Ocho consejos para proteger los pies del calor

Ahora que llega el calor y cambiamos el calzado, los pies sufren más. Con unos sencillos consejos podemos proteger los pies, evitando heridas como las rozaduras.

Miniatura

En verano los pies están más expuestos, debido al calzado que utilizamos y las altas temperaturas. Debido a lo que se conoce como edema periférico, los pies se suelen hinchar más en verano a causa del calor, algo que hace más vulnerable a la piel, haciendo que aparezcan más rozaduras o ampollas.

Consejos para cuidar nuestros pies en verano

  • Evita mantenerlos mucho tiempo mojados: los pies mojados reblandecen la piel y la hacen más proclive a agrietarse o sufrir rozaduras.
  • Calzado bien sujeto pero que no apriete: tenemos que tener en cuenta que en verano están más hinchados, por lo que puede que incluso nos venga bien un número más que el nuestro. Las chanclas o sandalias demasiado sueltas también puede ser el origen de rozaduras molestas, por lo que hay que encontrar ese equilibrio entre tener el calzado bien sujeto al tobillo pero que no apriete en exceso en la planta del pie.
  • Si en verano te tienden a sudar, puedes utilizar un antritranspirante o productos como el talco para mantenerlos secos. Unos pies secos ayudan a evitar las temidas grietas en los pies, tan comunes en verano.
  • Intenta no andar descalzo mucho tiempo sobre superficies muy calientes, como la arena de la playa. Esto hace que la piel se seque mucho y puedan aparecer durezas.
  • Al igual, evita andar descalzo por superficies mojadas como la piscina, sobre todo para evitar los hongos en los pies. Una chancla es la mejor aliada para la higiene en la piscina.
  • Cuida la piel de tus pies con crema hidratante. Como en verano utilizamos calzado abierto, la piel va a estar más seca.
  • Un calzado que mantenga bien ventilado el pie, evitará la aparición de ampollas. Esto es importante sobre todo en deportistas, donde una zapatilla con poca ventilación reblandecerá la piel por el calor y las ampollas tienen más probabilidad de aparecer.
  • Si al acabar el día los notas muy cansados o dolidos, puedes aplicar masajes o baños de agua fría, algo que calmará el dolor y la sensación de cansancio.