Congelación de óvulos. ¿Tienes dudas?

En la actualidad la maternidad se ha ido retrasando con lo que la mujer en muchos casos opta por la congelación de óvulos para un posterior tratamiento. Si es tu caso y tienes dudas, continúa leyendo.

Miniatura

La vitrificación de óvulos es un método para preservar la fertilidad cuando aún no se desean tener hijos. Este método consiste en la estimulación de los ovarios mediante hormonas inyectables y la extracción de los ovocitos maduros a través de una punción folicular ecoguiada y bajo sedación. Una vez extraídos, se vitrifican con una técnica de congelación ultrarrápida con alto contenido en crioprotectores y sin que se formen cristales de hielo, por lo que el ovocito sufre menos.

  1. ¿Cuál es la mejor edad para hacerlo?
  2. ¿Cuánto dura el proceso, es traumático?
  3. ¿Cuántas veces se puede hacer?
  4. ¿Qué se hace después con esos ovocitos?
  5. Y si no tengo pareja, ¿puedo utilizarlos?
  6. Y si al final no quiero utilizar mis óvulos, ¿qué se haría con ellos?
  7. ¿Puede afectar la criopreservación a mi futuro bebé?
  8. ¿Cuál es la finalidad de este tratamiento?
  9. ¿Qué riesgos tiene la técnica?

¿Cuál es la mejor edad para hacerlo?

La verdad es que no hay una edad ideal para llevar a cabo este proceso, pero sí unas recomendaciones de hasta qué edad es aconsejable, efectiva o más exitosa, por así decirlo.

El tratamiento puede realizarlo cualquier mujer, siempre tras haber realizado un estudio básico de esterilidad y siempre que no haya contraindicaciones para dicho procedimiento.

Para ello hay que explicar el concepto de que la mujer "tiene fecha de caducidad". La mujer nace con una dotación de óvulos que se van consumiendo a lo largo de la vida, de forma que a partir de los años 35 años se produce un declive en la fertilidad femenina, dato que puede variar en función de la dotación folicular al nacimiento, factores genéticos, ambientales, tóxicos, etc. De esta forma se "aconseja" preservar la fertilidad hasta los 35-38 años. En casos de más edad es prudente explicar a la mujer las opciones reales que hay de reserva ovárica y de gestación para que conjuntamente con el ginecólogo se tomen las medidas más adecuadas.

¿Cuánto dura el proceso, es traumático?

El tratamiento dura aproximadamente 10 días. Empieza con la inyección de hormonas que producirán la estimulación de los ovarios los primeros días de la regla. La medicación se la administra cada paciente en el abdomen mediante unas agujas indoloras de pequeño calibre. Se realizan controles ecográficos durante este estímulo y, cuando los ovarios ya están preparados, se programa la extracción de los óvulos. Esto se hace a través de una ecografía vaginal en un quirófano y bajo sedación. Es una mínima intervención quirúrgica que dura unos 15 minutos y tras la cual la paciente es dada de alta con reposo domiciliario de 24 horas.

¿Cuántas veces se puede hacer?

No hay un número limitado de tratamientos. Lo ideal es que en uno solo se obtengan un número suficiente de ovocitos como para no tener que repetir. Si no es el caso, se pueden volver a estimular los ovarios al cabo de uno o dos meses y extraer los óvulos de nuevo. Un buen número de óvulos vitrificados está entre 12 y 15.

¿Qué se hace después con esos ovocitos?

Los ovocitos obtenidos se vitrifican. Es una técnica de congelación que se basa en evitar la formación de cristales de hielo en el interior de las células cuando se alcanzan temperaturas bajo 0, por lo tanto, las protege de su destrucción.

Una vez vitrificados estos gametos no se estropean ni pierden propiedades con el paso del tiempo, por lo que pueden permanecer congelados durante mucho tiempo. 

Y si no tengo pareja, ¿puedo utilizarlos?

El no tener pareja masculina no significa no poder utilizar los gametos. Simplemente, en el momento en que se plantee una gestación utilizando los óvulos guardados será necesario recurrir a un semen de banco para que se puedan fecundar.

Y si al final no quiero utilizar mis óvulos, ¿qué se haría con ellos?

Si finalmente no se desean utilizar los óvulos congelados, la mujer puede decidir el destino de estos gametos, que se pueden donar a otras parejas, a la ciencia o también desecharlos.

¿Puede afectar la criopreservación a mi futuro bebé?

Hasta la fecha no se ha demostrado que los niños nacidos tras fecundación in vitro con ovocitos vitrificados tengan patologías o diferencias con los niños nacidos de fecundación in vitro con óvulos no vitrificados.

¿Cuál es la finalidad de este tratamiento?

La finalidad de la preservación de la fertilidad es la de guardar los gametos con el objetivo de posponer el momento de la maternidad. Las causas por las que se está produciendo este retraso son tanto sociales como médicas y en los últimos tiempos estamos asistiendo a un incremento de este tipo de técnicas.

Es una forma de posponer la maternidad sin renunciar a ella y que se produzca mediante los propios óvulos. 

¿Qué riesgos tiene la técnica?

Tiene los riesgos propios de una estimulación ovárica, es decir, el síndrome de hiperestimulación que es muy infrecuente que se produzca puesto que la medicación ya evita el síndrome y además no hay transferencia de embriones. La infección también es poco frecuente porque se administra un antibiótico de forma profiláctica previa a la extracción de los óvulos y el sangrado, pero que también es poco frecuente porque la técnica es muy segura y los profesionales son extremadamente cuidadosos.

 


Árticulo de Dra. Isabel Giménez Blasco

Ginecóloga y obstetra

Médico especialista en Ginecología, Obstetricia y Reproducción Humana. Título de Magister en Reproducción, y Máster en Actualización Profesional para Ginecólogos. Actualmente, forma parte del equipo de la Unidad de Reproducción Asistida y de Obstetricia y Ginecología en la Unidad de Ginecología del Hospital Quironsalud de Zaragoza.

Más sobre Isabel >

 

Facebook Linkedin

Comentarios