Impotencia (disfunción eréctil)

Una erección es el resultado de la interacción entre el sistema nervioso, el sistema circulatorio sanguíneo, el equilibrio hormonal y factores psicológicos

Miniatura
  1. ¿Qué es la disfunción eréctil o impotencia?
  2. Causas
  3. Síntomas
  4. ¿Cómo se diagnostica la impotencia?
  5. Tratamiento de la impotencia

¿Qué es la disfunción eréctil o impotencia?

Se considera que un hombre tiene disfunción eréctil si de forma regular encuentra dificultad en lograr o mantener una erección suficientemente firme para ser capaz de tener sexo, o si  esto interfiere en otra actividad sexual.

La mayoría de hombres experimentan ocasionalmente alguna dificultad con su pene para mantenerlo erecto o firme. Sin embargo, la disfunción eréctil sólo se considera un problema si el rendimiento sexual satisfactorio ha sido imposible un número de ocasiones durante algún tiempo.

Desde el descubrimiento de que la droga sildenafil, o Viagra, afectaba a la erección del pene, las mayoría de hombres se han hecho conscientes de que la disfunción eréctil (DE) es una enfermedad tratable medicamente.

Los hombres que tienen problemas con su funcionamiento sexual pueden ser reacios a hablar con el médico, pensando que puede ser un problema embarazoso. Sin embargo, es más común de lo que se piensa y hay varios tratamientos disponibles para tratarla.

De modo resumido, podemos decir que la disfunción eréctil se define como una persistente dificultad para conseguir y mantener una erección apta para tener sexo.

Las causas son normalmente médicas pero pueden también ser psicológicas. Las causas orgánicas son generalmente el resultado de una enfermedad subyacente que afecta a los vasos sanguíneos o los nervios que irrigan el pene. Numerosas medicaciones, drogas, alcohol y tabaco son todas ellas causa de la disfunción eréctil. 

Causas

La función eréctil normal puede verse afectada por problemas con alguno de los siguientes sistemas:

  • Flujo de sangre
  • Suministro nervioso o inervación
  • Hormonas

Causas físicas

La siguiente lista resume muchas de las causas físicas u orgánicas más comunes de la disfunción eréctil:

  • enfermedad cardíaca y estrechamiento de los vasos sanguíneos
  • diabetes
  • alta presion sanguinea
  • colesterol alto
  • obesidad y síndrome metabólico
  • enfermedad de Parkinson
  • esclerosis múltiple
  • trastornos hormonales que incluyen enfermedad de tiroides y deficiencia de testosterona
  • trastorno estructural o anatómico del pene, como la enfermedad de Peyronie
  • fumar, alcoholismo y abuso de sustancias, incluido el consumo de cocaína
  • tratamientos para la enfermedad de la próstata
  • complicaciones quirúrgicas
  • lesiones en el área pélvica o la médula espinal
  • radioterapia en la región pélvica

Disfunción sexual por enfermedades médicas

La aterosclerosis es una causa común de problemas de flujo de sangre. La aterosclerosis causa un estrechamiento u obstrucción de las arterias en el pene, lo que impide el flujo de sangre necesario al pene para producir una erección.

Hay medicaciones numerosas que pueden causar disfunción eréctil:

  • Medicaciones para el control de alta presión sanguínea
  • Medicaciones para el corazón, como digoxin
  • Algunos diuréticos
  • Medicamentos que actúan en el sistema nervioso central, lo que incluye pastillas para dormir y anfetaminas
  • Tratamientos para la ansiedad
  • Antidepresivos, incluidos los inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO), los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y los antidepresivos tricíclicos
  • Analgésicos opiáceos
  • Algunos medicamentos para el cáncer, incluidos los agentes quimioterapéuticos
  • medicamentos para el tratamiento de próstata
  • Anticolinérgicos
  • Drogas hormonales
  • La medicación úlcera péptica cimetidina

Las causas físicas representan el 90 por ciento de los casos de DE, con causas psicológicas mucho menos comunes

Causas psicológicas

En casos raros, un hombre puede haber tenido siempre DE y no haber alcanzado nunca una erección. Esto se llama disfunción eréctil primaria, y la causa es casi siempre psicológica si no hay una obvia deformidad anatómica o problema fisiológico. Los factores psicológicos pueden incluir:

  • Culpa
  • Miedo a las relaciones íntimas
  • Depresión
  • Ansiedad severa

La mayoría de casos de DE son secundarios. Esto significa que la función eréctil ha sido normal, pero se vuelve problemática. Las causas de un problema nuevo y persistente son normalmente físicas.

Menos habitualmente, los factores psicológicos causan o contribuyen a DE, con factores que van desde enfermedades mentales tratables a estados emocionales que las personas experimentan alguna vez.

Es importante notar que puede haber una superposición entre causas médicas y psicosociales.  Por ejemplo, si un hombre es obeso, el cambio de flujo de sangre puede afectar a su capacidad para mantener una erección, lo cual es una causa física. Sin embargo, puede también tener una baja auto-estima, que puede impactar en la función eréctil y es una causa psicosocial.

Síntomas

Los hombres no pueden siempre conseguir satisfactoriamente una erección, y si esto sucede rara vez, no es considerado un problema médico.

Sin embargo, la DE no sólo se refiere a una completa incapacidad para lograr la erección. Los síntomas también pueden incluir dificultades para mantener una erección durante el tiempo suficiente para completar el coito o la incapacidad de eyacular.

Hay también a menudo síntomas emocionales, como la ansiedad, la vergüenza y un interés reducido en las relaciones sexuales.

Se considera que un hombre tiene disfunción eréctil cuando estos síntomas ocurren regularmente.

¿Cómo se diagnostica la impotencia?

Cuando visitamos al médico o al especialista, el urólogo, éste nos hará preguntas sobre nuestra vida sexual y sobre nuestra salud en general. Puede que el médico valore que esté presente la pareja en la cita inicial, lo cual puede darnos apoyo moral e información valiosa.

El diagnóstico puede basarse en lo siguiente:

  • Reconocimiento: el médico puede tomarnos la presión sanguínea, comprobar nuestro sistema circulatorio y los genitales, o hacer un análisis de sangre u orina para la detección de diabetes
  • Análisis de sangre hormonales si se sospecha que la impotencia está producida por este origen
  • Prueba de tumescencia nocturna: Consiste en colocar en el pene unas anillas durante el sueño o unos electrodos en la base y punta del pene, durante 2 o 3 noches. Esta prueba es muy válida cuando hay causas psicológicas de la disfunción eréctil.
  • Inyección en el pene para producir su erección: Esta prueba es invasiva y tiene ciertos riesgos (dolor); se puede acompañar de un doppler o exploración con ecografía.
  • Hay urólogos que indican una cavernosometría, prueba que infunde líquido en el cuerpo cavernoso para comprobar la dinámica del mismo.

Tratamiento de la impotencia

Si hay una causa psicológica, hay que remitir al paciente a la consulta de un psicoterapeuta sexual.

La mayoría de hombres impotentes son tratados con éxito con medicación, concretamente, con viagra, cialis y levitra.

Viagra

Es un fármaco por vía oral eficaz en un 70 a 80 por ciento de los pacientes que se debe tomar una hora antes del acto sexual. Requiere que el hombre sea estimulado sexualmente, y también una vigilancia por el médico, ya que es un medicamento potente, con efectos secundarios, como dolor de cabeza, ardores en el estómago, sofoco o percepción visual de un tinte azulado, de corta duración.

Cialis y levitra

En España se comercializan dos nuevos fármacos cuyo mecanismo de acción es similar al de Viagra. El primero es Cialis, cuyo principio activo es tadalafilo y se encuentra en dosis de 10 y 20 mg. Su principal beneficio es que tiene más período de duración de la acción, 12 horas o más. El segundo es Levitra, con un perfil similar al de viagra. Los efectos secundarios y el precio de estos dos medicamentos son similares a Viagra.

Uprima (clorhidrato de apomorfina)

Este fármaco tiene un mecanismo de acción a nivel del cerebro (en concreto en una región que se llama hipotálamo), y amplifica los estímulos proeréctiles a ese nivel y ampliando las señales neurológicas de tipo “central” responsables de la erección del pene.
La vía de administración es sublingual, y el efecto se puede percibir en torno a 20 minutos. Se dispensa en dosis de 2 ó 3 mg, si bien se recomienda esta última.

Otros tratamientos disponibles para la DE son:

Terapia de inyección: Se enseña al paciente a inyectarse una sustancia en el pene que le produce la erección. Se pone 10 minutos antes del coito  y se intenta que la erección dure una hora. El más temido efecto secundario son las erecciones prolongadas que son raras pero requieren de un tratamiento hospitalario urgente

Terapia transuretral: En España no se ha comercializado. Supone insertar en la uretra un fármaco similar al utilizado para la terapia de inyección. Puede ser un tratamiento incómodo causando quemazón y dolor en la punta del pene

Hormonas: Pocas veces les falta a los hombres testosterona, pero si esto se produce, se aplican parches de testosterona. Pueden dar lugar a irritaciones en la piel en el área de colocación del parche.

Anillo púbico. Un anillo de goma se coloca en la base del pene. Es eficaz en hombres que tienen un defecto leve-moderado en el mecanismo de cierre venoso.

Bomba de vacío: Consta de un cilindro, en el que se ha creado baja presión, que se coloca sobre el pene. Cuando se logra la erección, se pone un anillo púbico (véase párrafo anterior) alrededor del pene para mantener la erección. Este método ha sido popular en EE.UU, pero en España se ha implantado escasamente.

Tratamiento quirúrgico: Puede darse mediante implantes o prótesis para causar erección mecánica. La prótesis solo se utilizará cuando hayan fallado otros métodos, puesto que tras un implante ya no se puede recurrir a otro método de tratamiento

Finalmente, podríamos nombrar la corrección quirúrgica de una fuga venosa, pero no siempre resulta efectiva.

Sea cual sea el tratamiento, si la pareja recibe instrucción en un curso de terapia, las posibilidades de tratar con éxito la DE son mayores.