Bebés prematuros

El parto prematuro es la causa principal de problemas en los recién nacidos. Los factores que influirán en el resultado son: las semanas de gestación y el peso que presente el bebé al nacer.

Miniatura

Se denomina niño prematuro cuando el bebé nace antes de haberse completado 37 semanas de gestación. Cada año nacen unos 15 millones de niños prematuros alrededor del mundo, la relación es de más de 1 de cada 10. Los bebés prematuros representan un pequeño porcentaje de los niños que nacen en el mundo. A pesar de todo, debemos estar informados sobre lo que es un niño prematuro y las posibles alteraciones que pueden tener los bebés prematuros.

  1. ¿Se puede predecir el parto prematuro?
  2. ¿Qué alteraciones pueden desarrollar los niños prematuros?

¿Se puede predecir el parto prematuro?

No existe ninguna prueba que permita predecir la posibilidad de parto prematuro, si bien existen varios factores que pueden determinar un mayor riesgo: embarazos múltiples, hipertensión, la diabetes o infecciones. Además, las mujeres que durante el embarazo fuman, beben alcohol y consumen otras drogas o medicamentos corren un mayor riesgo. El estrés durante el embarazo también puede incrementar el riesgo. Así mismo, que una mujer se quede embarazada teniendo más edad puede derivar en tener un bebé prematuro.

¿Qué alteraciones pueden desarrollar los niños prematuros?

Las principales complicaciones asociadas a la prematuridad son: el síndrome de dificultad respiratoria (SDR), la hemorragia intraventricular (HIV), la enterocolitis necrotizante, la displasia broncopulmonar, la persistencia del conducto arterioso, la retinopatía y la sepsis. Todas ellas vienen determinadas por el estado de inmadurez de los sistemas fetales al nacer y la hipoxia (falta de oxígeno).

Dado que su organismo todavía no está completamente desarrollado, pueden tener problemas respiratorios y sufrir infecciones.

La función pulmonar del prematuro esta comprometida por la inmadurez del sistema nervioso central y la debilidad muscular respiratoria, junto con pulmones con escaso desarrollo alveolar.

La hemorragia intraventricular es una complicación relativamente frecuente, que aparece en el 10-50% de los prematuros por debajo de 1500 gramos y que conlleva un alto riesgo de secuelas como parálisis cerebral, convulsiones, hemorragia periventricular, hidrocefalia...

Los niños prematuros también pueden sufrir daño oftalmológico, como la retinopatía del prematuro (detención de la vascularizacion de la retina), por lo que deben ser revisados periódicamente.

Otras alteraciones pueden ser la hipotensión arterial precoz, frecuente cuanto menor es el peso fetal. También pueden aparecer problemas de tipo digestivo como trastornos de deglución y succión, problemas de tolerancia, de reflujo gastroesofágico, presencia de enterocolitis necrotizante En general, todos los sistemas se ven afectados por la inmadurez. Por ello, son muy importantes las revisiones ginecológicas durante el embarazo.

Por todos estos problemas derivados del bajo peso al nacer, de la inmadurez de los sistemas y de la posible hipoxia es necesario hacer un buen diagnostico precoz, establecer las medidas necesarias en casos de amenaza de parto prematuro para cuando llegue el parto. Sobre todo hay que intentar que el recién nacido sea atendido en un centro con una Unidad Neonatal que disponga de los medios necesarios para que la morbimortalidad de estos niños sea la menor posible. En este sentido vale la pena apuntar que la administración intramuscular a la madre de corticoides previos al parto ha demostrado una disminución del riesgo de complicaciones neonatales.

Dra. Isabel Giménez - Especialista en Ginecología y Obstetricia - Médico colaborador de Advance Medical