Los rellenos de ácido hialurónico

A medida que envejecemos, nuestra piel va perdiendo grasa, colágeno y ácido hialurónico. Los rellenos de ácido hialurónico nos ayudarán a revitalizar la piel.

Miniatura

Los implantes de relleno que están compuestos por ácido hialurónico son de un material similar al de nuestro propio cuerpo y están diseñados específicamente para actuar en el interior de las diferentes capas de la piel, sustituyendo o restaurando el volumen facial y mejorando la calidad y la integridad de tu piel.

  1. Ventajas del ácido hialurónico
  2. Resultados del tratamient con ácido hialurónico

Ventajas del ácido hialurónico

Estos rellenos pueden contribuir a revitalizar y mejorar tus características faciales, brindan hidratación profunda donde hace falta y restauran la luminosidad de la piel, según las necesidades de cada paciente:

  • Alisando las arrugas y los pliegues alrededor de la boca y la nariz.
  • Dando volumen a los labios.
  • Suavizando y reduciendo las líneas faciales que aparecen en la frente y alrededor de los ojos.
  • Definiendo y restaurando el volumen de los pómulos.
  • Dando forma y contorno a la cara para eliminar los signos visibles del envejecimiento.

Para conseguir resultados naturales y precisos, se elegirá el gel de ácido hialurónico con la textura más adaptada a la zona que se desea tratar y se inyectará en pequeñas cantidades debajo de la piel. Cabe resaltar que hay rellenos de ácido hialurónico que contienen lidocaína, un anestésico que aliviará las molestias. Así tendrás una experiencia de tratamiento más confortable.

Resultados del tratamiento con ácido hialurónico

Los resultados son visibles en pocos días, con un efecto que dura entre 8 y 12 meses, siempre dependiendo de la zona tratada y de cada paciente. Además, como estos rellenos no son permanentes, siempre podrás elegir repetir o no el tratamiento y controlar así tu aspecto.

Los rellenos con esta sustancia son un tratamiento muy demandado, porque amortiguan muy bien las señales del envejecimiento e hidratan el tejido cutáneo, además se trata de un procedimiento no invasivo y no tiene período de recuperación. Existen tres tipos de concentraciones de ácido hialurónico, en función de la naturaleza de la zona a corregir, que son:

  • En la corrección de las arrugas finas como las patas de gallo y las arrugas peribucales, por su fluidez tenemos el ácido hialurónico menos cohesivo.
  • Para las arrugas de la frente, las arrugas del entrecejo, los pliegues nasolabiales poco o medianamente marcados, las arrugas malares, comisuras orales, surcos nasogenianos o contorno labial
    • Tenemos un implante particularmente denso que nos permite corregir con eficacia estas zonas y es el ácido hialurónico de cohesividad media.
  • Para el tratamiento de relleno de los surcos nasogenianos, aumento del volumen de los labios, pómulos o mejillas y la firmeza de los contornos del rostro
    • Tenemos el ácido hialurónico de cohesividad alta.

Con el paso del tiempo, descienden los niveles naturales de esta sustancia especialmente en la cara, el cuello, las manos y el escote. Por eso, se recomienda hacerse un retoque un mes después de la primera sesión con el fin de optimizar el resultado.

Dr. Manuel Rubio

Médico Estético