De las 6 semanas de embarazo a las 10

Durante este periodo, el cuerpo de la mujer sufre unos determinados cambios y observamos como el feto crece y gana peso.

Embarazo, semana 6 a la 10

Durante los próximos meses continuaremos explicando el embarazo semana a semana. En este contenido nos centramos desde las 6 semanas de embarazo hasta las 10 primeras.

En la semana 7

El embrión ya mide entre 4-5 mm y su corazón sigue sufriendo modificaciones, de manera que al final de esta semana el tamaño será mucho mayor, y ya tiene dos cámaras bien diferenciadas. Tanto los pulmones como el cerebro también continúan con el desarrollo y parte de los intestinos está creciendo y formándose dentro de la vesícula vitelina. El páncreas ya está fabricando insulina. La forma que adquiere el embrión en esta semana es algo curvada además de ser algo desproporcionado en cuanto a tamaño, ya que la cabeza es más grande en relación con el cuerpo. También se pueden empezar a apreciar los esbozos de las extremidades.

Los cambios en la madre permanecen constantes: las náuseas y los vómitos pueden aparecer si no lo han hecho hasta ahora o incluso puede que se hayan hecho más floridos. En esta semana el estreñimiento propio del embarazo puede empezar a aparecer. Para evitarlo o para intentar que sea más llevadero debes estar muy bien hidratada y beber mucha agua, intentar tomar alimentos con fibra, aunque sin pasarte porque te puede producir mucha hinchazón, y se pueden tomar incluso algunos preparados específicos para embarazadas si fuera necesario o incluso utilizar algún mini enema para aliviar.

Según el protocolo de seguimiento de embarazo de la comunidad autónoma es posible que en esta semana se tenga una consulta en obstetricia para empezar el control del embarazo. Por lo general, se abre una historia gestacional y se explican y dan las instrucciones para la analítica del primer trimestre que tendrá que hacerse en un par de semanas.

En la semana 8

El embrión en la semana 8 sigue creciendo rápidamente y ya alcanza 1,4-2 cm. En la cara ya se pueden apreciar diferentes estructuras y en los pulmones se desarrollan los bronquiolos. El corazón ya está más diferenciado y en las extremidades se ven los codos y tanto brazos como piernas son más largos.

La madre por lo general sigue con la misma sintomatología en mayor o menor grado: los ardores, las náuseas matutinas, los calambres musculares etc. Es probable que el cansancio sea más acusado.

En la semana 9

El embrión sigue manteniendo la desproporción entre el cuerpo y la cabeza a favor de ésta. En la cara se diferencian los párpados, los pabellones auriculares…. Las extremidades se van definiendo más y los pies y las manos se pueden empezar a distinguir. El resto de las estructuras sigue su evolución.

Ecográficamente el embrión se puede medir cada vez mejor y en este momento puede alcanzar los 3 cm. Aunque es muy pronto para determinar el sexo fetal, sí se puede intuir el tubérculo genital.

En estos momentos la futura mamá es normal que siga sintiéndose cansada e incluso que tenga alguna pequeña molestias abdominal o pélvica inespecífica.

Lo más importante en esta semana es hacerse la analítica de sangre del primer trimestre (cribado combinado) en la cual se analizarán una serie de hormonas y proteínas que, junto con la ecografía de la semana 12, informarán del riesgo de alteraciones cromosómicas en el embrión.

En la semana 10

En esta semana de embarazo el embrión alcanza los 5 gramos de peso. Ya va adquiriendo más forma humana y las diferentes partes del organismo son más fácilmente identificables. Las extremidades son más largas, se ve cómo se mueven ligeramente, incluso en la cara se puede diferenciar la boca y su movimiento. En estas semanas existe la posibilidad de realizar una prueba invasiva llamada biopsia corial que hace el estudio cromosómico para detectar posibles alteraciones genéticas como el síndrome de Down. La realización de esta técnica invasiva se realiza siempre y cuando exista una indicación clara de riesgo de alteraciones, bien porque en la ecografía se sospeche de alguna patología o bien también por la existencia de un antecedente similar en gestaciones anteriores.

 

Dra. Isabel Giménez Blasco – Especialista en Ginecología y Obstetricia – Médico colaborador de Advance Medical