Lo nuevo en implante capilar

La perdida de cabello afecta a uno de cada dos hombres a partir de los 50 años. Si ese es tu caso, en este post encontrarás los últimos avances en las técnicas del implante capilar.

Miniatura

El implante capilar, o microinjerto capilar/folicular, consiste en el transplante de folículos pilosos de cabello de zonas con normal crecimiento, a zonas con escasez, o falta de pelo.

¿En qué consiste el transplante capilar?

Es un proceso que debe ser realizado por un especialista en un centro estético idóneo para su llevada a cabo, ya que consiste en una microcirugía, en la cual, se realiza una mínima incisión en el cuero cabelludo, y se extrae una porción del mismo. Se realizan pequeñas secciones en él, y se secciona en unidades de tres cabellos. Cada cabello está constituido por una papila dérmica, un folículo, glándula y grasa subcutánea.

A continuación, se anestesia la zona a tratar, y se inserta cada cabello extraído por microcirugía, de acuerdo a un patrón de distribución estético, para lograr un resultado óptimo. De inicio, se colocan injertos de dos cabellos por fila, para luego ir colocando más injertos de mayor densidad, y así asegurar un crecimiento capilar acertado a futuro.

¿Cuáles son las técnicas de transplante capilar?

Existen tres técnicas utilizadas para llevar a cabo este proceso: TECNICA FUSS (consiste en el injerto microquirúrgico de unidades foliculares de 4 cabellos, extraídos de un injerto de cuero cabelludo); TECNICA FUE (consiste en la extracción de unidades foliculares de una en una); y la TECNICA DE LA TIRA (se extrae un injerto de piel con cabellos, y se insertan los folículos en la zona con alopecia).

La utilización de cada técnica depende de la preferencia del especialista calificado. 

¿En quiénes se puede realizar?

Es un procedimiento destinado a mujeres y hombres con alopecia androgénica, o que quieran reforzar la primera línea de cabello, que estéticamente puede resultar incómodo y antiestético a quien lo sufre. También se puede realizar en alopecias cicatrizales, o posteriores a intervenciones quirúrgicas, entre otros usos.

¿Cuáles son las ventajas de este procedimiento?

Al ser el paciente su propio donante, no existe posibilidad de rechazo, ni de tratamientos posteriores. Se puede realizar bajo anestesia local, no requiere de internación, y el pelo implantado sirve de por vida.

Ya que las cicatrices son mínimas, y las incisiones son pequeñas, las heridas curan rápidamente. El reconocimiento corporal es inmediato, por lo cual, el injerto es automáticamente revascularizado, y este aporte sanguíneo ayuda a que el mismo sobreviva.

Los puntos se retiran a la semana, y durante esa semana se debe evitar la actividad física.

La cabellera nueva es permanente, y el cabello nuevo inicia su crecimiento entre los tres y cinco meses posteriores al procedimiento. Al cabo de 12 meses, el resultado es un cabello sano y fuerte, con crecimiento continuo.

¿Cuáles son las complicaciones que se pueden presentar durante el proceso?

Aunque es un procedimiento realizado bajo anestesia local y no requiere internación, puede presentar complicaciones generales como infección, sangrados, morados, hinchazón, o específicos, por ejemplo, deformación de cicatrices con la TECNICA DE LA TIRA; alteraciones de la sensibilidad; asimetría; dolor crónico; foliculitis.

Puede producirse una pérdida temporal del cabello alrededor de la zona donante o receptora; lo cual a los tres meses se recupera. Estas complicaciones deben tenerse en cuenta siempre, tanto por el cirujano, como por el paciente, antes de elegir la técnica más efectiva para el mismo.

¿En quiénes funciona mejor?

La mayoría de los hombres son buenos candidatos, ya que la pérdida de cabello es localizada; no así en las mujeres, que presentan una distribución más difusa; excepto en áreas de pérdida localizada.

Siempre se debe considerar que el pelo grueso y con mayor melanina, así como el rizado, dan mayor densidad y un crecimiento más efectivo.

Siempre deben determinarse las expectativas del paciente con la realidad del efecto del transplante, lo que debe definirse en la visita prequirúrgica con el cirujano, analizando cada caso individualmente. El proceso en sí durara de cuatro a ocho horas, y debe realizarse un cuidado postoperatorio correcto para mantener el buen cuidado del cabello.

 

Dra. Leticia Maria Fasano – Especialista en Cirugía General y Estética - Médico colaborador de Advance Medical