Cáncer infantil ¿su incidencia aumenta?

Aumenta la incidencia en el cáncer infantil. Te mostramos los tipos de tumores más frecuentes en niños y adolescentes.

Miniatura

La revista médica The Lancet Oncology, una de las más prestigiosas en medicina, hizo saltar todas las alarmas cuando recientemente publicó un artículo demostrando que la incidencia de cáncer infantil estaba aumentando. En concreto, el cáncer infantil ha sufrido un incremento de un 13% en las últimas dos décadas. A nivel mundial, el número de nuevos casos anuales de cáncer fue de 140 por cada millón de niños menores de 14 años.

  1. Tumores más frecuentes en la infancia y la adolescencia
  2. Incidencia del cáncer infantil: Factores clave

Tumores más frecuentes en la infancia y la adolescencia

Visto así, parecen unas cifras alarmantes, pero debemos ir más allá, analizar los datos y ver a qué se deben estos resultados. Si leemos con detenimiento el artículo, este aumento de la incidencia se debe a una detección mejor o más precoz. Es decir, el diagnóstico del cáncer infantil se hace de manera más temprana, en estadios menos evolucionados. Esto es, a pesar de las cifras, una buena noticia. 

En el estudio también se enumeran qué cánceres son los más frecuentes en la infancia. Son los siguientes:

  • 30% leucemia:
    • Es el cáncer más común en niños menores de 15 años.
  • 30% tumores embrionarios (neuroblastoma, retinoblastoma, nefroblastoma y hepatoblastoma):
    • Es el cáncer más común en niños menores de 5 años.
  • 20% tumores del sistema nervioso central.
  • 12% linfomas

En la adolescencia (de 15 a 19 años), se da una tasa anual de 185 por millón de adolescentes, según los datos estudiados de 100.000 casos. En esa edad, los cánceres más comunes son los linfomas (23%), seguidos de carcinomas o melanomas (21%).

Incidencia del cáncer infantil: Factores clave

El estudio se realizó sobre un 10% de la población mundial de niños. La cobertura incluyó a casi el 100% de los menores en Europa occidental y América del Norte, pero solamente un 5% de África y Asia. En países con bajos recursos el cáncer puede no estar diagnosticado debido a la falta de concienciación o de equipos adecuados y además es complicado recoger datos estadísticos.

El cáncer es una causa importante de muerte en niños y adolescentes, a pesar de que su incidencia es baja en la población infantil. El cáncer infantil nada tiene que ver con el del adulto, ya que dependen más de la predisposición genética, tóxicos ambientales externos o ciertas infecciones.

Dra. Esther Martínez - Especialista en pediatría – Especialista Advance Medical

 


¿Cómo facilitar la vuelta al colegio después de un tratamiento de cáncer infantil?

La vida del niño gira en torno al colegio: actividades, amigos, experiencias, actividades extraescolares, todo ello desde que van a la guardería hasta que terminan el instituto. En el momento en el que a un niño se le detecta un cáncer, el colegio pasa a segundo plano, puesto que el tratamiento médico es lo más importante en este periodo. Si bien cuando el tratamiento termina o va llegando a su fin, se toma conciencia del retraso escolar que puede ocasionar, lo que llega a influir negativamente en su estado de ánimo. En este sentido, las aulas hospitalarias juegan un papel muy importante en su proceso educativo, ya que el hecho de seguir asistiendo a clase con otros niños en su misma situación suponen un lugar de evasión, donde juegan, aprenden y siguen relacionándose con compañeros que llegarán a ser amigos.

En el caso de niños con cáncer menores de 3 años, podemos hacernos la siguiente pregunta ¿guardería si o guardería no? puesto que la educación no es obligatoria hasta los 6 años, los padres de niños con cáncer infantil pueden decidir no llevarles a la guardería/colegio hasta que no les vean preparados.

Es importante trabajar la vuelta al colegio, es el principio de una nueva etapa para el niño y pueden surgirle pensamientos negativos en relación a una posible recaída, timidez, inseguridad e indefensión.