Visita al ginecólogo en la adolescencia

Descubre cómo debe llevarse a cabo la primera visita al ginecólogo en la adolescencia. Conoce las actuaciones que llevará a cabo y los consejos que puede darte.

Miniatura

Los motivos fundamentales por los que una adolescente realiza la primera visita al ginecólogo son diversos. Entre los más frecuentes, están los trastornos en el ciclo menstrual, las infecciones, las reglas dolorosas o dismenorrea, el aumento de vello corporal (hirsutismo), información sobre métodos anticonceptivos y sexualidad.

Visita al ginecólogo ¿cómo debe ser?

Esta consulta debe realizarse en un ambiente relajado en el que la adolescente pueda transmitirnos sus inquietudes sin temor a pasar vergüenza o a sentirse violenta, debe ser privada y confidencial, sin invadir su intimidad. La adolescencia es una etapa crucial en la vida y como tal cualquier experiencia puede condicionar la forma de ser de estas jóvenes, por eso es importante tomarnos interés en todo lo que le preocupe para poder ayudarlas.

  • Trastornos menstruales: son el problema más frecuente por el que consultan las adolescentes. Suelen ser en forma de metrorragias, reglas muy abundantes que en algunas ocasiones precisan de la administración de tratamiento médico para cortar esas hemorragias, y que a veces llegan a producir anemia.
  • Reglas irregulares: Reglas que no siempre vienen en las mismas fechas del mes, o incluso llegan dos veces, lo que incomoda mucho a las jóvenes.
  • Amenorrea (o falta de regla): situación que tal vez incomode aún más a la adolescente por la incertidumbre que genera, ¿por qué no me baja la regla? ¿Estaré embarazada? En la mayoría de los casos es secundaria a un trastorno hormonal que se puede corregir.
  • Dismenorrea o dolor menstrual: Trastorno muy frecuente que se da de forma leve o moderada con la necesidad en la toma de AINEs.

¿Cuándo tener la primera visita al ginecólogo?

Muchas veces en la consulta las madres de las chicas jóvenes o las propias adolescentes nos preguntan cuándo debe ser la primera visita al ginecólogo. La respuesta es sencilla: no hay una edad determinada a la que se deba ir al ginecólogo por primera vez, si es cierto que se recomienda realizar revisiones periódicas, una vez al año en el momento que se inician las relaciones sexuales y siempre que surja un problema para preguntar con libertad y resolver dudas.

¿En qué consiste la visita al ginecólogo?

La revisión ginecológica rutinaria consiste en una exploración de los genitales externos con la joven tumbada sobre una camilla con las piernas semiflexionadas. A continuación de introduce un espéculo en vagina para la visualización del flujo y el cérvix. Se toma muestra para la citología del orificio cervical externo para screening del virus de Papiloma Humano. A continuación, se realiza una ecografía ginecológica, ya sea vía abdominal, en casos de mujeres que no han tenido relaciones sexuales, o vía transvaginal en las que sí las han tenido. Sin olvidar la exploración de las mamas para descartar la presencia de nódulos o de secreción por el pezón.

En general, la revisión ginecológica no es dolorosa, puede ser más o menos molesta, pero si la adolescente va tranquila y relajada y le explicamos en cada momento lo que les vamos a hacer, se creará un ambiente de confianza en el que la joven podrá mostrar todas sus inquietudes.

En la consulta debemos intentar transmitir una serie de recomendaciones sobre la sexualidad a las adolescentes, entre ellas:

  • Que no inicien las relaciones sexuales de forma muy precoz.
  • Que intenten evitar la promiscuidad sexual y el número elevado de parejas.
  • Que usen el doble método anticonceptivo. Los anticonceptivos hormonales combinados para evitar un embarazo no deseado y, por otro lado, el preservativo, para evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Dra. Isabel Giménez Blasco  - Especialista en Ginecología y Obstetricia - Médico colaborador de Advance Medical