga aún más aire, acumulando por tanto más gases y agravando el problema.

Guía gratuita para prevenir accidentes infantiles ¡Clic aquí para descargar!

Causas del cólico del lactante

  • Lo principal es mantener la calma ante estos episodios y tener mucha paciencia. No es fácil por parte de los padres entender el lloro desconsolado de su bebé durante horas sin descanso y les puede llevar a la desesperación.
  • Si los cólicos se presentan a diario se deberá acudir con prontitud a su pediatra para que éste le realice una revisión que descarte cualquier otro problema y, en caso de corroborar que se trata de un cólico nos podrá ayudar recetándole algún medicamento adecuado para paliar los efectos. En lactancia materna podemos usar algún probiótico en gotas.
  • La leche de fórmula también puede causar cólicos, con lo que si detectas lloros en exceso convendría cambiar de marca. Consulta con tu pediatra el cambio de marca y la conveniencia de probar una fórmula que contenga proteína hidrolizada o simplemente una fórmula AC (anticólico).
  • Los masajes en sentido antihorario en la barriguita del bebé ayudan a eliminar los cólicos. Podemos utilizar cremas hidratantes o aceite de almendras para no lastimar su piel.

¿Hasta cuándo es normal que tenga cólico del lactante?

Los cólicos se suelen empezar a manifestar a partir de la segunda o tercera semana de vida y prolongarse alrededor de las doce semanas. Las primeras semanas suelen ser más intensos y, en general, empiezan a remitir sobre el tercer mes.

Generalmente tienen un horario establecido, de manera que se manifiestan a la misma hora del día con puntualidad.

En caso de persistencia de los gases, que puedan ir acompañados de otros síntomas o un malestar continuado del bebé o si no tenemos claro que la causa sean los gases, debemos consultar con nuestro pediatra.


El mundo de los bebés y los niños es muy interesante. Consideramos que la salud de los niños y los bebés es muy importante. Por ello, en nuestro blog contamos con numerosos contenidos sobre el tema. Los últimos que hemos publicado son los siguientes:

Equipo medico DKV

Artículo revisado por Equipo médico DKV

Director médico de e-Salud y Comunicación

Los artículos elaborados por DKV Seguros han sido contrastados y aprobados por profesionales médicos de la compañía. Dr. Ferran L. Tognetta, Director médico de e-Salud y Comunicación, es el encargado de revisar la información médica que se publica en el blog Quiero Cuidarme DKV.

Más sobre Ferran Tognetta >

LinkedinTwitter

Comentarios