Escucha la vida con más claridad gracias a los audífonos

Los audífonos de hoy en día son muy discretos y permiten tener una escucha de una forma natural mejorando la reproducción del sonido.

Miniatura

A cierta edad todo cuesta un poco más, y lo mismo pasa con el sentido de la audición. A medida que nos vamos haciendo mayores puede que lo vayamos perdiendo poco a poco, pero siempre hay una solución para todo, y este caso no puede ser menos. Existen diferentes tipos de audífonos que nos permiten recuperar la escucha de una manera casi completa. Cada persona puede que tenga una necesidad diferente y por eso también hay diferentes dispositivos que cubren esa falta.

La mayoría ofrecen una buena calidad de sonido, con un fuerte confort en la escucha e inteligibilidad del habla para que se pueda disfrutar del día a día con total normalidad. Además los más novedosos tienen la estética que deseas porque son cómodos y adaptables, y con un diseño discreto. Los audífonos más avanzados con capaces de identificar la posición y la dirección de donde procede el sonido, incluso en los entornos más dinámicos y ruidosos para que puedas escuchar con total nitidez.

¿Qué ventajas tienen los audífonos?

La primera de todas las ventajas es que, obviamente, se escuchar muchísimo mejor recuperando la pérdida auditiva que pudieras tener, de esta forma, puedes entender, sin hacer tanto esfuerzo como antes, lo que los demás dicen. Pero eso no es todo, aunque sí lo principal, podrás volver a captar sonidos que pasaban desapercibidos como los pájaros, el agua, el timbre de la puerta o el sonido del viento. Además con los audífonos más avanzados puedes percibir de dónde viene la voz y los sonidos en cada situación, tener un equilibro en el sonido que se percibe, y escuchar desde una distancia más grande distinguiendo los sonidos con más facilidad. 

Pero no todo son ventajas auditivas, hay muchos usuarios que aseguran que mejoran en calidad de vida y bienestar social y psicológico, ya que se sienten mejor consigo mismo, mejoran la relaciones familiares y su salud mental, pueden concentrarse mejor y se vuelven más independientes al poder escuchar todo mucho mejor. Al no tener que hacer tanto esfuerzo para poder oír no se cansan tanto como antes, e incluso algunos aseguran que aumentan su vida social.

¿Cómo funcionan los audífonos?

Son dispositivos electrónicos que unos se colocan detrás del oído y otros dentro del conducto auditivo y que mediante vibraciones amplían el sonido para que se pueda escuchar a pesar de la pérdida de audición.

Todos los audífonos tienen un micrófono que capta los sonidos y los convierte en señales eléctricas que pasan por un amplificador y abana llegando a un receptor que las convierte en ondas de sonido y, finalmente, las envía al oído.