¿Se puede contraer el síndrome de shock tóxico al usar la copa menstrualAunque es poco probable, sí que puede ocurrir. Para evitarlo, es recomendable no llevar puesta la copa más de ocho o 12 horas seguidas y extremar las medidas higiénicas al máximo. En otro artículo hablamos también de si llevar la copa menstrual puede causar un prolapso uterino. En este artículo os contamos si se puede contraer el síndrome de shock tóxico.

¿Qué es el síndrome del shock tóxico?

El síndrome del shock tóxico es una enfermedad grave causada por una toxina producida por algunos tipos de bacterias, los estafilococos, y cuyo origen, entre otros, puede ser el uso de tampones.

Las consecuencias físicas derivadas del síndrome son bastante bruscas y repentinas, tal y como explicaba a Maldita Ciencia Sofía Fournier, ginecóloga en Gynaikos y maldita que nos  prestó sus superpoderes: "Normalmente se refleja en malestar general, fiebre alta, tensión arterial muy bajita (hipotensión). A veces se presentan acompañados de molestias gastrointestinales. Además, las pacientes suelen estar un poco obnubiladas: con dolor de cabeza y confusión".

Otros de los síntomas son diarrea; dolores musculares; náuseas y vómitos; enrojecimiento de ojos, boca y garganta; convulsiones, y erupciones rojas y generalizadas, semejantes a una quemadura solar. "Lo preocupante es que esto culmina en un fallo multiorgánico: cada vez van menos al servicio, el hígado deja de funcionar... El síndrome puede ser mortal en casi la mitad de los casos", afirmaba Fournier.

Deporte

Maldita.es

Maldita

Aunque durante el embarazo se puede experimentar algún sangrado vaginal, no se puede tener regla y estar embarazada. Te lo explicamos en este artículo.
Leer más

Pero, al igual que se puede dar con los tampones, ¿también se puede contraer el síndrome de shock tóxico al usar copa menstrual?

Desde la Asociación Española de Ginecología y Obstetricia (AEGO) confirman a Maldita Ciencia que sí.

Según indican, la copa menstrual conlleva una acumulación de sangre en la vagina por lo que “es un medio ideal para el crecimiento de distintas bacterias de las que la paciente es portadora”.

El síndrome puede producirse cuando las bacterias que se encuentran en la vagina y el cérvix “empiezan a colonizar exponencialmente el tampón o copa”. “Estas toxinas, se absorben a través de la pared vaginal y pasan al torrente sanguíneo a todo el organismo”, afirman desde la AEGO.

Irene Suárez, farmacéutica del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, cuenta a Maldita Ciencia que “la probabilidad de sufrir esta enfermedad por el uso de copa menstrual es baja, pero puede resultar grave, con severas complicaciones o incluso puede llegar a ser mortal”.

Desde Sensual Intim, empresa especializada en el diseño de copas menstruales, confirman a Maldita Ciencia que el síndrome se produce cuando la sangre se estanca durante un largo tiempo en el interior de la vagina sin retirarse. Por lo tanto, “la copa menstrual también puede producirlo igual que los tampones”.

Guía gratuita
Revision ginecológica
La importancia de una revisión ginecológica

¿En qué consiste la revisión ginecológica? Te contamos para qué sirven la ecografía vaginal y la citología y la importancia de una revisión periódica. Además te enseñamos a realizarte correctamente una autoexploración mamaria como prevención.

Consejos para evitar este síndrome con el uso de la copa

Por ello, según subrayan, “es importante retirar la copa cada 8 o 12 horas de la vagina como máximo para vaciarla y limpiarla”. Para evitar contraer este síndrome, Suárez destaca que la higiene es fundamental.

“Es importante manipular los tampones o copas menstruales con las manos limpias”, señala. Además, recomienda higienizar y lavar correctamente la copa antes de estrenarla y al final cada periodo. Mientras que se tiene la regla, la farmacéutica aconseja vaciar la copa y lavarla al menos tres veces al día.

Desde la compañía eCareYou, que comercializa copas menstruales, indican a Maldita Ciencia que aunque el riesgo cero no existe, “no hay que crear alarmismo”. El material del que está hecho la copa, según señala esta empresa, también importa: “Las copas de silicona médica son 100 % hipoalergénicas e impiden que gérmenes y bacterias se fijen en ellas. Son mucho más seguras que las de plástico”.

Por su parte, desde la  Asociación Española de Ginecología y Obstetricia explican que, dependiendo del historial clínico de cada persona, para prevenir este síndrome puede ser aconsejable que un especialista realice un estudio profundo vírico-bacteriano-fúngico de las secreciones vaginales mínimo una vez al año.

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.