{

Salud emocional del autónomo

La salud emocional del autónomo es un punto importante dado que es un colectivo que se siente desprotegido, con un ritmo de vida acelerado, con síntomas de estrés y ansiedad, insomnio y problemas para desconectar y conciliar su vida personal-familiar.

Salud emocional del autónomo

¿Sabías que la salud emocional del autónomo se puede ver más afectada que la de un asalariado? La falta de horarios, la sobrecarga de trabajo, las obligaciones con la administración, la búsqueda de clientes, la morosidad, el pago de nóminas cada mes, etc., son muchos los aspectos que provocan en la salud emocional del autónomo la sensación de vivir contantemente en vilo. Y aunque obviamente estamos poniéndonos en un extremo de la cuerda, y no todos los autónomos sufren estas veleidades del trabajo inestable, lo cierto es que, cuando algo no va bien, los autónomos están más desprotegidos.

Trabajar desde casa tiene muchas ventajas, pero debemos ser conscientes de controlar las tentaciones para evitar convertir el consumo de algunas sustancias en adicciones.

Saber más >

Ser autónomo puede perjudicar seriamente la salud mental

Autónomos, freelance, emprendedores… son muchas las palabras que se utilizan para nombrar a aquellos valientes que intentan ganarse la vida por cuenta propia. Pero, ¿qué implica ser autónomo?. En ocasiones, el ritmo de trabajo por cuenta propia es tan rápido que el trabajador no toma consciencia de su situación. El autónomo, sobre todo cuando inicia su actividad, deja de prestar atención a su entorno y a sí mismo: no se toma días de descanso, no desconecta de sus responsabilidades, “no se pone malo” e invierte todo su tiempo en cuestiones de desarrollo laboral y crecimiento empresarial. Sin embargo, la mayoría de bajas laborales, que son menos, pero más largas que las de los asalariados, tienen su origen en un desequilibrio mental fruto de una mala gestión del tiempo y falta de inteligencia emocional. Nadie les enseña a organizar su tiempo y no saben cómo enfrentar situaciones de estrés.

Además, en nuestra cultura no está permitido el fracaso, y las propias expectativas, las del resto y el ego, generan presión en el autónomo ya desde el inicio. De hecho, la mayoría de sus problemas de salud emocional están basados en el miedo: miedo al fracaso, miedo a defraudar, a perder clientes… y todo esto genera graves cuadros de estrés, ansiedad e incluso depresión.

Principales problemas de salud emocional del autónomo

El cuerpo es el primer lugar donde se manifiestan los problemas de salud mental, y en este sentido, el autónomo debe de estar atento a una serie de señales que pueden indicar el inicio de un trastorno mental.

  • Estrés, ansiedad o depresión.
  • Temblores y sudoración excesiva.
  • Problemas dermatológicos: sequedad, hinchazón o sarpullido en la piel.
  • Dolores de cabeza recurrentes.
  • Cambios repentinos del estado anímico
  • Problemas gástricos: ardor, dolor frecuente o colon irritable.
  • Insomnio, dificultad de descanso por las noches o falta de concentración.
  • Taquicardias y pensamientos negativos.

Aprende a cuidarte, desconectar y evitar estrés siendo autónomo [DESCARGA  GRATUITA]

Consejos para cuidar la salud emocional del autónomo

Sufrir alguno de estos síntomas de forma recurrente puede ser la antesala de un episodio de estrés, ansiedad o depresión.

Pero, si quieres aprovechar la libertad que ofrece el hecho de ser autónomo, y no quieres sufrir los aspectos negativos asociados a la actividad por cuenta propia, te ofrecemos algunos consejos:

  1. Sal del modo “dios”: omnipotente, omnipresente y que no sabe, o no quiere delegar. El autónomo no tiene por qué ser un hombre orquesta y tocar todos los instrumentos. Querer llevar uno mismo la contabilidad, los impuestos, el diseño de la web, etc., por ahorrar tiempo y dinero, es una fantasía que tarda poco en desmontarse. El desgaste que conlleva quererlo asumir todo te hace menos eficiente y perder dinero, por no invertir el tiempo en tareas realmente exclusivas del emprendedor.
  2. ¡Hazlo hoy!: uno de los grandes problemas que sufren los autónomos de hoy en día es la procrastinación: redes sociales, charlas, juegos, televisión…, muchas son las distracciones que pueden hacer que el autónomo pase el día trabajando, pero que su rendimiento sea muy bajo. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.
  3. Financiación inteligente: los autónomos invierten en recursos o clientes, pero pocas veces lo hacen en sí mismos. Para prevenir que un deterioro de la salud mental influya en el buen funcionamiento de la actividad, es necesario que inviertas en tiempo, salud, organización y gestión del trabajo.
  4. Utiliza una agenda: establecer un cuadrante y unos horarios para tu actividad y respetarlos puede prevenir sobrecargas de trabajo y estrés.
  5. Desconecta: es complicado que tengas momentos álgidos de lucidez para resolver problemas complejos si estás constantemente pensando en temas del trabajo. El desgaste comporta un funcionamiento más lento, por lo que para estar “perspicaz”, es importante focalizar la mente, por momentos, en cuestiones ajenas al mundo laboral.
  6. Hay un mundo ahí fuera: así pues, sal, vístete, ve al gimnasio, socializa, charla con otra gente… No permitas que tu realidad sean cuatro paredes.
  7. Escucha las señales que manda tu cuerpo: síntomas que señalan que podrías estar sumido en una situación de estrés, ansiedad o depresión.
  8. Gestiona tus emociones: si estás estresado, tómate un respiro, unos pocos días de descanso, que te permitan retomar la actividad desde otra perspectiva. Los ejercicios de respiración, las actividades como el yoga o el deporte pueden ayudar a desconectar.

Teletrabajo saludable

Comentarios


También te puede gustar...

Melatonina
El papel de la melatonina
flato
Qué es el flato y cómo evitarlo
medicamentos caducados
Medicamentos caducados