Ya os hemos hablado de los efectos de consumir azúcar a corto, medio y largo plazo. Ahora nos habéis preguntado si es verdad que causa hiperactividad en los niños. Pues no, no hay evidencias de que sea así.

¿Es verdad que el azúcar está relacionado con la hiperactividad en los niños?

Beatriz Robles, tecnóloga de los alimentos y nutricionista, asegura a Maldita.es que “es falso”. Según cuenta la experta y recogen los portales WebMD, de noticias médicas, y EatRight, de la Academia de Nutrición y Dietética, el origen de este mito se sitúa en los años 70, cuando el doctor Feingold publicó el libro Why is your child hyperactive? y propuso la Dieta Feingold para tratar la hiperactividad eliminando numerosos aditivos alimentarios. “A partir de entonces se puso el foco en el azúcar como desencadenante de alteraciones del comportamiento. No obstante, es una propuesta que no ha podido probarse”, asegura Robles.

El dietista-nutricionista Eduard Baladia, miembro del Centro de Análisis de la Evidencia Científica de la Academia Española de Nutrición y Dietética (CAEC-AEND) y del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas, explica a Maldita.es que aún no existen suficientes datos científicos como para confirmar ni refutar que el consumo de azúcar cause hiperactividad en los niños.

“La causa de la hiperactividad se considera multifactorial, y se cree que existen aspectos genéticos importantes y también del entorno, entre ellos la alimentación”, comenta. Pero, “pese a las especulaciones”, insiste en que existen varias incertezas “debido a la poca cantidad y el diseño de los estudios existentes”.

Un metaanalisis publicado en 1995 en la revista médica JAMA (una revisión sistemática de un conjunto de investigaciones publicadas) indica que el consumo de azúcar no afecta el comportamiento o el desempeño cognitivo de los niños.

Deporte

Equipo médico DKV

Miniatura

En la mayor parte de los casos, las mejillas rojas del bebé son un problema inofensivo, y mejora en pocos días.
Leer más

Baladia hace referencia a otras dos revisiones recientes, una de 2019 y otra de 2020. “Una concluye que el consumo de azúcares refinados y bebidas azucaradas podría estar asociado con la hiperactividad, y la otra que los patrones dietéticos insanos (ricos en azúcares y grasas saturadas) también lo estarían, mientras los patrones dietéticos saludables, serían protectores”, señala. Pero ambos estudios tienen sus limitaciones, según resalta el experto: “En una de las revisiones se incluyen 14 estudios y en la otra, siete. En ambos casos se mezclan los diseños y, cuando se analizan los diseños por separado, deja de observarse la asociación entre consumo de azúcares e hiperactividad”.

Además, el portal PEN Nutrition, especializado en dar respuestas basadas en la evidencia científica, indica que la restricción de azúcar no ha demostrado ser útil para mejorar los síntomas del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). “Sin embargo, el reemplazo moderado de azúcares refinados con alimentos más densos en nutrientes puede ayudar a lograr una dieta bien equilibrada”, señala en una publicación a la que sólo pueden acceder profesionales registrados y que Robles ha facilitado a Maldita.es.

El dietista-nutricionista Daniel Ursúa confirmaba a Maldita.es en un directo en Twitch sobre el azúcar que no hay una evidencia científica fuerte que respalde que se da esa hiperactividad. Para él, más que la sustancia en sí, hay que observar el contexto en el que se consume: "Si toman chucherías en un cumpleaños junto a otros niños a las siete de la tarde, probablemente no se irán tranquilos a dormir un par de horas después". Hay que tener cuidado con qué cosas se achacan al azúcar, subraya Ursúa, porque si todo es culpa del azúcar, entonces nada lo será.

¿Cuál es el consumo de azúcar que un niño no debería sobrepasar?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el consumo máximo de azúcares libres no supere el 10 % de la ingesta calórica diaria e, idealmente, que no supere el 5 %.

Robles lo explica con un ejemplo: en un niño de siete años que consuma diariamente 1.400 kilocalorías, solo 140 o idealmente 70 tendrían que proceder de los azúcares libres, es decir, tendría que consumir como máximo 35 gramos de azúcar o, aplicando la mayor restricción, 17 gramos. “¿Esto es mucho o poco? Por dar un ejemplo, los zumos y algunos yogures de sabores tienen 10 gramos de azúcares libres por cada 100 mililitros o 100 gramos”, añade.

Guía gratuita
Manifiesto azúcar
Manifiesto del Azúcar de Carlos Ríos y DKV

En este e-Book encontrarás datos sobre el consumo actual de azúcar en España, los tipos de azúcar y consejos para conocer el etiquetado de alimentos en el supermercado. Además de un decálogo para reducir el consumo de azúcar.