¿Qué efectos tiene el tabaco en el embarazo?

Descubre los efectos del tabaco en el embarazo.

Miniatura

El humo del tabaco, junto con el alcohol, es uno de los factores de riesgo más importantes durante el embarazo. También es cierto que muy a menudo, la mujer embarazada siente, desde el inicio del embarazo, cierta aversión hacia algunas sustancias nocivas para su hijo (y para ella) y, de manera espontánea, deja de fumar, tomar café y comer ciertos alimentos. En otros casos, sin embargo, es difícil perder costumbres dañinas.

Efectos del tabaco en el embarazo

Fumar aumenta el número de abortos espontáneos. Además, los hijos de madres fumadoras presentan más riesgo de retraso en el crecimiento, que se prolonga después del nacimiento. Los casos de placenta previa y los desprendimientos prematuros de la placenta (la placenta se desprende antes de lo debido de las paredes uterinas) son mucho más frecuentes en las fumadoras. Asimismo, el porcentaje de partos prematuros es un 50% superior en las madres fumadoras. Todos estos efectos perjudiciales son directamente proporcionales al número de cigarrillos fumados, prescindiendo de que sean más o menos fuertes. Fumar significa siempre una reducción de oxígeno en el embrión.

Evitar el humo del tabaco

Pero, además de no fumar, también se deberían evitar los espacios cerrados cargados de humo para evitar la inhalación pasiva del humo. Y es que se han reconocido patologías de fumadores en niños cuyas madres no habían fumado pero que vivían con familiares que fumaban mucho. En este sentido, es importante potenciar la vida al aire libre, no sólo alejada del humo del tabaco sino también del ambiente polucionado de las grandes ciudades durante el embarazo.


Equipo Médico Advance Medical

Etiquetas: Tabaco