Semanas de embarazo: de la semana 36 a la 40

Llegamos al último periodo de embarazo y te mostramos la evolución de las últimas semanas del embarazo, tanto para el bebé como para la mamá.

Semana 36 a 40 de embarazo

Semana 36 de embarazo

La semana 36 es la última en la que el feto deja de ser prematuro. Ahora el feto alcanza los 47 cm y pesa más o menos 2.700 gramos.

El bebé sigue moviéndose, pero ya no tiene movimientos tan enérgicos como en semanas anteriores, pues cada vez tiene menos espacio y menos líquido. La mayoría están colocados en posición cefálica, aunque la cabeza no tiene por qué estar encajada en este momento.

Poco a poco la piel del bebé se va haciendo más rosada y va perdiendo el lanugo. Al finalizar esta semana estará formado por completo. De hecho, desde la semana 37 hasta la 42 el feto se considera a término.

En estas semanas la ganancia de peso se sitúa en los 9-11 kg. En parte por el líquido amniótico, la placenta, el peso del feto, el útero también aumenta de tamaño y de peso, y el acúmulo de líquido en las extremidades. El aumento de líquido en las extremidades inferiores y sobre todo en la zona de los tobillos por lo general es consecuencia de la dificultad del retorno venoso, pero es recomendable tomar la tensión a la embarazada cada vez que acude a consulta y si supera las cifras 140/90 extremar la precaución y descartar una hipertensión en el embarazo o preeclampsia.

Semana 37 de embarazo

En la semana 37 el bebé sigue aumentando de tamaño y peso, aunque no al mismo ritmo que durante el resto del embarazo. Es frecuente que en esta semana el cérvix comience a madurar y empiece a expulsar el tapón mucoso de forma que la futura mamá note que cómo cambia el flujo y es posible que incluso pueden aparecer pequeños manchados. Ahora las contracciones son irregulares y de intensidad escasa, pero poco a poco pueden volverse más regulares. Si el flujo se vuelve sanguinolento o hay dudas de si se ha producido la salida de líquido amniótico, es mejor consultar con el médico.

GUÍA GRATUITA: Consejos de alimentación durante el embarazo

Igualmente es recomendable acudir al médico si aparecen otros signos de alarma como la sensación de disminución de los movimientos fetales. Si esto ocurre durante un periodo prolongado y no se obtiene respuesta a los estímulos o a la toma de glucosa, es mejor comprobar que todo está bien.

Si en la semana anterior no se ha realizado el cultivo vagino-rectal, ahora es preciso hacerlo para poder descartar la presencia de la bacteria streptococo agalactie. Además, hay que realizar la última extracción de sangre para valorar la anemia, el estado de la coagulación y la serología.

Semana 38 de embarazo

El feto en esta semana 38 puede vivir fuera del útero y son muy pocas las probabilidades de sufrir dificultad respiratoria. Mide en torno a 48 cm y pesa entre 3.000-3.100 gramos.

En las últimas semanas la futura mamá debe estar atenta a los cambios que se vayan produciendo ya que en cualquier momento se puede desencadenar el parto. Las contracciones pueden ser cada vez más regulares y frecuentes. Incluso se puede producir la rotura de la bolsa amniótica.

Semana 39 de embarazo

Estás en la semana 39 y el bebé sigue creciendo y aumentando la capa grasa que tiene bajo la piel, que le permitirá regular su temperatura corporal. La posición que tenga en esa semana es muy probable que sea la definitiva.

En las últimas semanas el aumento de peso corporal es debido a la dificultad de retorno venoso, es decir al acumulo de líquido.

Si el parto es por una cesárea programada por el motivo que sea, éste es un buen momento. Si no es así, lo más probable es que comiences con las visitas de monitorización fetal de dinámica uterina y frecuencia cardiaca fetal. En ellas lo que se valora es el bienestar fetal y la presencia de actividad uterina.

¿Puede una embarazada hacerse tratamientos dentales? ¡Sal de dudas! [Guía  gratuita]

Semana 40 de embarazo

En la semana 40 el peso del feto se estima en unos 3400 gramos y puede alcanzar los 50 cm. No hay más cambios en el feto ni en la madre que los ya comentados. Son semanas de espera y en las que en cualquier momento se puede desencadenar el parto.

Si esto no ocurre se espera hasta la semana 41-42, dependiendo de los centros y de si surge alguna situación que obligue a provocar una inducción de parto para finalizar el embarazo. En estas semanas se continúa con la monitorización y las visitas al médico para confirmar el bienestar fetal.

Embarazo semana a semana

Artículo de Dra. Isabel Giménez Blasco

Ginecóloga y obstetra

Médico especialista en Ginecología, Obstetricia y Reproducción Humana. Título de Magister en Reproducción, y Máster en Actualización Profesional para Ginecólogos. Actualmente, forma parte del equipo de la Unidad de Reproducción Asistida y de Obstetricia y Ginecología en la Unidad de Ginecología del Hospital Quirónsalud de Zaragoza.

Más sobre Isabel >

Facebook Linkedin