Lucía mi pediatra: Accidentes infantiles, ¿se pueden evitar?

¿Cómo podemos prevenir accidentes infantiles domésticos? Es importante tener cuidado con la corriente y los enchufes, los productos de limpieza, evitar quemaduras (solares y del propio fuego/calor) y no quitar el ojo en entornos con agua, ya que los ahogamientos es uno de los accidentes infantiles con peor final.

accidentes-infantiles

“Las lesiones, accidentes infantiles, constituyen la primera causa de muerte en la infancia en la Unión Europea. Son también la principal causa de dolor, sufrimiento y discapacidad que a lo largo de la vida pueden tener consecuencias graves sobre el desarrollo físico, psíquico y social del niño lesionado” dicho por la Asociación Española de Pediatría y su Comité de Seguridad y Prevención de lesiones no intencionadas en la infancia.

¿Es el famoso tacatá responsable de los accidentes infantiles?

¿Cuál es el mejor tacatá para los niños? El que no se usa, dice la Asociación Española de Pediatría. 

Vamos con algunos datos:

Las estimaciones a partir de la información recogida en la European Injury Database indican que, en los 28 estados de la UE, cada año se producen aproximadamente 580 lesiones relacionadas con andadores en niños de entre 0 y 4 años de edad lo suficientemente graves como para necesitar asistencia sanitaria. 

  • Entre un 12 y un 33% de los niños que utilizan un andador sufrirán un accidente.
  • El riesgo de caerse por unas escaleras se multiplica por 4 con respecto a los niños que no lo utilizan
  • Tienen el doble de riesgo de sufrir un traumatismo craneoencefálico y de fracturas de brazos y piernas.
  • Mayor riesgo de quemaduras e intoxicaciones.
  • Los niños que utilizan andadores tardan más en andar.

Por todos estos motivos en Canadá está prohibida su publicidad y su venta.

  • Es como darle un Ferrari a un niño de 14 años.
  • Pensad que los andadores los utilizan los niños cuando aún no saben andar, entre los 7 y los 12 meses. Yo aquí les digo a mis pacientes:

Es en esa fase donde nuestros hijos han de estar en el suelo: gateando, los que gateen; reptando, sentándose, levantándose, midiendo sus movimientos, mirándose los pies cuando dan sus primeros pasitos, ejercitando sus músculos, estableciendo sus puntos de referencia y desarrollando su equilibrio.
Si en esa edad no saben andar es precisamente por eso, porque antes han de experimentar todo esto.
Si les ponemos en un tacatá nos saltamos una fase vital en su desarrollo motor. Además, el niño al estar apoyado con sus manos para caminar establecerá unos puntos de equilibrio erróneos, que no son los que luego necesitará para iniciar la marcha por sí mismo.

Guía gratuita para prevenir accidentes infantiles ¡Clic aquí para descargar!

¿Y por qué tiene mucho más riesgo de sufrir accidentes infantiles?

Porque avanzan a una velocidad mucho más rápida de lo habitual, tiene acceso a cosas y objetos con más facilidad y aunque pretendamos estar pendientes de ellos sin apartar la vista ni un instante, es inevitable despistarse 2 segundos para coger el teléfono, para apagar el horno o para cerrar una puerta… Esos 2 segundos es el tiempo necesario para que nuestro hijo se caiga por unas escaleras o se golpee contra una estantería y le caiga un objeto pesado encima.

La Academia Americana de Pediatría es aún más contundente y propone:

  1. Prohibir la fabricación y venta del andador para niños.
  2. Educar a los padres sobre la ausencia de beneficios y los riesgos demostrados, sobre todo en relación con las escaleras.
  3. Programas comunitarios de recogida de andadores y reciclaje de sus materiales.
  4. No permitir el uso del andador en los centros autorizados para el cuidado de niños.

Ahogamientos, uno de los accidentes infantiles con peor final

El ahogamiento es la principal causa de muerte accidental en niños entre 5 y 14 años en todo el mundo. Más de 5.000 niños mueren ahogados cada año en Europa. En España cada año sufrimos la pérdida de 450 personas de todas las edades, entre los cuales, 20-35 de los fallecidos son niños.

Se estima que el 80% de los ahogamientos infantiles son prevenibles.

  • Se estima que el vallado de las piscinas domésticas reduce el riesgo de ahogamiento en un 85% y la vigilancia y supervisión paterna prácticamente eliminan el riesgo de que el niño sufra un incidente con amenaza vital.
  • 20 cm de agua es suficiente para que un niño menor de 2 años se ahogue en menos de dos minutos, esto es un palmo de agua.

Perder a un hijo es devastador. Perderlo en estas circunstancias más aún.

GUÍA GRATUITA: hábitos saludables para los más pequeños. ¡Clic aquí!

Bañeras

  • Jamás dejes a tus hijos solos, ni con un palmo de agua.
  • Antes de sacarles de la bañera, quita el tapón, siempre.
  • No te alejes, ni para contestar una llamada, ni para ir a la habitación a por ropa, ni para coger pañales.
  • Nunca dejes los juguetes flotando dentro de la bañera. El niño de dos años que ya está fuera de la bañera, si está ahí y ve sus juguetes flotando puede intentar ir a cogerlos y caerse: fuera juguetes y quita el tapón antes de sacarles.

Cambiadores. Causa frecuente de caídas y lesiones

Este era el motivo que urgencia que más me asustaba cuando empecé a hacer mis primeras guardias. Padres aterrados que entraban por la puerta de Urgencias corriendo, muchas veces llorando, con un bebé en brazos que se acababa de caer del cambiador.

  • Pero si solo fue un segundo. - dicen padres devorados por el sentimiento de culpa.
  • No se deben apartar las manos del bebé en ningún momento. Pon tu mano siempre sobre su abdomen,aunque creas que no se da la vuelta; el día menos pensado la da y ya tenemos el susto.
  • Prepara todo lo que necesitas antes de poner al niño en el cambiador: pañales, cremitas, todo a mano.
  • Si tienes que coger algo que no está a tu alcance, coge a tu bebé contigo.
  • Ante una caída desde el cambiador al suelo, siempre a continuación acudir a Urgencias de pediatria.
  • Si lo cambias en la cama, no le dejes nunca solo, aunque pongas cojines. Muchas veces “hacen la croqueta” y se desplazan hasta caerse al suelo. No hay mes donde no llegue un bebé que se caído así.

Quemaduras

Y si se quema con algo en casa: agua hirviendo, aceite, leche, plancha… ¿Qué hago?

  1. Apartar de la fuente de calor. En quemaduras eléctricas, asegúrese antes de tocarlo de que el niño no esté en contacto con la fuente eléctrica.
  2. Retirar inmediatamente la ropa caliente(excepto la que esté pegada a la piel), anillos, collares, …
  3. Lo más importante: Enfriar con agua corriente fría durante 15-20 minutos, excepto que la quemadura esté producida por gasolina.
  4. Cubrir la zona quemada con un paño limpio.
  5. No aplicar pomada. Ni pasta de dientes, ni remedios caseros.
  6. No romper las ampollas,si existieran.
  7. Administrar un analgésico (paracetamol o ibuprofeno) para aliviar el dolor.
  8. Acuda a urgencias médico si la quemadura afecta a la cara, las manos o pies, los genitales o es profunda.

Viajes en coche

Y por último, para viajar en coche, ya sea trayecto largo o trayecto corto lo más seguro es llevar una sillita de retención infantil a contramarcha hasta los 4 años o más.

No se trata de que metas a tu hijo en una burbuja, ni que vivas obsesionado con los accidentes infantiles; se trata únicamente de que conozcas dónde están los riesgos y de que disfrutes de tu maternidad y paternidad lo máximo posible.

Otros artículos sobre Lucía mi pediatra


Hasta la próxima.

Cristina Agud

Árticulo de Dra. Lucía Galán

Pediatra

Lucía Galán, más conocida como 'Lucía Mi Pediatra', es licenciada en Medicina y especializada en Pediatría y áreas específicas, y ejerce en el Hospital Internacional Medimar, en Alicante, y en la Clínica Maio en Playa de san Juan. Pediatra de vocación, puso en marcha un blog, “Lucía, mi pediatra”, en el que recoge consejos sobre crianza, experiencias profesionales, personales y noticias de actualidad pediátrica.

Más sobre Lucía >

Facebook Twitter

Comentarios