Semana 20 de embarazo. ¿Qué cambios hay entre las semanas 12 y 20?

Desde la semana 12 hasta la semana 20 de embarazo terminamos el primer trimestre y nos encontramos ya en el ecuador del embarazo. Desde la primera ecografía hasta la ecografía morfológica, en este periodo hay grandes cambios tanto en el crecimiento del feto como en los cambios físicos y emocionales de la madre.

semana 20 de embarazo

La semana 20 de embarazo supone el ecuador del embarazo. Tras finalizar el primer trimestre del embarazo, la mamá deja de lado las molestas nauseas matutinas y el bebé ya tiene desarrollados sus órganos, es el momento de crecer en volumen y forma.

Semana 12 de embarazo

Cambios en el feto en la semana 12 de embarazo:

Es una de las más relevantes y en la que se realiza una de las ecografías más importantes. En este momento el feto ya alcanza los 60-70 mm y puede pesar entre 9 y 14 gramos. El desarrollo de los órganos continúa y el ritmo de crecimiento sigue siendo muy rápido. Se forman las cuerdas vocales y empieza el desarrollo de las manos y los pies. Incluso puede aparecer poco a poco el vello corporal. El tubo digestivo ya tiene líquido en si interior porque el feto deglute líquido amniótico y el riñón ya está produciendo orina, pero de momento no funciona como en el adulto, ya que es realmente la placenta la que está filtrando la sangre y eliminando toxinas. Los genitales ya están diferenciados, pero no siempre se “dejan” ver bien como para poder confirmarlo mediante ecografía. El sistema nervioso también continua su desarrollo, y la hipófisis ya es capaz de secretar hormonas.

Cambios en la mamá en la semana 12 de embarazo:

La futura mamá puede que todavía sienta alguna náusea, pero en la mayoría ya han desaparecido. Lo normal es no notar todavía los movimientos fetales pero algunas mamás que ya han estado embarazadas puede que noten algún movimiento.

En esta semana se realiza la ecografía en la que se basa parte del estudio de screening de aneuploidías. En ella se mide el pliegue bucal, que deber ser inferior a 3 mm, también hay que comprobar la presencia o no de hueso nasal y medir el ductus venoso, que es una zona de alto flujo de sangre de gran valor diagnóstico. Si esta ecografía es informada como de bajo riesgo y el análisis realizado en la semana 10 también da un bajo riesgo, será poco probable que haya una alteración cromosómica. En caso de que la haya se indicará una amniocentesis en la semana 15 de gestación.

Semana 13 de embarazo

Cambios en el feto:

Es la última del primer trimestre. El feto ya pesa alrededor de 13-20 gramos. A partir de este momento el crecimiento va a ser aún más rápido. Ha finalizado la formación de muchos órganos y estos van a aumentar su tamaño.

Cambios en la mamá:

Todavía persiste la desproporción entre la cabeza y el resto del cuerpo. Los ojos poco a poco pasan de estar muy separados a ir acercándose, y las orejas están ya menos bajas. Las asas intestinales ya no están en la vesícula vitelina, sino que ya están en el abdomen.

En estas semanas ya se puede ver un incremento en el peso materno y además la forma del cuerpo ha cambiado de forma que la cintura ha perdido parte de su morfología. Ya pueden empezar a sentirse las molestias típicas de distensión muscular y de ligamentos, es una molestia en el bajo vientre y es de tipo mecánico, un dolor como de tirantez, pesadez que se incremente o se hace más molesto al final del día, esto es porque el útero ya es más grande y sobrepasa el pubis, lo que hace que desplace fibras musculares, vasos, ligamentos... Además, al haber una disminución del movimiento de las asas intestinales por la presencia de progesterona, el estreñimiento puede empeorar, por lo que siempre se recomienda realizar una dieta rica en fibra y beber mucha agua.

Las mamas han cambiado, normalmente aumentan de tamaño y la areola se vuelve más oscura y grande, y en ocasiones puede haber una ligera secreción de leche amarillenta llamada calostro. También es normal que haya venas más marcadas en las mamas, así como estrías, y notar que se tiene más flujo vaginal, y un aumento de otras secreciones como sudor y saliva. Es habitual que la futura mamá se encuentre mejor y con más vitalidad, y también con menos sueño.

Semana 14 de embarazo

Cambios en el feto en la semana 14 de embarazo:

El feto en la semana 14 ya pesa en torno a los 25-30 gramos y mide unos 80-95 mm. Ya estamos en el segundo trimestre de embarazo y el feto va cambiando y creciendo muy rápido. Poco a poco la cabeza y el cuerpo se van diferenciando cada vez más, además aparece el lanugo, que es un vello corporal muy fino que recubre todo el cuerpo del bebé. El cuello se va alargando y se diferencian los labios en la cara. También en la cara se ve como los músculos están más desarrollados y el sistema neuro-muscular se va activando de forma que el feto ya hace movimientos de la cara como muecas, abre y cierra la boca, deglute incluso el líquido amniótico, aunque aún no tiene el reflejo de succión.

Cambios en la mamá en la semana 14 de embarazo:

En la madre el útero ya se encuentra fuera de la pelvis, y es posible tocarlo por manos expertas. Poco a poco va ganando algo de peso y la forma de la cintura de la mama se va perdiendo. En algunas embarazadas las encías y la nariz se vuelven muy sensibles y pueden sangrar. Esto es porque los vasos sanguíneos están más dilatados por el aumento de circulación y además son más frágiles. Por eso es tan importante extremar los cuidados de las encías en el embarazo.

GUÍA GRATUITA: Consejos de alimentación durante el embarazo

Semana 15 de embarazo

Cambios en el feto:

El feto ya alcanza los 10-11 cm y pesa 50 gramos. Los músculos y el esqueleto óseo siguen desarrollándose y comienza el proceso de osificación de los huesos. De hecho, si se hace una ecografía sólo se verá la parte de hueso que contiene calcio. En estos momentos los huesos son muy elásticos, más que los de un niño pequeño, característica importante de cara al parto porque será necesario cierta remodelación para que el bebé salga.

Cambios en la mamá:

En esta semana empiezan a cambiar la piel y el vello de la futura mamá. Hay mujeres que notan un aumento de vello que es normal, aumenta el número, de pecas o manchas en la cara, incluso de pigmentación sobre todo en la zona de la nariz, la frente y las mejillas, es el llamado cloasma, que por lo general desparece tras el embarazo. En el abdomen, en la zona media empieza a verse más marcada una línea, es una hiperpigmentación en la línea central de la barriga, es lo que se denomina línea alba, es debido a un aumento de producción de melanina en esa zona. Esta alteración de la piel como las temidas manchas es mejor protegerlas del sol lo máximo posible pues, aunque suele desaparecer tras el parto, hay mujeres en las que puede no desaparecer totalmente esta pigmentación.

En esta semana existe la posibilidad de realizar el screening de segundo trimestre, siempre y cuando no se haya realizado el del primero. Está basado en la ecografía de semana 12 y en otros parámetros analíticos como hCG, estriol no conjugado, AFP e inhibían A. Si el riesgo resulta elevado, en esta semana está indicado realizar la prueba invasiva que confirme el diagnóstico: la amniocentesis.

Semana 16 de embarazo

Cambios en el feto en la semana 16 de embarazo:

El tamaño fetal es de alrededor de 11-12 cm, pesa unos 80 gramos. Cada vez es más proporcionado y los ojos están más centrado en la cara. Las extremidades se alargan y también se hacen más proporcionadas. El desarrollo neurológico hace que el cerebro actúe controlando mejor el sistema musculoesquelético, por lo que el feto tiene más capacidad para responder a estímulos y hacer movimientos más ordenados. Los riñones aumentan su funcionamiento y ya son parte importante de la formación del líquido amniótico.

Cambios en la mamá en la semana 16 de embarazo:

El útero sigue creciendo y mide unos 14 cm desde el fondo hasta el pubis y se hace cada vez más palpable. Es probable que persistan o comiencen las molestias mecánicas típicas de la distensión de músculos y ligamentos de la zona de la pelvis. Sin embargo, es fácil que la mamá se sienta algo mejor, menos cansada, con menos náuseas y vómitos, porque el cuerpo se “ha acostumbrado” a la nueva situación.

Semana 17 de embarazo

Cambios en el feto:

El feto ya pasa de los 100 gramos y mide 12-13 cm. Poco a poco va adquiriendo más forma de recién nacido. Empieza a aparecer una sustancia grasa blanquecina llamada vérnix caseoso que protegerá su piel hasta el final del embarazo y las primeras horas-día tras el parto. Le ayuda a mantener el calor y regula el metabolismo del organismo. En estos momentos el oído del feto está formado e incluso es capaz de percibir ruidos fuertes. Los huesos siguen con el proceso de osificación y por eso es importante que la mujer embarazada haga una buena ingesta de calcio. El feto en el útero suele estar semiflexionado con los pies cruzados “a lo indio” y los brazos cerca de la cara. Puede dormir o estar despierto, pero sus movimientos son cada vez más enérgicos.

Cambios en la mamá:

En el cuerpo de la mamá siguen los cambios y es posible que los pechos sigan aumentando de tamaño, pues se está preparando para una posible lactancia materna. Es recomendable ir cambiando la copa del sujetador siempre y cuando sea necesario para evitar que las molestias sean mayores por no utilizar un sujetador correcto. El útero se vuelve más ovalado y con el crecimiento puede desplazar a órganos vecinos como las asas intestinales o la vejiga. Es normal que en estas semanas aparezcan calambres en las manos y en las piernas, que pueden llegar a ser tan molestas que despierten a la mujer por la noche. Es a consecuencia del enlentecimiento de la circulación sanguínea por la presión que poco a poco ejerce el útero sobre los grandes vasos. Es recomendable que siempre que la mujer permanezca tumbada sea de lado izquierdo.

Semana 18 de embarazo

Cambios en el feto en la semana 18 de embarazo:

En esta semana 18 de embarazo el feto llega a los 13-14 cm y pesa unos 150 gramos. Es capaz de hacer gestos con la cara como bostezar, muecas... los huesos del oído están formados y las conexiones del cerebro que lo conectan con el oído están activas, de forma que es capaz de escuchar sonidos. La formación de los huesos sigue adelante y cada vez puede realizar más movimientos y más fuertes, por lo que no es raro que la madre empiece a notarlos.

Cambios en la mamá en la semana 18 de embarazo:

La madre sigue con el cambio corporal y con la ganancia de peso. En este momento el aumento estimado está en torno a 4-5 kg. Con este aumento, y como ya hemos comentado antes, la circulación puede verse entorpecida y además de calambres puede agravarse el posible estreñimiento, si lo había, y pueden aparecer hemorroides e incluso arañas vasculares. Es recomendable realizar un ejercicio moderado, caminar, nadar... además de una dieta rica en fibra y abundantes líquidos que harán que estas alteraciones no aparezcan o sean mejor toleradas.

¡GUÍA GRATUITA!: ¿En qué consiste una revisión ginecológica?

Semana 19 de embarazo

Cambios en el feto:

En la semana 19 alcanza los 200 gramos y mide 14-15 cm. El cerebro sigue desarrollándose rápidamente y, sobre todo, los sentidos del gusto, el olfato, la audición, la visión y el tacto. En este momento se cree que el feto es capaz de oír y además pasa momentos de sueño y de actividad. El futuro bebé se ha alargado en su parte inferior y se ha estrechado en comparación con el torso y la cabeza.

Cambios en la mamá:

En estas semanas el corazón de la mamá trabaja más porque el gasto del embarazo es mayor y se tiene que esforzar más, es normal de hecho que se empiece a sentir algo de fatiga, incluso palpitaciones por el aumento del volumen sanguíneo y la anemia propia del embarazo. También es normal notar un aumento en el flujo vaginal por el aumento de los estrógenos circulantes. Esto también influye en el incremento de pigmentación en la piel, y es muy llamativo el signo de Chadwick, que es la coloración violácea de la vagina, que también se pueden engrosar y aumentar de tamaño los labios mayores.

Semana 20 de embarazo

Cambios en el feto en la semana 20 de embarazo:

El feto mide unos 15-16 cm y ya pesa 250 gramos. En la semana 20 de embarazo se realiza otra de las ecografías más importantes del embarazo, la ecografía morfológica. En ella, además de comprobar la vitalidad fetal y tomar medidas, lo que hace es un rastreo órgano por órgano de posibles malformaciones. Si se detecta alguna alteración se indicará la realización de amniocentesis o incluso de resonancia magnética. De todas formas, hay que ser conscientes de que algunas malformaciones no se pueden diagnosticar ecográficamente y hay otras que ocurren en el tercer trimestre. En esta ecografía también se utiliza la técnica Doppler para valorar la circulación de la placenta y de las arterias uterinas. La medición de estos flujos permite valorar el riesgo de posibles complicaciones como la preeclampsia. En este momento medir el cuello también nos permite calcular el posible riesgo de parto prematuro.

Los órganos fetales están ya desarrollados y tienen su forma casi final, ahora ya crecerán en tamaño y en madurez. El cerebro está muy desarrollado, pero aún continuará incluso durante los primeros años de vida del recién nacido. En estas semanas las palmas de las manos y las plantas de los pies empiezan a contar no los surcos característicos de cada persona.

Cambios en la mamá en la semana 20 de embarazo:

La mujer en esta etapa de embarazo sufre fácilmente bajadas de tensión y mareos secundarios al aumento en el gasto cardiaco y la anemia. También conforme aumenta el tamaño uterino y pesa más al apoyarse sobre la vena cava impide el retorno venoso y favorece la hipotensión postural, por esto se suele recomendar a la embarazada que siempre que este tumbada lo haga de lado izquierdo.

Embarazo semana a semana

Hemos llegado al ecuador del embarazo. Durante este periodo hemos tratado el embarazo semana a semana contando los cambios para el feto y la mama.

Isabel Gimenez Blasco

Árticulo de la Dra. Isabel Gimenez Blasco

Especialista en Ginecología y Obstetricia. Medico Colaborador de Advance Medical

Unidad de Reproducción Asistida y de Obstetricia y Ginecología en la Unidad de Ginecología del Hospital Quirónsalud de Zaragoza.

Más sobre Isabel >
Facebook Linkedin

Comentarios