Candidiasis

 

La vulvovaginitis candidiásica es una inflamación de la mucosa de la vagina y de la vulva producida por diferentes especies de hongos, fundamentalmente Cándida spp, que generalmente aparecen cuando las condiciones fisiológicas de la vagina se ven alteradas por una disminución de la inmunidad.

Alrededor del 25% de las infecciones de la vagina son producidas por cándidas, y de ellas el 90% corresponden a la Cándida Albicans. En torno al 20% de las mujeres en edad fértil tienen cándida en la microbiología de la vagina

 

Incidencia y causas

Se estima que el 75% de las mujeres padecerá al menos un episodio en el transcurso de su vida. Existen factores desencadenantes como diabetes mellitus mal controlada, por lo que a estas pacientes es necesario estudiarles el metabolismo de los azúcares. El uso de antibióticos constituye otro desencadenante de estas infecciones ya que supone un trastorno de la flora normal de la vagina. Hay enfermedades que provocan una disminución en la inmunidad como son VIH, lupus sistémico y otras que hacen que también desparezca la flora normal de la mucosa vaginal favoreciendo la colonización por otros microorganismos, como la cándida.

Síntomas

 

Los síntomas más característicos de este tipo de infección son:

  • Aumento de la secrecioìn vaginal: blanquecina en grumos (aspecto de yogur).
  • Prurito, disuria, dispareunia, sensacioìn de escozor en genitales externos.
  • Lesiones cutaìneas en vulva y perineì.
  • Mucosa vaginal eritematosa con secrecioìn blanca faìcil de desprender.

Diagnóstico y tratamiento

 

El diagnóstico de esta patología se basa en una buena anamnesis, preguntarle a la paciente por la toma de antibióticos, diabetes... y también en la exploración. Como prueba complementaria se puede realizar un cultivo vaginal, pero con los datos que proporciona la mujer y la exploración se puede pautar un tratamiento.

El tratamiento de la candidiasis vaginal se realiza mediante óvulos o cremas intravaginales antimicóticas, que hacen desaparecer el hongo. Si los síntomas también aparecen por los genitales externos también se puede aplicar el mismo antimicótico en forma de pomada en esas zonas. Cuando las infecciones son recurrentes es aconsejable añadir algún tipo de probiótico para restaurar la flora habitual de la vagina.

 

Dra. Isabel Giménez Blasco - Especialista en Ginecología y Obstetricia - Medico colaborador de Advance Medical