Gracias a las terapias de estimulación cognitiva, las personas mayores pueden disfrutar de un mejor bienestar cognitivo que les permitirá tener una mejor vejez, siendo conscientes, dentro de las posibilidades de cada uno, de todo lo que les rodea.

El declive de la memoria forma parte del paso del tiempo, es por eso que se recomienda la práctica de ejercicios de memoria para intentar mejorar el funcionamiento de esta capacidad cognitiva

Envejecer tiene su parte buena y su parte mala, la devaluación de la memoria forma parte de ello y ante una situación que no podemos evitar porque depende del paso del tiempo, nos queda hacer todo lo posible para retrasar estos efectos y mejorar nuestra capacidad cognitiva.

Si bien es cierto que lo que no se usa se pierde, con la memoria pasa igual, cuanto menos la utilicemos más fácilmente puede empezar a fallar, por eso es tan importante ejercitarla.

Deporte

Maldita.es

Maldita

La inmensa mayoría de las roturas de cadera se producen por caídas. ¿por qué son más propensas las personas mayores
Leer más

¿Qué son las terapias de estimulación cognitiva?

A modo de definición, la estimulación cognitiva se trata de un grupo de intervenciones terapéuticas con el objetivo de mantener las capacidades mentales y ralentizar el deterioro cognitivo de las personas mayores, provocado por anomalías como el Alzheimer, el Parkinson o la demencia vascular, entre otras.

Se trata de una práctica especializada, por lo que se cuenta siempre con un profesional especializado en el ámbito de la neuropsicología que supervisa la terapia. Además, como se trata de un tratamiento individualizado, las terapias son personalizadas para cada persona, teniendo en cuenta sus capacidades y qué tipo de tareas y/o actividades se adaptan mejor a su personalidad y sus preferencias.

Durante este tipo de terapias lo esencial es ayudar a las personas mayores a conservar, dentro de lo posible, competencias como la memoria, el lenguaje y la percepción de las cosas, así como prevenir algunas demencias.

Eso ayuda a mejorar el día a día de las personas de tercera edad y que se sientan en un estado de bienestar en cuanto a las relaciones sociales, familiares y la autoestima.

Ejercicios para cuidar la capacidad cognitiva

Algunos ejercicios y hábitos del día a día que pueden ayudarnos a cuidar la capacidad cognitiva de la memoria son:

  • Establecerte un calendario de día, mes y año actual. Es un tipo de ejercicio que sirve para procesar la información temporal y ser conscientes del tiempo y aquello que debemos recordar.
  • Ejercicios mentales como crucigramas, sudokus, puzles… Actividades que requieran un esfuerzo para nuestro cerebro.
  • La memoria visual también se puede ejercitar, ¿cómo? Mirando fotografías, revistas, catálogos…, y haciendo memoria de lo que hemos visto, fijándonos en qué recordamos.
  • Ejercicios en vida social como actividades en grupo, juegos en grupo, incluso talleres relacionados con algo que te guste y que te motive. Tener una vida social activa fomenta las relaciones con los demás, estimula el cerebro y activa los procesos neuronales, cosa que también beneficia a la memoria.
  • Para mejorar las habilidades mano-ojo son buenos los ejercicios de psicomotricidad fina, como por ejemplo dibujar, pintar, tejer…

Ejercicio para mayores

Sea lo que sea es importante establecer una rutina cuanto más mayor te haces y según qué tipo de deterioro te notes, pero es esencial realizar este tipo de ejercicios para poder retrasar las pérdidas de memoria, que, como comentábamos, son propias del paso del tiempo.

¿Cuáles son las capacidades cognitivas que se pueden entrenar?

Detallamos algunas de las habilidades cognitivas que con este tipo de terapias pueden mejorar:

  • La atención, es decir, la capacidad de procesar la información relevante durante una conversación, una lectura o escuchando la radio, por ejemplo.
  • La comprensión y capacidad de entender y analizar la información que se recibe.
  • La orientación: ser consciente de uno mismo y del contexto en el que se encuentra, es decir, ser consciente a nivel personal, del tiempo en el que se está y el lugar.
  • Capacidad de aprendizaje y de adquirir nuevos conocimientos y habilidades.
  • La capacidad de razonar, resolver problemas y saber extraer una conclusión lógica para encontrar una solución si la situación lo requiere.
  • La memoria: la capacidad de registro, almacenaje y retención de ideas, imágenes o cualquier información relevante.
  • El lenguaje, es decir los signos lingüísticos que permiten la comunicación, ya sea de forma oral o escrita.

Desde el DKV Club Salud y Bienestar nos gusta cuidar de los mayores de la familia, y por eso ponemos a disposición de nuestros clientes una serie de ofertas en servicios relacionados con ejercicios para la capacidad cognitiva, como la rehabilitación cognitiva, terapias ocupacionales y otros que ayudan a mantener el bienestar de los abuelos y abuelas de la familia. Consulta este link si quieres más información sobre las terapias de estimulación cognitiva que disponemos en el Club.

Hay casos en los que esta capacidad cognitiva se ve tan afectada que algunas personas mayores se vuelven dependientes. Para estos casos en DKV Club Salud y Bienestar colaboramos con empresas como Cuideo, que son líderes y pioneros en el sector de cuidados a mayores gracias a su gran plataforma de cuidadores profesionales a domicilio.

Puedes tener cuidadores por horas, durante 24 horas y además si ya cuentas con un cuidador/a, ellos te ayudan en las gestiones laborales y demás.

Con Cuideo puedes tomarte un respiro y estar tranquilo/a, tus familiares mayores estarán en manos de los mejores profesionales siempre que lo necesites.