La menopausia constituye un cambio crucial en la vida de la mujer. Muchas mujeres experimentan síntomas de menopausia y periodos irregulares durante algunos años, hasta la menopausia. Este es el llamado climaterio y representa el declive gradual del funcionamiento normal de los ovarios.

La menopausia es el cese de la función reproductiva de la mujer. Es un proceso fisiológico que viene producido por la claudicación de la función de los ovarios, que desde la adolescencia cumplen dos funciones: por un lado, generar una oportunidad de embarazo, emitiendo un óvulo susceptible de ser fertilizado con una periodicidad mensual y, por otra, sintetizar una serie de hormonas imprescindibles para crear el ambiente adecuado para asegurar el embarazo si se produce.

¿Cuándo sucede la menopausia?

Todas las mujeres experimentan la menopausia de diferentes maneras. Muchas lo hacen sin un aparente cambio de vida, excepto por el hecho de que sus periodos se hacen irregulares y desaparecen. Por otro lado hay otras muchas cuya vida cambia completamente porque sufren todos los síntomas de la menopausia.

Cada mujer nace con la cantidad de óvulos predeterminada, que se irán “gastando” a lo largo de toda su vida. En condiciones normales esto ocurre entre los 45 y los 55 años, de media a los 50. En el momento en que esto ocurre, y los ovarios ya no son capaces de realizar su función, dejan de segregar hormonas y óvulos y la prueba más evidente de ello es el cese de las menstruaciones, pero paralelamente pueden presentarse una serie de síntomas, que son causados mayoritariamente por la ausencia de estrógenos, una de esas hormonas que hasta ese momento fabricaba el ovario. Estrictamente consideramos la edad de la menopausia la que tiene la mujer cuando hace ya un año que no tiene la regla. Toda mujer que alcance esta etapa de la vida la presentará a una u otra edad, dato que depende de múltiples factores ambientales y genéticos, y se considerará precoz si es antes de los 45 años.

Deporte

Isabel Gimenez Blasco

Isabel Gimenez

El prolapso uterino consiste en el descenso o desplazamiento de los órganos pélvicos
Leer más

¿Por qué se produce la menopausia?

La menopausia se produce porque los ovarios no son capaces de realizar la función de la ovulación (producir un óvulo cada mes) durante mucho tiempo. Cuando los ovarios de la mujer no son capaces de responder a las señales hormonales desde el cerebro, se para la producción de hormonas femeninas (estrógenos y progesterona). El causante de los síntomas de la menopausia es la bajada de los niveles de esas hormonas en el torrente circulatorio. Las investigaciones sobre la menopausia son recientes. Hace cien años cuando la esperanza de vida era más corta, muchas mujeres no vivían mucho tiempo en menopausia y se conocía muy poco sobre ella.

¿Cómo puedo saber si estoy menopáusica?

No es una pregunta banal. Si estamos en la edad adecuada la ausencia de reglas será la que nos haga sospechar, pero ¿y si la menopausia se presenta a una edad que no se la espera? ¿Y si cuando llegamos a esa edad ya no  teníamos la regla? Sí, puede hacerse esa pregunta una mujer a la que se le había extirpado el útero por algún motivo, y no tenía reglas, pero no estaba menopáusica porque sus ovarios seguían trabajando normalmente, o una mujer en tratamiento anticonceptivo con pastillas o un DIU hormonal de los que suprime las reglas… En estos casos el ginecólogo puede medir analíticamente los niveles de unas hormonas que confirmarán o no si estamos en la menopausia.

Cuando la mujer entra en la menopausia a menudo experimenta calores o sofocos. Puede sudar mucho y posteriormente pasar a un enrojecimiento facial. Los ataques pueden producirse en cualquier momento, y frecuentemente se presentan a menudo varios por hora al inicio de la menopausia. Cada ruboración calurosa dura entre 3-6 minutos. Algunas mujeres tienen dificultad para dormir.

A menudo se quedan dormidas, están inquietas y se despiertan por la noche bañadas en sudor. Algunas mujeres sudan tanto que tienen que cambiar las sábanas varias veces durante la noche. Algunas mujeres sufren depresión, cambios de humor, cansancio y dolores de cabeza. Otras tienen problemas para recordar las cosas. Algunas tienen un humor poco tolerante y se enfadan con facilidad. A menudo causan confusión en el resto de la familia. Los cambios psicológicos son sólo una parte. Pero existen otros cambios

  • Durante la menopausia la piel de la mujer se vuelve más fina.
  • La falta de estrógenos a menudo hace que las glándulas de la vagina no produzcan la secreción para la lubricación lo que causa dolor y escozor durante las relaciones. Algunas mujeres no sienten placer al tener relaciones mientras que otras encuentran que sus orgasmos son de menor intensidad.
  • La falta de estrógenos también afecta a la vejiga y las mujeres necesitan ir más veces al cuarto de baño.
  • Es objeto de especial atención el tema de la osteoporosis (adelgazamiento de los huesos) en relación con la menopausia. El descenso de estrógenos durante años hace que los huesos de las mujeres menopáusicas tengan mayor facilidad de colapso o fractura.
  • Hay una elevación gradual en el riesgo de enfermedades del corazón e infarto después de la menopausia. Además el descenso de estrógenos produce cambios desfavorables en el colesterol y los niveles de grasas en sangre, lo cual predispone a esas enfermedades.

En ocasiones, no presenta ninguna sintomatología acompañante, simplemente después de un periodo de irregularidades menstruales (o no) la regla deja de aparecer. Pero es bastante habitual que se presenten síntomas característicos como son los llamados “sofocos”. Se trata de un cuadro agudo de vasodilatación cutánea, rubor y sudoración en la parte superior del tronco y la cabeza, que se siente como una sensación de calor que proviene del interior del cuerpo y asciende desde al abdomen hasta la cara. Este síntoma puede aparecer incluso antes del cese de las reglas y permanecer durante un periodo variable, que mayoritariamente es de un año, pero que en algunos casos se prologa mucho más.

Otros síntomas comunes son los que afectan al estado de ánimo, como irritabilidad o tendencia a la ansiedad o depresión. Otras mujeres se quejan de insomnio o disminución de la libido. Y otros efectos de la falta de estrógenos son la sequedad de la piel y las mucosas, sobre todo vaginal, pérdida de las características del colágeno con lo que disminuye la elasticidad de los tejidos y la descalcificación de los huesos.

¡GUÍA GRATUITA!: ¿En qué consiste una revisión ginecológica?

    ¿Qué se puede hacer para solucionar los síntomas menopáusicos?

    Aunque la menopausia es un proceso fisiológico que no podemos evitar, sí que está en nuestra mano tomar medidas para que acusemos lo menos posible sus efectos, y ¿cuáles son?

    • Evitar el sobrepeso, pues en esta etapa es muy común aumentar de peso y que la grasa se acumule más en la cintura que en nalgas y muslos. Lo conseguiremos con una dieta adecuada y manteniendo una actividad física regular, que también será beneficiosa para nuestro sistema cardiovascular y la densidad de los huesos.
    • Moderada exposición solar y al exterior.
    • Una buena hidratación y aporte de nutrientes: calcio, presente en lácteos, cereales, frutos secos y semillas, ácidos grasos del pescado. Conviene disminuir el consumo de grasas animales y evitar el abuso de la sal y los dulces.
    • Cuidar también nuestro estado anímico, pues este nuevo estado hormonal no es infrecuente que se asocie a cambios del estado de ánimo, baja autoestima, depresión, y hay que combatirlo con una buena comunicación con los miembros de la familia, manteniendo la vida social, las actividades y las aficiones.

    ¿Cuándo hay que seguir un tratamiento?

    A pesar de que sigamos todas estas indicaciones puede haber casos en los que por la prematuridad o por la severidad de los síntomas puede ser necesario administrar algún tipo de tratamiento durante esta etapa, y para ello disponemos de una amplia gama de opciones de todos los tipos, desde suplementos fitoterápicos, que pueden aliviar los síntomas vasomotores, cremas vaginales o láser para combatir la atrofia y la sequedad, o tratamiento hormonal sustitutivo. De las ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos y de la idoneidad en cada caso en concreto el ginecólogo sabrá aconsejar la opción más adecuada.

    El tratamiento médico consiste en ajustar los niveles hormonales de la mujer que tiene problemas con los síntomas de la menopausia. Algunos tratamientos hormonales pueden hacer reaparecer las reglas, aunque también hay tipos de medicación libres de menstruaciones. Este tratamiento es el llamado terapia hormonal sustitutiva (THS) y consiste en que la mujer recibe una pequeña cantidad de estrógenos y progesterona diariamente. La THS es efectiva en la resolución de los sofocos y muchas mujeres manifiestan mejoría de su estado general. Sin embargo la THS no es mágica y si una mujer tiene alteraciones del humor o conducta debido a problemas en casa o en el trabajo la THS puede no ser la expectativa que solucione sus problemas.

    La THS a menudo se toma por un corto espacio de tiempo, de 6 meses a un año para solucionar los sofocos. Si una mujer la continúa tomando durante un periodo de dos años o más, aumenta la protección contra las enfermedades del corazón y las fracturas tardías de los huesos que ocurren en la década de los 60-70 años. Hay recientes estudios que muestran la evidencia de que el uso de THS disminuye el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer y el cáncer de intestino.

    ¿Cómo se toma la Terapia Hormonal Sustitutiva?

    Hay muchas maneras de tomar la THS. La más usual es la toma de una tableta diaria, pero las alternativas incluyen parches transdérmicos, un pequeño implante bajo la piel, o un gel aplicado diariamente sobre la piel.

    ¿Qué clase de efectos secundarios tiene la Terapia Hormonal Sustitutiva?

    La mayoría de las mujeres no presentan efectos secundarios, pero los más comunes son:

    • Náuseas
    • Dolores de mama
    • Ganancia de peso
    • Retención de líquidos

    La mayoría de estos síntomas desaparecen después de los primeros meses de tratamiento. Si no desapareciesen se debe consultar al ginecólogo para ajustar la medicación. En algunas ocasiones, la Terapia Hormonal Sustitutiva no puede utilizarse, bien porque esté contraindicada, bien porque no sea tolerada por la mujer. En estos casos contamos con otros tratamientos alternativos.

    ¿Es la Terapia Hormonal Sustitutiva segura?

    En balance las mujeres que toman THS viven más que las que no lo toman. Incluso los efectos secundarios mencionados son menores si se comparan con otros más serios que pueden aparecer sin THS. Las mujeres que toman THS durante 5 años o más parecen tener un aumento significativo del riesgo de cáncer de mama. Estos 5 años deben ser contados a partir de los 50 años o más, antes de los 50 no cuenta. Esto no significa que la mujer deba suspender la toma automáticamente después de los 5 años, sino que debe realizarse una vigilancia del cáncer de mama y realizar autoexploración mamaria para la detección de bultos.

    Hay también un aumento del riesgo de trombosis venosa (obstrucción en las venas de las piernas por coágulos) durante los primeros 6 meses del inicio de la THS. El riesgo es muy bajo pero las mujeres con un episodio previo de trombosis necesitan análisis de sangre especiales antes de iniciar el tratamiento. La decisión de recibir un tratamiento debe basarse en sopesar los beneficios contra los riesgos de recibirla. El tratamiento es bajo prescripción médica y es el médico el que debe advertir de estos riesgos antes de iniciar el tratamiento.

    ¿Qué se puede hacer para tener una menopausia más fácil?

    • Hacer ejercicio con regularidad como caminar durante 20-30 minutos tres o cuatro veces a la semana puede mejorar la salud y añadir años a su vida. El ejercicio fortalece los huesos, aumenta la calidad de vida y hace que se duerma mejor.
    • Comer lo adecuado es muy importante. Para unos huesos saludables, el cuerpo necesita unos 1.500 mg de calcio cada día que proceden de productos lácteos y queso.
    • Comer gran cantidad de fruta y verduras. Recientes estudios muestran que comer 5 piezas de fruta o verduras al día puede prevenir de estas enfermedades.
    • No fumar ya que no es bueno para la salud.
    • Tener una actitud positiva puede ayudar a que el cambio de vida sea menos traumático. La menopausia es el comienzo de una nueva etapa de la vida en la que se pueden realizar aún grandes proyectos.

    Alimentacion equilibrada