Ejercicio físico en el trabajo

El ejercicio físico es una de las patas de una vida saludable. El problema reside en que la vida moderna hace que las personas lleven una vida sedentaria.

Miniatura

La mayoría de las personas que trabajan lo hacen delante de un ordenador sin realizar ningún tipo de ejercicio físico. Esto hace que sea muy importante que las empresas incentiven la actividad física.

Beneficios del ejercicio físico en el trabajo

Anna Bach y Laura Esquius, profesoras de los estudios de salud de la UOC, han descubierto que la práctica de ejercicio físico en el trabajo hace subir la efectividad y propicia que los trabajadores sean más creativos. Según los datos del estudio que realizaron, aquellas personas que hacen deporte están 8 veces más comprometidas con la empresa de la que forman parte y son 3,5 veces más creativos e innovadores. Además, la práctica de ejercicio físico tiene otros beneficios. Los expertos de mejorconsalud.com dividen los beneficios de la práctica deportiva en físicos y psicológicos:

  • Beneficios físicos: Ayudará que perdamos la grasa que nos sobra, previene la aparición de dolencias del corazón, mejora la capacidad pulmonar y la masa muscular, ayuda en el crecimiento, combate el estreñimiento.
  • Beneficios psicológicos: Nos ayudará a tranquilizarnos y a combatir la depresión, aumentará nuestros reflejos, es un arma efectiva contra el estrés, ayuda a regular el sueño para evitar el insomnio.

¿Cómo incentivar el ejercicio físico en el trabajo?

Las empresas deben incentivar la práctica de ejercicio físico. Desde DKV, motivamos a nuestros empleados a hacer actividad física desde el mismo centro de trabajo. En nuestras oficinas centrales de Zaragoza, contamos con las escaleras de la salud. Cuando una persona va subiendo por las escaleras, puede ir leyendo distintos mensajes motivantes en las paredes.

DKV es una de las empresas que incentiva la práctica de ejercicio físico en España, pero en nuestro país esta cultura no está muy desarrollada. En países como Estados Unidos, las empresas dan un incentivo económico como una bajada en los seguros médicos a las personas que realizan actividad física.

Rutinas de ejercicio físico según el trabajo

Las lesiones musculoesqueléticas suelen ser frecuentes entre las personas que trabajan. La prevención de las lesiones musculoesqueléticas debe ser una prioridad para las empresas. Por ello, deben incentivar la práctica de los ejercicios físicos que nos ayudarán a cuidar mejor nuestra espalda que es la zona del cuerpo que más sufre cuando trabajamos. Os presentamos unos ejercicios que podéis hacer durante vuestra jornada laboral. Los primeros los tenemos que realizar a media mañana:

  • Giraremos la cabeza hacia el lado derecho. Lo tendremos que hacer hasta que el mentón nos quede en la misma dirección que el hombro. Tendremos que mantener esa postura durante 5 minutos y hacerlo también hacia el otro lado.
  • Tendremos que mover la cabeza hacia delante y hacia atrás, aguantando también durante 5 minutos al final de la posición.
  • Cercaremos los hombros a las orejas y mantendremos la postura 10 segundos. 
  • Nos levantaremos y pondremos la mano en la cintura. Con los hombros hacia atrás, contraeremos el abdomen para mantener la postura 10 segundos. 
  • Estando también de pie, separaremos las piernas e inclinaremos las rodillas. En esta postura, estiraremos los brazos hacia abajo.
  • También de pie, tendremos que subir una rodilla y otra al pecho de forma alternativa durante tres veces.
  • Tres veces también tendremos que balancear el pie.
  • Realizaremos movimientos circulares con el tobillo.
  • Estiraremos los brazos hacia adelante. Seguidamente, juntaremos las palmas de las manos y haremos movimientos arriba, abajo y a los lados.

A media tarde, también debemos realizar una serie de ejercicios:

  • Mirando hacia el frente, pondremos la mano derecha en la oreja izquierda y giraremos la cabeza a la derecha. También lo haremos de la forma contraria.
  • Pondremos los brazos en la espalda cogeremos una muñeca con su mano contraria y tiraremos.
  • Moveremos los hombros hacia las orejas y los giraremos en círculos. 
  • Estando de pie, abriremos las piernas 15 centímetros, contraeremos el abdomen, inclinaremos la espalda hacia el frente y estiraremos los brazos.
  • Caminaremos de forma exagerada 10 segundos.
  • Juntaremos las manos y rotaremos las muñecas.
  • Estiraremos el brazo hacia adelante con la palma de la mano hacia arriba. Con la otra mano, estiraremos los dedos hacia abajo.