Beneficios de la música para niños

La música ayuda a tus hijos a ser más sociales, a expresarse mejor y a aprender con más facilidad.

Miniatura

La música para niños se está volviendo de vital importancia durante la etapa de crecimiento de los niños y niñas. Ayuda al desarrollo intelectual, auditivo, sensorial, motriz y del habla. La música da autonomía a los pequeños en sus actividades más habituales y, además, les da facilidades para acercarse a las personas ayudándoles a ampliar su pequeño mundo de relaciones. Es más, a partir de los 3 meses de gestación, como ya tienen el oído desarrollado, escuchan la voz de los padres y, por tanto, también pueden escuchar música. Tienen la capacidad para disfrutar y recordar distintos tipos de música, así que no solo deberían escuchar canciones infantiles.

Está comprobado que los niños que tienen más contacto con la música se comunican mejor con los demás porque lo hacen de una forma más armoniosa. Es una forma de expresión natural para ellos porque desde que son pequeños imitan los movimientos, siguen los ritmos y los sonidos, así que lo único que hay que hacer es usarla como una herramienta de comunicación, aprendizaje y expresión.

Los pequeños aun no tienen una diferencia clara entre el cuerpo y los pensamientos, y por eso sienten la música de una forma intensa y se ponen a bailar con todas las partes del cuerpo para expresar sus sensaciones. Es normal que reaccionen bailando, pero también pueden hacerlo llorando cuando escuchen alguna melodía que les cause esa reacción.

¿Qué beneficios tiene la música para niños?

La música para niños es muy beneficiosa en diferentes aspectos de su vida. Aquí os explicamos cómo les ayuda:

  • Concentración, inteligencia y aprendizaje: mejora la habilidad para tener razonamientos complejos, estimula la memoria, el análisis, la síntesis y favorece la capacidad de atención, potenciando el rendimiento escolar. Además si se les motiva pueden mejorar sus habilidades en las matemáticas, ya que la música tiene unos tiempos muy esquematizados. Pero también ayuda a la inteligencia emocional favoreciendo el desarrollo de sus sentimientos.
  • Expresión corporal: la música estimula el movimiento corporal y el control del ritmo en el cuerpo. De este modo al combinarse con el baile y el equilibrio mejora la coordinación y ayuda al desarrollo muscular.
  • Creatividad: estimula la imaginación infantil ya que la música se centra en el área derecha del cerebro ayudando a mejorar la capacidad para hacer otra actividad artística y para expresarse.
  • Social: A todos los niños les gusta bailar en corro, y esto les ayuda a integrarse en el grupo. Les hace más sociables porque ayuda a que interactúen con los demás niños y adultos.

Así que si estás buscando a una persona que cuide de tu hijo o hija durante las vacaciones de verano fíjate en si valora la música y si es creativa para poder aportarle todos estos beneficios con el simple hecho de estar jugando, tocando algún instrumento o bailando.