Postparto: ¿Cómo afrontarlo en verano?

El verano lleva aparejados unos cambios que pueden modificar el postparto. Conoce las medidas que debemos tomar para pasarlo lo mejor posible.

Miniatura

Los siguientes 40 días después de dar a luz son de múltiples cambios tanto físicos como psicológicos. Si damos a luz en verano, no es que cambie radicalmente la situación (entuertos, sangrados, insomnio, cambios de humor… son comunes) pero sí que conviene adaptarse de otra forma que si lo hacemos en invierno.

  1. Recuperación en el postparto
  2. Higiene personal en los días del postparto
  3. Combatir la deshidratación durante el postparto

Recuperación en el postparto

En verano los días son más largos. Por ello, el día se aprovecha más y es más fácil salir a pasear con el recién nacido. También es posible tener más ayuda de la familia porque están de vacaciones. Por otro lado, hace calor y es ahí donde debemos procurar que no nos afecte demasiado para evitar molestias. Y es que, con los cambios hormonales, los sofocos, la lactancia materna… es fácil pasar mucho calor. Por eso hay que intentar mantener un ambiente fresco en casa, con las persianas bajadas en las horas de más calor, y llevando prendas de vestir cómoda y liviana.

En cuanto a la higiene personal en los días del postparto, ésta debe ser la misma que en cualquier época, pero con algo más de cuidado porque aumenta la sudoración. Hace más calor, por lo que será muy recomendable cambiar más a menudo las compresas, lavar más a menudo la zona genital y procurar mantenerla con la menor humedad posible. Además, evitaremos los baños de inmersión por mucho que nos apetezca, pues el cuello del útero todavía no está cerrado del todo y podría producirse una infección. En todo caso, podemos darnos duchas de agua fresquita más frecuentes, pero luego mantener los puntos de la episiotomía (o la cicatriz en caso de cesárea) bien secos. También es importante evitar las copas menstruales y los tampones, y utilizar compresas en su lugar, que cambiaremos a menudo.

Combatir la deshidratación durante el postparto

En las épocas de calor y si además se está con lactancia materna, hay que tener mucho cuidado con las deshidrataciones. Para ello, es conveniente beber a menudo, aunque no se tenga sed, y aprovechar para ello la gran variedad de bebidas refrescantes que hay en esta época (zumos de fruta natural, infusiones frías… evitando los zumos comerciales y refrescos azucarados). Tomar fruta también es una buena manera de hidratarnos (intentar tomar tres o cuatro piezas al día), así como optar por sopas y cremas frías de verduras y hortalizas, tipo gazpacho, por ejemplo.

Aunque es un periodo muy propicio para los paseos con el bebé porque hay más horas de luz y la temperatura suele acompañar, hay que intentar evitar las horas de más sol, de más calor. Es mejor salir a primera hora de la mañana o a última de la tarde. En el postparto sigue siendo importante tener cuidado con las hormonas y el sol. Por eso hay que proteger muy bien la piel de todo el cuerpo con una buena crema hidratante que tenga una protección solar alta para evitar las posibles manchas. También hay cosas que no se deben hacer en el postparto.

Dra. Isabel Giménez Blasco - Especialista en Ginecología y Obstetricia - Médico colaborador de Advance Medical