Varía los ejercicios en el gimnasio si quieres ganar músculo

Estamos de acuerdo en que hay ejercicios muy buenos para ganar músculo pero si siempre abusamos de los mismos caemos en el error de dar poca variedad al entrenamiento y a la larga estancarnos.

Miniatura

Seguro que cada uno tenéis vuestro ejercicio predilecto para cada grupo muscular pero habéis notado la mejoría cuando metemos más ejercicios para el mismo músculo.

Lo bueno de variar en los ejercicios de musculación es que atacamos al músculo desde diferentes ángulos y de este modo conseguimos hacer que trabajen mayor número de fibras musculares, lo que se traduce en hipertrofia o ganancia muscular. El músculo es listo y se acostumbra a los entrenamientos y movimientos que le suministramos, pero si de vez en cuando le soprendemos con algo diferente la adaptación será mayor.

Al igual que vamos variando la intensidad y métodos del entrenamientos cuando vamos al gimnasio, la variedad de los ejercicios es fundamental. Siempre podemos tener unos ejercicios de base o 'fijos' con los que nos sintamos más cómodos o veamos que nos dan más beneficios, pero siempre hay que ir alternándolos con otros para evitar que el músculo sienta ese acomodo al movimiento.

Un ejemplo muy práctico es el caso del press de banca para el desarrollo del músculo pectoral. Mucha gente solo hace press de banca para el desarrollo de este músculo y llega el momento en el que es difícil seguir evolucionando o metemos tanto peso que podemos provocar una lesión. Alternar con ejercicios como flexiones, contractor o cruces con poleas permite el trabajo del músculo en todo su explendor, consiguiendo más músculo con el mismo tiempo de entrenamiento.

Dieta rica en proteínas

Un complemento esencial a todo buen entrenamiento es una alimentación adecuada. De ello dependerá que el desarrollo muscular se haga de forma adecuada y evitaremos la aparición de lesiones. En la elaboración de una dieta focalizada en ganar músculo, el ingrediente principal deben ser los alimentos ricos en proteínas ya sean de origen animal, huevos, pescado, carne magra, derivados lácteos, como de origen vegetal, legumbres, vegetales de hoja verde, frutos secos. 

En cuanto al número de comidas, lo aconsejable es que subamos de las 4-5 al día a 6 realizándolas siempre tras el entrenamiento.