Tomar el sol con maquillaje ¿es posible?

Durante el verano, se debe tomar el sol con protección. Conoce los riesgos de tomar el sol con maquillaje y las medidas de prevención.

Miniatura

En verano, pensamos que utilizando un maquillaje que tiene Solar Protection Factor (SPF) ya estamos protegidas. Sin embargo, debemos matizar este concepto. Los maquillajes con SPF 15 están bien porque nos protegen de los rayos UVA cuando salimos a la calle a pasear y, sobre todo, en otras épocas del año cuando las radiaciones no son altas. En verano y más si nuestra intención es tomar el sol directo, no basta con maquillaje para protegernos del sol.

El bronceado que obtengamos durante la exposición al sol es diferente en las zonas maquilladas y las no maquilladas. Y por otro lado, el sudor, mezclado con los cosméticos, hace que la piel lo absorba, lo que puede provocar alergias, irritación y manchas en la piel. Es por eso que muchos cosméticos en los prospectos ya avisan que no se puede exponer la piel a los rayos del sol después de su aplicación.

Si deseas un bronceado bonito, natural y saludable, te recomendamos utilices protección solar indicada para tu tipo de piel.

Efectos de tomar el sol maquillada

Los maquillajes con SPF únicamente tienen una protección del 15, por lo que no estás completamente protegida. Además, en muchas ocasiones, no aplicamos el producto de forma uniforme o añadimos otros productos a nuestra piel que hacen que quede expuesta a rayos solares.

Tomar el sol con maquillaje puede provocar dermatitis o inflamación de la piel. Nuestra piel absorbe el sudor segregado junto con el cosmético o maquillaje aplicado, por lo que puede provocar que la piel se irrite e incluso que aparezcan manchas.

Recomendaciones para tomar el sol con maquillaje

  • Aplicar siempre una crema hidratante diaria con SPF.
  • Si no vas a tomar directamente el sol, puedes aplicar después de la crema hidratante una base de maquillaje con SPF. Pero si vas a tumbarte bajo el sol durante un largo periodo de tiempo, es imprescindible realizar una limpieza en profundidad y después proteger la piel con una crema solar de SPF mínimo del 15 cada dos horas, y si son los primeros rayos del sol, incluso mayor del SPF 30.
  • Nunca tomes el sol directamente con maquillaje, evita quemaduras e irritaciones.
  • Los maquillajes deben ser hipoalergénicos y a base de productos naturales, sin componentes tóxicos ni aceites.