Con el servicio de Teleasistencia te sentirás acompañado todos los días del año

La Teleasistencia domiciliaria da respuesta a las necesidades de las personas que, por su situación personal, requieren un tipo de atención puntual.

Miniatura

La ayuda a la dependencia es una especialidad que da atención a las personas dependientes para proporcionarles la autonomía personal que necesitan. Un equipo multidisciplinar trabaja en servicios sanitarios, residencias e incluso, a domicilio, para prestar ayuda a personas convalecientes, ancianos o pacientes con discapacidad. Además, también es una vía de apoyo para las familias que cuentan con una persona dependiente para recibir una asistencia profesional y especializada que, a la vez, promueve la autonomía personal del paciente.

En SARquavitae contamos con más de 15.000 profesionales cualificados, apasionados y comprometidos. Son especialistas en servicios sanitarios y sociales, tanto en sus centros de mayores como a través de visitas a domicilio, desarrollando un innovador modelo de atención centrado en la persona.

Las personas que pueden requerir estos servicios son:

  • Personas que viven en su casa y quieren sentirse seguras las 24 horas del día.
  • Personas que quieren tener la tranquilidad de ser atendidas ante cualquier imprevisto.
  • Personas que buscan una voz amiga que las acompañe.
  • Siempre a su lado las 24 horas del día, los 365 días del año.

Además del servicio de Teleasistencia, existen otras opciones para asistir a la gente que lo necesita:

Residencia: Para cuidar y alojar, temporal o permanentemente, a personas de la tercera edad que no pueden estar solas en casa. Lo más común es que puedan ofrecer atención social y sanitaria, asesoramiento y orientación, atención médica, psicológica e incluso rehabilitación, para conseguir una mayor calidad de vida.

Centro de día: Son centros de horario diurno para cuidar y atender a personas mayores que pueden seguir haciendo su vida en casa, pero que necesitan atención especializada para cubrir sus necesidades, físicas o mentales. En ellos hay terapeutas, psicólogos, médicos y logopedas para atender cualquier problema.

Respiro familiar: Para cuidar de las personas con dependencia en circunstancias puntuales en que los familiares no pueden hacerlo, siempre de forma temporal.

Asistencia a la convalecencia: Atención temporal en caso de tener una movilidad reducida después de una operación, durante una enfermedad o por culpa de un traumatismo. Para una mejor conciliación familiar, el servicio permite ingresar los días necesarios, o estar allí durante unas horas trabajando en la recuperación.

Apartamentos asistidos: Son domicilios enfocados a personas mayores que quieren convivir con gente de la misma edad, sintiéndose seguros y manteniendo su libertad, autonomía y privacidad de casa. Ofrecen atención permanente de médicos, enfermería y otros servicios. Residir en viviendas tuteladas es como hacerlo en casa, pero con una mayor adaptación al entorno, para mantener la calidad de vida.

Para más información, accede a través del siguiente enlace.