Fatiga mental, ¿cómo evitarla?

Con el ritmo de vida actual no es extraño que suframos episodios de fatiga mental en los que el estrés nos supera y nos deja fuera de juego.

La fatiga mental muchas veces la confundimos con episodios de fatiga física aunque no son exactamente lo mismo. Los episodios prolongados de ansiedad, depresión la carga excesiva de trabajo o la falta de recursos nos originan síntomas como la pérdida de energía, la somnolencia, la desmotivación o la apatía.

Algunas mujeres sienten culpa por tener que volver al trabajo después de la baja por maternidad, y otras, sin embargo, asumen la vuelta con ganas e ilusión.

Saber más >

Síntomas de la fatiga mental

El cansancio mental va ligado en la gran mayoría de las ocasiones va asociado al trabajo y las causas más frecuentes de estos episodios de fatiga mental son:

  • Carga mental: en algunas ocasiones las tareas excesivas en el ámbito laboral prolongadas en el tiempo puede derivar al agotamiento de los recursos de cada persona.
  • La organización: la cultura empresarial, el equipo de personas que la forman y el liderazgo ejecutado por los superiores también puede ser un motivo de cansancio mental.
  • Factores personales: Cada persona tiene un límite de estrés y soportan mejor la ansiedad que se provoca en tiempos de carga excesiva de trabajo.
  • Estrés y ansiedad: estos dos factores son principales causas de la fatiga mental, pero al contrario que puede pensar la gente, no solo la carga excesiva de trabajo puede aumentar el grado de ansiedad o estrés. Situaciones como la que estamos viviendo con el coronavirus o experiencias traumáticas pueden derivar en un incremento exponencial de estas dos dolencias.
  • Trabajos mentales: los trabajos en los que la mente es la principal herramienta son más propensos de sufrir episodios de fatiga mental.
  • Depresión: la fatiga mental es una de los síntomas de esta dolencia.
Teletrabajo saludable

Soluciones a la fatiga mental

El estado de agotamiento total que sufre la persona que se encuentra afectada por la fatiga mental puede superarse e incluso tomando ciertas actitudes podemos llegar a evitarla.

Entre los consejos que podemos seguir para mantener lejos el temido cansancio mental son los siguientes:

  • Ambiente laboral: pasamos una gran parte de nuestra vida en nuestro lugar de trabajo por eso es aconsejable intentar conseguir que el ambiente laboral sea el mejor. Si nos sentimos cómodos, llegamos a ser más productivos y nos sentimos tranquilos con lo que evitamos incrementar el nivel de estrés y mantenemos a raya la fatiga mental.
  • Mantente activo: aunque el cansancio mental afecta principalmente nuestra mente, no debemos descuidar nuestra salud física. Mantener unos hábitos saludables nos hace sentirnos más felices, mejora nuestra autoestima y nos sentimos mejor. Todo ello se debe a que practicar cualquier tipo de actividad física ya que liberamos endorfinas y serotonina.
  • Descanso necesario: Ya sabemos que tener un buen descanso nos ayuda a afrontar la jornada en las mejores condiciones. Los expertos recomiendan un mínimo de 8 horas de descanso aunque dependiendo de las necesidades individuales ese periodo puede reducirse un poco siempre y cuando no baje de 7 horas. Una breve siesta puede ayudarnos a completar nuestro tiempo de descanso diario y conseguir que estemos más despejados para afrontar la segunda mitad de la jornada con energía renovada.
  • Meditación: Esta práctica puede ayudar a relajarnos y bajar el nivel de ansiedad que tengamos. Además puede educarnos a conectar con nosotros mismos y a tener la mente más calmada en situaciones estresantes.
  • Alimentación e hidratación: Cada vez más somos conscientes de la importancia de los alimentos que incorporamos en nuestra dieta y como estos pueden ayudarnos a tener los nutrientes necesarios para afrontar jornadas exhaustivas en las que la demanda mental es alta. En estos casos es importante la ingesta de determinados alimentos puesto que estos nos ayudan a mantener la mente activa y reducir la fatiga mental. Igual de importante que la alimentación es tener una buena hidratación que ayude a nuestro organismo a mantenerse en perfectas condiciones. El agua evita la deshidratación que es una de las causas de la fatiga mental.
  • Vacaciones: si ves que el agotamiento físico y mental te ha superado es el momento de parar y dedicar tiempo a descansar. Para ello no hay nada como unas vacaciones para desconectar, recuperar sensaciones y alejar la nube gris de la fatiga mental. El objetivo de las vacaciones es conseguir relajarse por lo que es aconsejable no llenar tu agenda durante esos días de cientos de actividades, intenta que tu mente descanse.

¡GUÍA GRATUITA!: Seguridad, salud y confort en tu trabajo

Comentarios


También te puede gustar...

Deporte al aire libre
Hacer deporte al aire libre
Mascarillas quirúrgicas y de tela
Turismo sostenible o ecoturismo
Turismo sostenible o ecoturismo